FELGTB alerta de que hay diagnósticos por VIH que se están atendiendo tarde debido a la pandemia de la Covid-19

No existen datos, ni registros oficiales, pero la Federación asegura que a varias de sus 54 entidades les han llegado casos de personas que no han sido atendidas correctamente por el colapso del sistema sanitario

Con motivo del Día Mundial de la Lucha contra el VIH/Sida, que se conmemora cada año el 1 de diciembre, la Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Trans y Bisexuales (FELGTB) alerta de que hay diagnósticos por VIH que se están atendiendo tarde debido a la pandemia generada por la Covid-19. En este sentido, el coordinador de VIH de FELGTB, Juan Diego Ramos, explica que, aunque no disponemos de datos, ni registros oficiales, varias de las 54 entidades de Federación han recibido casos de personas que no han sido atendidas correctamente por el colapso del sistema sanitario.

“Tenemos casos en los que han tardado hasta cinco meses en ver a una persona recién diagnosticada. Existen retrasos en las citas y falta de seguimiento. Sin embargo, la detección precoz del diagnóstico y una correcta atención son fundamentales para que la persona pueda cuidar de su salud, más aún en tiempos de Covid”, explica Ramos.

Asimismo, denuncia que muchos servicios de detección precoz han cerrado durante la pandemia, lo que incrementa el número de diagnósticos tardíos y, por tanto, los problemas de salud de las personas con diagnóstico reciente. 

En este sentido, asegura que la telemedicina puede ser un avance, pero que “no se puede reducir a una simple llamada de teléfono”. “Las entidades LGTBI ya trabajamos desde hace tiempo en la atención virtual a través de proyectos como Positivos en red desde el que ofrecemos teleasistencia a través de grupos de apoyo emocional online y creemos que los profesionales sanitarios podrían utilizar herramientas similares”, explica. 

Las personas que deseen ser atendidas sin acudir al hospital tienen que tener un espacio en el que poder compartir sus preocupaciones con respecto a la infección y esto solo será posible a través de videollamadas en las que el personal sanitario pueda ver a la persona y percibir el lenguaje no verbal”, demanda. 

Además, recuerda que la medicación debe poder facilitar la vida de las personas con VIH y “no suponer un mayor problema”. “En este sentido, reivindicamos que algunas iniciativas como el envío de medicación a domicilio para evitar ir al hospital y la entrega de medicación para varios meses sean universales en todo el territorio español. Muchas personas con VIH tienen las defensas comprometidas y no pueden estar exponiéndose a contagiarse de Covid”, asegura. Sin embargo, tal y como explica, la adherencia al tratamiento “es fundamental y únicamente de esta manera se llegará al objetivo de indetectable=intransmisible”.

Asimismo, el coordinador de VIH de FELGTB demanda la implantación de la PrEP en todo el territorio nacional “ya que aún existen comunidades autónomas que siguen sin implementarla un año después de haber sido aprobada a nivel nacional o que han paralizado su administración”. “Nadie entendería que debido a la Covid a una persona diabética se le corta el acceso a la insulina y sin embargo es lo que está sucediendo con la Prep”, explica. Igualmente, recuerda la necesidad de crear una especialidad de unidades de control de VIH dentro del ámbito de la medicina. 

Mujeres LTB con VIH

Con motivo del Día Mundial de la Lucha contra el VIH/Sida, FELGTB ha celebrado una rueda de prensa en la que han participado cuatro mujeres con VIH, tres mujeres trans y una mujer bisexual. Durante sus intervenciones, han compartido sus experiencias en relación al trato recibido y al estigma que aún sufren las personas con VIH. 

Así, Eva (nombre ficticio) ha denunciado que ha sido diagnosticada recientemente y que tardó seis meses en poder acceder al tratamiento tras recibir un resultado positivo por VIH gracias a una prueba rápida en una entidad LGTBI. “Tardaron un mes en darme la primera cita con atención primaria y otro mes más en hacerme una analítica”, ha relatado. “Entre unas cosas y otras tardé seis meses en poder tomarme la primera pastilla y durante ese tiempo solo recibí atención psicoemocional gracias a las entidades LGTB”, explica. 

