SOMOS se alinea con FELGTB y Fundación Triángulo pidiendo a Igualdad celeridad para garantizar los derechos trans

Así lo hemos manifestado en la primera reunión de la mesa de trabajo sobre derechos trans convocada por la Dirección General de Diversidad Sexual y Derechos LGTBI del Ministerio de Igualdad

Las entidades mayoritarias del colectivo LGTBI en España apuestan por la unidad del colectivo alrededor de los derechos trans y reclaman la aprobación de una “Ley Integral Trans y contra la discriminación de las personas LGTBI”. 

SOMOS, invitada a esta reunión, se alinea con el discurso de unidad del colectivo LGTBI por una ley que garantice todos los derechos de todas las personas.

La Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Trans y Bisexuales (FELGTB) y Fundación Triángulo, las entidades mayoritarias del colectivo LGTBI en España, han celebrado hoy mediante nota de prensa el compromiso público del Ministerio de Igualdad de legislar en favor del reconocimiento de los derechos humanos trans, pero le piden celeridad en los trámites para que se garanticen cuanto antes los derechos trans como la autodeterminación de género, la despatologización y el reconocimiento de que las mujeres trans son mujeres y los hombres trans, hombres.  

SOMOS así lo manifiesta también junto a otra serie de organizaciones y activistas trans en la primera reunión de la mesa de trabajo sobre derechos trans convocada por la Dirección General de Diversidad Sexual y Derechos LGTBI del Ministerio de Igualdad para avanzar en un marco legislativo que garantice los derechos de las personas más vulnerables del colectivo LGTBI. 

Durante el encuentro, hemos reiterado la urgencia de la aprobación de dicho texto, hemos apostado por la unidad del colectivo alrededor de los derechos trans y hemos insistido que en lo importante es que se legisle sobre los derechos humanos y las personas trans puedan tener garantías. En este sentido, hemos señalado que, dada la situación de ataque frontal a los derechos y personas trans, apostamos con claridad por una única Ley Integral Trans y contra la discriminación de las personas LGTBI. 

Las personas representantes de FELGTB y de Fundación Triángulo han incidido en que la Ley Integral Trans debe garantizar la despatologización y el derecho de autodeterminación de las personas trans, aspectos ya recogidos en más de una decena de leyes en ocho comunidades autónomas, pero no garantizado en la legislación estatal. “Esto provoca que las personas trans tengan más o menos derechos en función del territorio en el que viven”, han denunciado.

En este sentido, Fernando Lahoz, integrante del área Trans de Fundación Triángulo, ha defendido que “hay mucho que trabajar, la autodeterminación es solo uno de los pilares, pero es imprescindible que se reconozca como se debe para que no se nos cuestione quienes somos”. 

Por su parte, Yakira Fernández, madre representante de Fundación Triángulo Familias, ha agradecido al Ministerio la creación de esta mesa de derechos trans. Además, ha defendido “la necesidad de hacer el proceso de construcción de la legislación trans y LGBTI más plural y participativo para que entre todas las personas implicadas podamos conseguir un texto más rico que garantice plenamente los derechos de las personas trans, ya sea a través de una ley trans independiente o una global pero que garantice todos los derechos. Esto es lo relevante, además de que sea una ley segura”. 

Asimismo, Uge Sangil, presidenta de FELGTB, ha explicado que lo importante es que un Estado de Derecho como el español, que siempre ha sido pionero en el reconocimiento de los derechos LGTBI, siga manteniendo, ni un solo día más, un sistema legislativo que patologiza y discrimina.

Necesitamos superar con urgencia nuestro marco normativo actual, en concreto, la aún vigente Ley 3/2007, que sigue exigiendo a las personas trans un diagnóstico médico para ver reconocida su identidad. Esta ley ha quedado obsoleta y es incluso de dudosa constitucionalidad, tal y como demostró el Tribunal Constitucional en 2019 cuando declaró inconstitucional el artículo que excluía a las personas menores de edad porque vulneraba su derecho constitucional al “libre desarrollo de las personas (art. 10.1). Exigimos una Ley Integral Trans y contra la discriminación de las personas LGTBI que vaya en consonancia con las directrices del Parlamento Europeo y con los principios de Yogyakarta”, ha reivindicado.

Y es que, tal y como ha denunciado, “las personas trans no pueden seguir desprotegidas ni un día más. El derecho de autodeterminación y el fin de la discriminación legislativa es el único escudo que les permitirá combatir el estigma y el resto de discriminaciones a las que están expuestas en los ámbitos educativo, sanitario, laboral, etc.”. “Estamos hablando de derechos humanos que es lo básico que una democracia debe garantizar”, ha defendido.

