Las personas LGTBI tienden a volver al armario a partir de los 50 años

Así lo revela una investigación elaborada por FELGTB

La investigación analiza las respuestas de una muestra de 145 personas LGTBI mayores de 55 años, de las cuales, entre los 31 y los 50 años, el 50% fue totalmente visible en su entorno social más próximo (familia y amigos) y el 39% en el ámbito laboral y en relación a su participación social. Sin embargo, solo el 24% de estas mismas personas continuó siendo visible a partir de los 50 años en su ámbito familiar y en el laboral, el 30% lo siguió siendo entre amigos y el 28% en los aspectos relativos a su participación social.

Además, según el informe, esta invisibilización se traslada también al ámbito socio-sanitario puesto que el 45% de las personas entrevistadas no revela a los miembros de los servicios socio-sanitarios su condición de persona LGTBI por causas como el miedo al rechazo y la vergüenza y sólo el 4% utiliza algún recurso social destinado a personas mayores.

Asimismo, casi el 70% (67%) de la muestra considera que tiene mayores dificultades como persona mayor por el hecho de ser LGTBI. En este sentido, más de la mitad (52%) considera que la mayor dificultad es la falta de adecuación a la realidad LGTBI de los servicios de atención a las personas mayores, el 38% señala la soledad, el aislamiento y la falta de apoyo familiar y el 28% las discriminaciones LGTBIfobicas por parte del personal socio-sanitario. Además, el 22% de las personas encuestadas indica que lo que más les afecta actualmente es la discriminación sufrida a lo largo de su vida debido a su orientación sexual o identidad de género.

Por otra parte, el estudio revela que el 28% de las personas encuestadas no encuentra apoyo en nadie cuando lo necesita y que el 12% de estas personas necesitan apoyo en su vida de manera habitual. Igualmente, aunque el 85% afirma tener a alguien que le quiere y le valora, el 11% de las personas aseguró no contar con nadie que le haga sentirse así.

Asimismo, según la investigación, los síntomas de la depresión y/o ansiedad afectan al 30% de las personas LGTBI mayores de 55 años y a un 32% de las mayores de 65. Estos datos, triplican los datos de población general con estos grupos de edad que señalan que la depresión y/o la ansiedad afecta a un 10%.

El coordinador del año temático “Mayores Sin Armarios: ¡Historia, Lucha y Memoria!”, Loren González, explica que “la discriminación múltiple que sufren las personas mayores LGTBI se refleja en cuestiones fundamentales como el menor acceso a los recursos económicos, la falta de atención y cuidados a algunos aspectos de su salud y menor acceso a los recursos socio-sanitarios y de cuidado”.

“Invisibilizadas a lo largo de su vida, se enfrentan a nuevos armarios y a violencias y discriminaciones sociales e institucionales ante la falta de políticas públicas que recojan la diversidad como parte fundamental en la provisión de recursos para nuestra población mayor”, denuncia.

Por este motivo, FELGTB exige que se desarrollen recursos formativos y de sensibilización en materia LGTBI para el personal socio-sanitario, que se incluyan las especificidades de la población mayor LGTBI en los protocolos y procedimientos en los que se regule la atención de las personas mayores, que se creen espacios propios como centros residenciales para personas LGTBI y que se visibilice la diversidad LGTBI en la oferta de recursos de atención a la tercera edad para que las personas mayores LGTBI perciban estos servicios como “espacios seguros” donde poder visibilizarse sin sufrir discriminación.

Radiografía de las personas mayores LGTBI. ¿Quiénes son nuestros mayores?

Según la muestra del estudio, existe un predominio de hombres cisexuales (no trans) gais (60%), situación directamente relacionada con la invisibilidad de las mujeres lesbianas y bisexuales.

En relación a los datos globales que aporta el INE (2017), en España, el 24% de la población mayor de 65 años vive sola, frente al 52% de las personas LGTBI mayores de 65 años. Además, el 41% tanto de la población general, como de la población LGTBI de esta franja de edad vive con su pareja, pero solo el 4% de las personas LGTBI lo hacen con sus descendientes, frente al 34% de la población general.

Por otra parte, un 43% de las personas participantes aseguró tener unos ingresos brutos mensuales superiores a los 1.500 euros, un 30% ingresos entre los 1.001 y los 1.500 euros, un 12% entre 600 y 1.000 euros y un 15% de las personas encuestadas tiene unos ingresos menores de 600 euros, lo que supone que están en riesgo de pobreza severa.

El informe revela también que existen diferencias entre las mujeres y los hombres LGTBI, ya que el 65% de ellas aseguró ingresar mensualmente entre 601 y 1.500 euros y el 81% de ellos, entre los 1.000 y los 1.500 euros. Asimismo, cabe destacar que el 72% de las personas que indicaron que sus ingresos eran inferiores a 600 euros eran personas trans. 

Para acceder al estudio, haz click aquí.

Las entidades LGTBI que se presentaron como acusación popular celebran la sentencia del caso Pilla-Pilla

Condena a prisión al líder del grupo de ideología neonazi que ultrajó a tres hombres gais en 2013.

La Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Trans y Bisexuales (FELGTB) y la Fundación Triángulo, entidades LGTBI que se presentaron como acusación popular en el caso Pilla-Pilla, han celebrado este miércoles la sentencia que condena a cinco años y medio de prisión al líder del grupo de ideología neonazi que ultrajó y amenazó a tres hombres gais en 2013 por delitos contra la integridad moral y por revelación de secretos, con los agravantes de superioridad y homofobia. 