En este sentido, el coordinador de VIH de FELGTB, ha destacado la labor fundamental que las entidades LGTBI están desarrollado en relación a la atención al VIH durante la pandemia de la Covid-19. “La huella psicosocial de esta enfermedad aún es muy grande. Sin embargo, ha habido personas que recibieron su diagnóstico de VIH en marzo y han estado meses solas en su casa, teniendo que asimilar el diagnóstico”, ha declarado.

Y es que, las mujeres han coincidido en que muchas veces no existen discriminación por VIH porque el estigma es tan grande que directamente no hay visibilidad. Así, dos de las mujeres intervinientes, Miryam y Jeni, han explicado que ya sufren mucha discriminación laboral por ser trans y que consideran que compartir su estado serológico solo les dificultaría aún más la vida.  

“Cuando vamos a una entrevista de trabajo no miran nuestro CV, solo nuestro aspecto. Conozco el caso de una compañera que fue despedida cuando empezó su transición porque pensaron que iba a empezar a acostarse con todo el mundo. Ya hay demasiados estereotipos y demasiado estigma como para encima visibilizar que tengo VIH y sufrir discriminación también por eso”, ha relatado Jeni, una de las mujeres trans intervinientes. 

Ana Rosa, por su parte, ha declarado que poco a poco ha ido comunicando el diagnóstico pero que al principio no pudo. “Cuando recibí el diagnóstico me deprimí mucho. Con el tiempo, y gracias a la ayuda de una ONG, he podido ir compartiendo mi estado cada vez con más personas, incluyendo a mi familia y mis amistades. Actualmente soy visible y no me importa decir que tengo VIH pero el proceso me ha costado 20 años”, ha explicado. 

El 77% de las mujeres trans ha sufrido discriminación a la hora de buscar empleo

Según una encuesta de la FRA (European Union Agency for Fundamental Rights)

Una investigación realizada por la FRA (European Union Agency for Fundamental Rights) revela que, en España, el 77% de las mujeres trans ha sufrido discriminación a la hora de buscar empleo. Este informe, además, también refleja que de las personas trans que están trabajando, un 34% ha sufrido discriminación en el entorno laboral, un 47% en el caso de las mujeres, y un 58% se oculta y no habla de su identidad en este ámbito de su vida diaria.

Con estos datos sobre la mesa, la vocal de entidades de la Comisión Ejecutiva de FELGTB, Niurka Gibaja, ha recordado hoy en rueda de prensa que el empleo y, por tanto, la independencia económica, es la base para el desarrollo de la persona y una medida importante de protección frente a factores de vulnerabilidad como la pobreza y el sinhogarismo. Además, también facilitar el acceso a la cultura, a una formación superior, a muchos espacios de sociabilización, etc.

Así, ha denunciado que “no podemos seguir permitiendo los datos de desempleo y precariedad que sufren las personas trans en España”. “Una sociedad democrática como la nuestra no puede seguir dejando al margen del mercado laboral a una minoría concreta de su población”, ha explicado.

En este sentido, ha evidenciado que la desinformación sobre la realidad trans y los prejuicios de la sociedad en general y, por tanto, también del sector empresarial, “generan que estas personas sean frecuentemente rechazadas en el ámbito laboral o que solo se las contrate para empleos precarios y de poca responsabilidad, independientemente de su formación o su experiencia”.

Por eso, ha reivindicado la aprobación urgente de la Ley Integral Trans y por la Igualdad social LGTBI que incluya la creación de programas de fomento del empleo de las personas trans y ha reclamado la aprobación de medidas e incentivos para organismos públicos y empresas privadas que favorezcan la integración e inserción laboral de estas personas dada su situación de especial vulnerabilidad.

Además, ha recordado que la Covid-19 ha intensificado las desigualdades existentes y ha afectado más que nadie a los colectivos más vulnerables. “Debido a la discriminación laboral, muchas mujeres trans ha sido históricamente empujadas a las actividades no reguladas para subsistir y durante la época más dura del confinamiento, muchas tuvieron que recurrir a los bancos de alimentos y a la solidaridad de sus amistades, vecinos o asociaciones LGTBI para poder comer y dormir a cubierto. No podemos permitir que esto se vuelva a repetir”, ha reivindicado Gibaja. 

