ILGA Europa insta a los estados a adoptar leyes que protejan a las personas LGTBI ante el auge generalizado de los discursos de odio en la esfera pública

La 10ª edición de su informe anual, que analiza la situación del colectivo en los 49 países europeos, identifica “un fuerte aumento de los discursos de odio en toda la región, a menudo llevados a cabo por figuras públicas”

Alemania, Francia, Luxemburgo, Reino Unido, Suecia y Suiza ya han adoptado medidas para hacer frente a la incitación al odio o fortalecer la legislación existente

La entidad internacional referente en materia de derechos LGTBI, ILGA-Europa, de la que la Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Trans y Bisexuales (FELGTB) forma parte, ha instado este martes a los estados a adoptar leyes que protejan a las personas LGTBI ante el auge generalizado de los discursos de odio que la ONG ha identificado tras el análisis de la situación de la realidad del colectivo en los 49 países europeos y los cinco países del Asia central.

Así, la directora ejecutiva de ILGA-Europa, Evelyne Paradis, ha asegurado que “los gobiernos todavía tienen mucho que hacer. Es necesario actuar y adoptar leyes que garanticen la protección de los derechos de las personas y den a las autoridades públicas los medios para traducir la política en la práctica en todos los sectores. Deben dar ejemplo adoptando un discurso que promueva el respeto y la inclusión social”.

Y es que, la 10ª edición de un informe que recoge las conclusiones de este análisis, revela que, actualmente, existe en Europa “un fuerte aumento de los discursos de odio en toda la región, a menudo llevados a cabo por figuras públicas”.

La investigación revela el auge de los discursos de odio por parte de dirigentes políticos y religiosos en Albania, Andorra, Azerbaiyán, Belarús, Bosnia y Herzegovina, Bulgaria, Chipre, Eslovaquia, España, Finlandia, Georgia, Grecia, Hungría, Kosovo, Portugal, la República Checa y Turquía. En la mayoría de estos países, este discurso LGTBIfóbico se difunde con total impunidad.

Además, alerta de que, en muchos de los países analizados, y no sólo en los que se ha documentado un aumento de los discursos LGTBIfóbicos en la esfera pública, se ha producido un incremento igualmente significativo de la incitación al odio contra el colectivo a través de las redes sociales y de las agresiones físicas contra personas LGBTI.

Según ILGA-Europa, Alemania, Francia, Luxemburgo, Reino Unido, Suecia y Suiza ya han adoptado medidas para hacer frente a la incitación al odio o han fortalecido la legislación existente. Sin embargo, dado el contexto actual y las repercusiones que estas actuaciones LGTBIfóbicas tienen para la sociedad en general, asegura que “es sorprendente que un mayor número de gobiernos no estén adoptando de manera proactiva medidas como la aprobación de legislaciones eficaces, planes de acción y formación de las autoridades públicas”. Además, denuncia que “en los países en los que existe legislación, no hay suficiente compromiso político para garantizar la aplicación efectiva y la dotación de recursos”.

Así, la presidenta de FELGTB, Uge Sangil, recuerda la importancia de que España apruebe una Ley Estatal LGTBI para blindar los derechos de las personas LGTBI de todo el territorio y no quedarse atrás con respecto a otros países en materia de avances sociales. En este sentido, la presidenta denuncia que “en España, aún hay cinco Comunidades Autónomas donde las personas LGTBI están totalmente desprotegidas pues que no existe ningún tipo de legislación que garantice sus derechos”. “Además, tal y como alerta ILGA-Europa, en aquellos territorios donde sí existe legislación autonómica, como puede ser Murcia, ésta está siendo incumplida por la LGTBIfobia institucionalizada de la ultraderecha”.

En este sentido, la presidenta recuerda que, en 2019, España dejó de estar por primera vez entre los 10 países europeos más respetuosos con los derechos del colectivo LGTBI. Este descenso, según apuntó ILGA-Europa en el informe en el que realizó la comparativa entre países se debió precisamente a la falta de legislación estatal.

“Y es que, pese a las recomendaciones de Europa, en España, algunos aspectos fundamentales como la prohibición de las terapias de reconversión, la creación de políticas para el fomento del empleo de las personas trans o el establecimiento de medidas para erradicar la discriminación contra el colectivo en los ámbitos sanitarios o educativos sólo están aprobados en determinadas autonomías”, alerta Sangil.

