Si te perdiste la lectura del manifiesto de la primera manifestación del Orgullo en Huesca, aquí lo tienes

 

MANIFIESTO 28J DE LA COORDINADORA 28J DE HUESCA

Visibles, hoy, aquí, ahora, personas todas, con diversas orientaciones sexuales, identidades y expresiones de género: lesbianas, gais, bisexuales, trans, intersexuales y a nuestro lado gente inclusiva, abierta y con ganas de tener una ciudad segura y libre , vivible y visible, nos manifestamos hoy con el objetivo de TRANS- formar Huesca con Orgullo.

Porque con orgullo nos visibilizamos y con nuestra visibilidad decimos alto y claro que nos queremos libres e iguales en nuestras diferencias y por ello  exigimos respeto.

Un respeto que nace del orgullo de quienes nos decimos transmaribibolleras, un orgullo con el que reclamamos que no se nos señale, violente y agreda por ser como somos, sentir como lo hacemos, expresarnos como queremos, amar a quienes amamos o formar la familia que hemos decidido construir.

Desde la Coordinadora 28J de Huesca nos manifestamos hoy por quienes no pueden, por quienes hoy tienen miedo de salir del armario y de estar aquí, por quienes no pueden desarrollarse conforme a su identidad, por quienes deben controlar su pluma por el qué dirán, por quienes por miedo no se viven libremente, por quienes no cuentan con el apoyo de sus familiares, por quienes viven en el segundo armario del VIH.

Como ya sucedió con la primera manifestación del orgullo LGTBQI en Barcelona un día como hoy hace 41 años, salimos a las calles porque nadie nunca nos ha regalado nada y porque nuestros derechos, nuestra dignidad y nuestra libertad la hemos peleado a diario, peleándola en la calle, sufriendo la discriminación y la violencia en nuestras propias carnes, como hacia nuestros propios cuerpos e identidades las personas trans seguimos sufriendo la transfobia, el cisexismo, la persecución, el estigma y la patologización.

En un 2018 Liberación trans, por la autodeterminación del género, le recordamos a la Organización Mundial de la Salud que las personas trans no tenemos una incongruencia de género, pues el género es una construcción social.

El orgullo LGTBQI, siempre político y feminista, es desde hace muchos años una gran fiesta reivindicativa que empapa las ciudades de pluralismo, respeto, convivencia, inclusión y diversidad. Manifestaciones como la de hoy siguen siendo necesarias; imprescindibles para empoderarnos, para avanzar, para hacer de este mundo un lugar donde se acabe con la violencia y la discriminación legal y social contra cualquier ser humano y donde, en suma, todas las personas podamos desarrollarnos plenamente como seres humanos.

Las calles de Huesca han vivido un día histórico para el colectivo LGTBQI de la provincia. Por primera vez, una manifestación ha recorrido las calles de esta ciudad reivindicando la libertad a través de una manifestación de la inclusión, donde nadie sobra, donde todas las personas somos necesarias y a la que a todas, todos y todes les decimos: bienvenidas, bienvenidos, bienvenides.

El colectivo LGTBIQ no somos un colectivo uniforme y, como a todas las personas, nos atraviesan muchas realidades que debemos contemplar, proteger y amparar. Porque además de ser LGTBIQ somos jóvenes, o somos mayores, o somos personas migrantes, o somos personas racializadas, o vivimos con VIH, o contamos con alguna diversidad funcional, intelectual o sensorial, o venimos de otros países… A la vez, debemos tener en cuenta a todas aquellas personas que también sufren discriminación por asociación y que son todas aquellas que nos ayudan, nos apoyan y nos comprenden, en especial a nuestras familias.  

Las calles de Huesca acaban de asistir a la primera manifestación de un 28 de junio, de un día del Orgullo, de la conmemoración de las revueltas de Stonewall, y lo han hecho gracias al impulso de muchas personas y organizaciones a las cuales desde aquí agradecemos su esfuerzo y su empeño. Gracias. Un orgullo, el de este jueves, que como todos los orgullos de todos los lugares del mundo cambian vidas y hacen entendernos, construirnos, cuidarnos, querernos y enseñar por qué luchar, por qué estar detrás de tantas pancartas. Un orgullo que refleja sueños y esperanzas, un orgullo crítico y reivindicativo, un orgullo feminista, un orgullo de la ciudadanía, un orgullo de la igualdad y la dignidad.