Ambas entidades consideran que se trata de “una sentencia ejemplarizante contra la homofobia de la ultraderecha” y “un precedente muy importante”, ya que se trata de una de las primeras sentencias que recoge el daño colectivo causado a las personas LGTBI. 

En este sentido, el presidente de Fundación Triángulo, José María Núñez, recuerda que “Pilla-Pilla es uno de los casos más serios y dramáticos contra el colectivo LGTBI de nuestra democracia”. “Nos alegramos mucho tanto de la sentencia, positiva en general, como de que, por primera vez, Movimiento Contra la Intolerancia, FELGTB y Fundación Triángulo nos hayamos unido para presentar una acusación particular defendiendo a todo el colectivo. Ambos hechos suponen pasos adelante en la necesaria concienciación frente a las agresiones por diversidad sexual y de género que se producen en España”, declara. 

Por su parte, la presidenta de FELGTB, Uge Sangil, ha recordado que “debemos celebrar esta sentencia porque se trata de una batalla que llevamos años librando y, finalmente, cuatro de las seis personas acusadas irán a la cárcel y todas cumplirán penas con agravante de homofobia”. Además, ha destacado que “las personas LGTBI sufrimos agresiones LGTBIfóbicas con frecuencia y sentencias como ésta son importantes para animar a otras víctimas a denunciar, a que acudan a la policía y a los juzgados porque, tal y como se ha visto en este caso, se trata de actos violentos susceptibles de ser penados”. 

Además, Sangil recuerda que, al margen de este tipo de sentencias, la aprobación de la Ley Estatal LGTBI es imprescindible para que, a través de la pedagogía, se prevenga el odio a las personas LGTBI y se garanticen medidas de protección y reparación a las víctimas de violencia y discriminación por LGTBIfobia”. 

Penas insuficientes para los integrantes del grupo ultra

Por su parte, Movimiento contra la intolerancia, que también formó parte de la acusación popular junto a FELGTB y Fundación Triángulo, considera insuficientes las penas para los miembros del grupo que seguían al líder homófobo. Se trata de otras cinco personas acusadas por este caso, que han sido condenadas por los mismos delitos que su cabecilla, pero con penas inferiores que oscilan entre los nueve meses a los tres años de cárcel. “Consideramos que, salvo para el líder, se trata de una sentencia benévola dado el daño que originaron a las víctimas”, asegura el presidente de Movimiento contra la Intolerancia, Esteban Ibarra. 

Fundación ONCE, Inserta Empleo y FELGTB combatirán la discriminación múltiple que sufren las personas LGTBI con discapacidad

Gracias a un acuerdo de colaboración suscrito este miércoles, aunarán esfuerzos para trabajar en favor de la igualdad real 

Fundación ONCE, Inserta Empleo y la Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Trans y Bisexuales (FELGTB) combatirán de manera conjunta la discriminación múltiple que sufren las personas LGTBI con discapacidad, gracias a un acuerdo de colaboración suscrito este miércoles. 

El convenio, firmado por la secretaria general de Fundación ONCE, Teresa Palahí; la secretaria general de Inserta Empleo, Virginia Carcedo, y la presidenta de FELGTB, Uge Sangil, permitirá a las tres entidades aunar esfuerzos a la hora de trabajar por la igualdad real. 

La secretaria general de Fundación ONCE, Teresa Palahí, puso de manifiesto la “necesidad de trabajar desde las alianzas para lograr que entre todas las entidades podamos construir una sociedad más justa, solidaria e inclusiva. Sabemos lo que es sufrir discriminación, por lo que nos permitirá crear una relación sólida y duradera”. 

En este sentido, Virginia Carcedo, secretaria general de Inserta Empleo, destacó que “Inserta trabaja para promover la diversidad dentro del tejido empresarial español. Este convenio nos servirá para fortalecer nuestro mensaje de que las organizaciones diversas son también las más competitivas”.

Por su parte, la presidenta de FELGTB, Uge Sangil, recordó que “las personas LGTBI están expuestas a ser discriminadas por su orientación afectivo-sexual y/o por su identidad de género”.  En este sentido, añadió que “si, además, tienen discapacidad y son mujeres, mayores, migrantes o tienen VIH, van sumando factores de discriminación que las hace cada vez más vulnerables, por lo que es fundamental trabajar la defensa de sus derechos desde una perspectiva interseccional. Esto solo es posible a través del trabajo conjunto de distintas organizaciones sociales, por lo que entendemos que este convenio es un paso más hacia la igualdad real de las personas LGTBI”. 

Gracias a este acuerdo, Fundación ONCE, Inserta Empleo y FELGTB desarrollarán medidas que promuevan la difusión, sensibilización, formación y asesoramiento en materia de diversidad afectivo-sexual, familiar y de género. Asimismo, el convenio contempla la lucha contra los delitos de odio, la creación de empleo y la supresión de barreras físicas o de cualquier otro tipo que afecten de manera prioritaria a las personas LGTBI con discapacidad.

Además, entre otros aspectos, las tres entidades colaborarán en la elaboración de estudios e investigaciones para detectar y evidenciar las barreras relacionadas con el acceso al empleo a las que tienen que hacer frente las personas LGTBI con discapacidad.