Además, ha hecho un llamamiento a las empresas para que incorporen el talento trans. “Las empresas tienen la responsabilidad social de garantizar la igualdad de oportunidades y de incorporar el talento independientemente de quién sea la persona que lo posea. Por muchas legislaciones que se aprueben, sin la implicación del sector privado, la inserción laboral de las personas trans nunca será posible. Por eso, animamos a las empresas a que incorporen a las personas trans a sus equipos y descubran que la diversidad es, además, un valor que beneficia a toda la plantilla”, ha declarado. 

La incorporación del talento trans a la empresa

Por su parte, la responsable de inserción sociolaboral de FELGTB, Carmen Sánchez-Cogolludo, ha explicado durante su intervención que FELGTB ha creado un nuevo programa de inserción sociolaboral de personas trans, para acompañar a las empresas y ayudarlas a combatir la desinformación y los prejuicios y, por tanto, a crear espacios libres de discriminación. 

“Se trata del primer programa a nivel estatal destinado a promover la inserción sociolaboral de este colectivo y pone el foco especialmente en las mujeres, por ser las más vulnerables”, ha declarado. “Con esta iniciativa, FELGTB persigue generar oportunidades de inserción laboral para las personas trans partiendo de la sensibilización y formación a empresas y la promoción de planes de acción para alcanzar un cambio cultural y social”, ha asegurado.

Así, tal y como Sánchez-Cogolludo ha descrito, FELGTB trabajará tanto con las personas trans interesadas en el programa, como con las empresas que quieran sumarse a la iniciativa para garantizar la exitosa incorporación de las mujeres trans a la empresa mediante programas de seguimiento. Estos programas permitirán minimizar las dificultades que puedan surgir y evaluar tanto el proceso, como la satisfacción de las mujeres y las empresas. Además, formarán y proveerán a las empresas de las políticas y los protocolos que deben tener para garantizar el éxito de la integración laboral.

Asimismo, ha anunciado que “para acreditar el compromiso de las empresas que se adhieran al programa estamos trabajando en un sello, el sello Yes, we trans”. “Este visibilizará la implicación de las entidades que trabajan por la inserción laboral trans, ya sean empleadores del sector privado u organismos públicos que se adhieran a nuestra red de alianzas”, ha declarado. 

Este proyecto, además, camina hacia la consecución de varios de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) como poner fin a la pobreza; lograr la igualdad entre los géneros y empoderar a todas las mujeres y las niñas; promover el crecimiento económico sostenido, inclusivo y sostenible; el empleo pleno y productivo, y el trabajo decente para todos o reducir la desigualdad en y entre los países, entre otros. 

Para más información sobre el proyecto y para empresas y/o personas trans que quieran sumarse: https://felgtb.org/yeswetrans/

En Aragón, X7Razones es el Programa indicado para la inserción socio-laboral de las personas trans

Desde 2019, la Asociación SOMOS LGTB+ de Aragón desarrolla un programa integral para el abordaje de la diversidad y la inclusión LGTBI en el sector privado y, desde enero de 2020 ha estado implementando políticas en pro de la inserción socio-laboral de las personas trans que ya ha dado sus primeros frutos con la incorporación de varias personas trans al sector privado, pese a las dificultades del tejido empresarial ante la crisis provocada por la COVID-19. Para más información y contacto puedes dirigirte a somos@felgtb.org.

Casi un tercio de los países de la Unión Europea no trata como enfermas a las personas trans

Países como Portugal, Dinamarca o Irlanda no exigen diagnósticos médicos ni hormonación a las personas trans para poder ver reconocida su identidad.

España sigue exigiendo el diagnóstico de una enfermedad mental, la disforia de género, para que estas personas puedan cambiar su documentación oficial.