Preocupación del Parlamento Europeo 

Asimismo, ILGA-Europa recuerda en su informe que, el pasado mes de diciembre, el Parlamento Europeo aprobó una resolución sobre “Discriminación pública y expresiones de odio contra las personas LGBTI, incluidas “zonas sin LGBTI. En dicha resolución se expresa “una profunda preocupación por el creciente número de ataques contra la comunidad LGBTI por parte del Estado, los funcionarios estatales, los gobiernos a nivel nacional, regional y local y los políticos de la Unión Europea (UE)”. 

La resolución reconoce que estos ataques han generado un aumento de la violencia contra las personas LGTBI y que los delitos de odio por LGTBIfobia van en aumento en toda la Unión Europea, mientras que las respuestas de las autoridades siguen siendo con demasiada frecuencia inadecuadas. Así, reitera un llamamiento a la Comisión para que adopte una estrategia de la Unión Europea en materia de derechos LGBTI.

Las entidades LGTBI que se presentaron como acusación popular celebran la sentencia del caso Pilla-Pilla

Condena a prisión al líder del grupo de ideología neonazi que ultrajó a tres hombres gais en 2013.

La Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Trans y Bisexuales (FELGTB) y la Fundación Triángulo, entidades LGTBI que se presentaron como acusación popular en el caso Pilla-Pilla, han celebrado este miércoles la sentencia que condena a cinco años y medio de prisión al líder del grupo de ideología neonazi que ultrajó y amenazó a tres hombres gais en 2013 por delitos contra la integridad moral y por revelación de secretos, con los agravantes de superioridad y homofobia. 

Ambas entidades consideran que se trata de “una sentencia ejemplarizante contra la homofobia de la ultraderecha” y “un precedente muy importante”, ya que se trata de una de las primeras sentencias que recoge el daño colectivo causado a las personas LGTBI. 

En este sentido, el presidente de Fundación Triángulo, José María Núñez, recuerda que “Pilla-Pilla es uno de los casos más serios y dramáticos contra el colectivo LGTBI de nuestra democracia”. “Nos alegramos mucho tanto de la sentencia, positiva en general, como de que, por primera vez, Movimiento Contra la Intolerancia, FELGTB y Fundación Triángulo nos hayamos unido para presentar una acusación particular defendiendo a todo el colectivo. Ambos hechos suponen pasos adelante en la necesaria concienciación frente a las agresiones por diversidad sexual y de género que se producen en España”, declara. 

Por su parte, la presidenta de FELGTB, Uge Sangil, ha recordado que “debemos celebrar esta sentencia porque se trata de una batalla que llevamos años librando y, finalmente, cuatro de las seis personas acusadas irán a la cárcel y todas cumplirán penas con agravante de homofobia”. Además, ha destacado que “las personas LGTBI sufrimos agresiones LGTBIfóbicas con frecuencia y sentencias como ésta son importantes para animar a otras víctimas a denunciar, a que acudan a la policía y a los juzgados porque, tal y como se ha visto en este caso, se trata de actos violentos susceptibles de ser penados”. 

Además, Sangil recuerda que, al margen de este tipo de sentencias, la aprobación de la Ley Estatal LGTBI es imprescindible para que, a través de la pedagogía, se prevenga el odio a las personas LGTBI y se garanticen medidas de protección y reparación a las víctimas de violencia y discriminación por LGTBIfobia”. 

Penas insuficientes para los integrantes del grupo ultra

Por su parte, Movimiento contra la intolerancia, que también formó parte de la acusación popular junto a FELGTB y Fundación Triángulo, considera insuficientes las penas para los miembros del grupo que seguían al líder homófobo. Se trata de otras cinco personas acusadas por este caso, que han sido condenadas por los mismos delitos que su cabecilla, pero con penas inferiores que oscilan entre los nueve meses a los tres años de cárcel. “Consideramos que, salvo para el líder, se trata de una sentencia benévola dado el daño que originaron a las víctimas”, asegura el presidente de Movimiento contra la Intolerancia, Esteban Ibarra.