TRANS- formar Huesca con Orgullo es dar visibilidad a las personas invisibles y decirles “no estáis solas”, es reforzar a las visibles poniéndonos cara, es decir a las Instituciones que existimos y que deben esforzarse por hacer de esta provincia y de este municipio un lugar más decente, más libre, más democrático y más justo. TRANS- formar Huesca con Orgullo es reclamar a las Administraciones Públicas que para lograr una igualdad real y social se debe hacer mucho. Y además, aparentar que se hace; porque los gestos también son muy importantes y también los echamos en falta.

Orgullo oscense es el que nos da el tener que mirar más allá del presente y saber que tenemos la fortaleza para enfrentarnos todavía a situaciones extremas de vulneración de los derechos humanos en todo el mundo. Cientos, cómo cuantificarlas, miles de trabas que nos alejan del derecho a una vida libre de violencia y LGTBQIfobia. TRANS-formar esta ciudad y esta provincia pasa porque construyamos una sociedad libre de cualquier tipo de discriminación; TRANS- formar Huesca con Orgullo pasa porque se escuche y se atienda la reivindicación de abordar comprometidamente los derechos de nuestro colectivo.

Terminamos, visibles, aquí, hoy y ahora, y lo decimos claro: no vamos a parar. Vamos a seguir construyendo y vamos a seguir estando vigilantes y presentes, con nuestra pluma orgullosa, en la acera de enfrente conquistando y defendiendo derechos, TRANS- formando Huesca, con orgullo.

Muchas gracias.

Los derechos pendientes tras 13 años de matrimonio igualitario

SOMOS y FELGTB pedimos la aprobación de la Ley Estatal de Igualdad LGTBI para lograr la plena igualdad legal

logo-matrimonio-igualitarioEl 2 de julio de 2018 se cumplen 13 años de la entrada en vigor de la Ley 13/2005, de 1 de julio, por la que se modifica el Código Civil en materia de derecho a contraer matrimonio. Este hecho histórico introdujo en el ordenamiento jurídico español el matrimonio entre personas del mismo sexo, con plenitud de igualdad, superando con ello la concepción tradicional de la diferencia de sexos como uno de los fundamentos del reconocimiento legal de la institución matrimonial.

La Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Trans y Bisexuales (FELGTB), impulsora de su aprobación gracias al trabajo de Pedro Zerolo, Beatriz Gimeno −presidenta de la organización en ese momento− y tantas y tantos activistas que defendieron la necesidad de ese cambio legal, celebra cómo se ha transformado la sociedad gracias a ella. “Conseguimos el matrimonio, conseguimos el reconocimiento legal a las parejas que ya estábamos constituidas, conseguimos una visibilidad hasta entonces inimaginable… España se convirtió en el tercer país del mundo en reconocer el matrimonio igualitario. No nos cabe duda de que esta sociedad sería mucho peor si hace 13 años no hubiera pasado algo así”, ha afirmado Juan Andrés Teno, Coordinador del grupo de Familias de FELGTB.

Sin embargo, desde SOMOS y FELGTB recuerdan que todavía perdura el vacío legal en situaciones relacionadas con la filiación de los menores y las menores, algo que ha causado y sigue causando situaciones de discriminación evidentes. Entre ellas, hechos como que las parejas compuestas por dos mujeres están obligadas a casarse para que ambas puedan constar legalmente como madres de sus hijas e hijos en el registro civil, lo que es un claro agravio comparativo frente a las parejas de distinto sexo, a las que se no se les requiere este requisito. También supone una discriminación el acceso de las mujeres cuya pareja es otra mujer o el de las mujeres solteras a las técnicas de reproducción asistida en la sanidad pública ya que varía según la comunidad autónoma de residencia.

“Solo será posible una verdadera igualdad legal de las personas LGTBI en materias relacionadas con el matrimonio, la formación de familias y la crianza de hijas, hijos e hijes cuando se apruebe la Ley de Igualdad LGTBI, impulsada por FELGTB y con un amplísimo apoyo social, pero estancada en trámite parlamentario en el Congreso de los Diputados”, ha lamentado Juan Diego Ramos, Presidente de SOMOS.