SOMOS, de la mano de la Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Trans y Bisexuales (FELGTB) informa, con motivo del Día de la Memoria Trans (20 de noviembre), que casi un tercio de los países de la Unión Europea ya no trata a las personas trans como enfermas en sus ordenamientos jurídicos, tal y como recomiendan la Unión Europea (UE) y la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Así, ocho de los 27 países de la UE no exigen diagnósticos médicos, ni hormonación, a este colectivo para poder ver reconocida su identidad: Dinamarca, Grecia, Irlanda, Luxemburgo, Portugal, Malta, Bélgica y Francia.  

Además, fuera de la Unión Europea nueve países reconocen el derecho de autodeterminación, condición indispensable para garantizar los derechos humanos de las personas trans según los Principios de Yogyakarta de las Naciones Unidas. Estos países son: Noruega, Costa Rica, México, Argentina, Brasil, Colombia, Ecuador, Uruguay y Chile.

Por otra parte, también hay otros nueve países (Australia, Brasil, Canadá, Dinamarca, Argentina, Malta, Pakistán, Alemania y el estado de California en EEUU) que reconocen una tercera opción del género para las personas no binarias.

SOMOS y FELGTB recuerdan que Naciones Unidas insta a los estados a tomar “las medidas legislativas, administrativas y de cualquier otra índole que sean necesarias para respetar plenamente y reconocer legalmente el derecho de cada persona a la identidad de género que ella defina para sí”; la Comisión Europea promueve la autodeterminación trans como parte de su estrategia para igualdad LGTBI 2020-2025 y la OMS ha dejado de considerar la transexualidad una enfermedad mental.

Sin embargo, tal y como expone la presidenta de la FELGTB, Uge Sangil, “España no ha actualizado su legislación y sigue exigiendo el diagnóstico de una enfermedad mental, la disforia de género, para que estas personas vean reconocida su identidad a nivel social y legal y puedan cambiar su documentación oficial”.

Sangil explica que, “aunque España encabezó el ranking de países más respetuosos con los derechos del colectivo LGTBI de ILGA tras la aprobación del matrimonio igualitario, en 2019, dejó de estar ni siquiera entre los 10 primeros. No porque haya habido retrocesos sino porque el resto de países han ido actualizando sus legislaciones atendiendo a las directrices de los organismos internacionales en materia de identidad de género”.

Así, asevera que “nos estamos quedando atrás y lo peor es que son las personas más vulnerables de la sociedad, las personas trans, a las que una sociedad democrática como la nuestra está dejando atrás”.  “Las personas trans somos un colectivo minoritario, menos del 0,1% de la población, pero ya existimos, ya somos hombres, mujeres y personas no binarias que viven en esta sociedad, pero sin ningún tipo de derecho reconocido por la ley”, asegura.

“El reconocimiento de nuestra identidad a nivel legislativo sin tutelaje y sin un diagnóstico médico que nos siga presentando como enfermas, la base para que las personas trans seamos también reconocidas, respetadas y valoradas a nivel social. Sería el primer paso para combatir el rechazo que el mercado laboral tiene a día de hoy hacia este colectivo y para reducir el acoso escolar y el resto de violencias que sufrimos”, defiende Sangil.

En este sentido, Alex Bixquert, coordinador del grupo Trans de FELGTB, añade que, además del derecho de autodeterminación, la ley debe de incluir medidas de protección social. “El hecho de ser un colectivo en riesgo de exclusión social y que sufre una extrema violencia nos deja en una situación muy vulnerable”, asegura.

Por eso, según reivindica, “urge la aprobación de la Ley Integral Trans y de Igualdad LGTBI que incluye medidas antidiscriminatorias y que facilitan la inclusión social”. “Hay una persona trans por cada 1.000 habitantes y, en España, ha habido dos mujeres trans asesinadas por transfobia en 2020. Además, según el Observatorio de Personas Trans Asesinadas (TMM), desde 2008, 3.664 personas trans han perdido la vida de forma violenta en 75 países. Necesitamos esta ley para garantizar nuestros derechos humanos, encontrar protección frente a todas las violencias que sufrimos y dejar de ser personas de segunda ante la ley”, manifiesta.