Por nuestra parte, Leticia Ojeda, ha manifestado “la urgente necesidad de proteger y amparar a las personas trans, mediante el blindaje de derechos y a través de la unidad de todo el colectivo LGTBI“.

FELGTB y Fundación Triángulo ya trasladaron al Ministerio de Igualdad el pasado mes de junio su propuesta de texto legislativo para una Ley Integral Trans y contra la discriminación de las personas LGTBI, para garantizar de forma central los derechos de las personas trans y del resto del colectivo LGTBI que también sigue sufriendo discriminaciones legislativas, sanitarias y laborales y sigue siendo víctima de delitos de odio, falsas terapias de reconversión y acoso escolar y laboral, entre otras vulneraciones de derechos. 

Se trata de un texto consensuado por FELGTB, las 53 entidades que la conforman, Fundación Triángulo y sus siete delegaciones autonómicas, otras entidades LGTBI, como PRISMA o Deporte y Diversidad, y por un elenco de personas expertas en derechos humanos LGTBI.

Videomanifiesto de SOMOS en este 28J

Resistimos y resistiremos. 
Nos revelamos en Stonewall contra el orden establecido, le ganamos la batalla médica al sida, peleamos en las calles por nuestro derecho al matrimonio y, aunque no logramos sacar adelante la Ley trans que necesitábamos, conseguimos muchos avances con la 3/2007. 
Nos hemos repuesto al rechazo de nuestras familias y hemos creado formas de familias nuevas y ricas; hemos reinventado las formas de relacionarnos, desde la sororidad; nos hemos enfrentado al discurso de quienes nos dijeron que teníamos una enfermedad y estamos frente a las TERF que nos niegan nuestra identidad. Hemos plantado cara al acoso, a la burla y nos hemos reapropiado del insulto; nos hemos reinventado para hacer frente a la discriminación laboral y hemos cruzado fronteras en busca de una vida en libertad. Estamos frente a los vientres de alquiler y en Aragón, porque trabajamos unidas, sacamos adelante la ley trans aragonesa y también vimos nacer la horrible 18/2018.
Existimos y sobreviviremos. 
Esta crisis sanitaria, económica, social y de sistema ha maximizado problemas previamente existentes, agravando situaciones discriminatorias que si antes del confinamiento ya eran preocupantes, ahora son intolerables. 
Como una inmensa parte de la sociedad en todo el mundo, hemos superado pérdidas de seres queridos y de empleos, pero como lesbianas, gais, trans, bisexuales e intersex también hemos sufrido una pérdida importante de derechos e incluso de dignidad. Las personas LGTBI sabemos mucho de resiliencia y por eso seguimos aquí desde hace ya diez años. 
Reivindicamos y atendemos. 
En 2020 SOMOS conmemora sus diez años de vida como sabe hacerlo: reivindicando desde la libertad que nos produce ser una entidad independiente. En un día de Orgullo, SOMOS también quiere reivindicar el papel de las organizaciones LGTBI que han estado y están a pie de calle en los momentos más duros de los últimos años, evitando con hechos y no sólo con palabras que la brecha de la desigualdad se siga ampliando.
Saldremos juntas de esta y lo haremos desde la valentía, en los despachos y en las calles, desde la acción política y la intervención social y con un inequívoco compromiso activista.
Denunciamos y actuaremos. 
Los ninguneos del Gobierno de Aragón a la implementación de las leyes aragonesas trans y LGTBI. Sin voluntad política, sin personal técnico cualificado y sin escuchar a los colectivos estas leyes no van a poder desarrollarse. Por mucho que se aprobaran por unanimidad en las Cortes de Aragón. 
Denunciamos la situación en la que se encuentran las víctimas de violencia intragénero, las personas LGTBI más jóvenes que han convivido con familias que no respetan su identidad de género o su orientación sexual y han sufrido violencias terribles en este período de crisis, la situación de muchas personas migrantes que siguen siendo excluidas sistemáticamente del sistema, más aún si se encuentran en situación administrativa irregular o si son solicitantes de asilo, la realidad de las mujeres trans trabajadoras del sexo y de los hombres trabajadores del sexo, que ni siquiera forman parte del imaginario colectivo y su situación es de vulnerabilidad extrema. 
Denunciamos la incapacidad manifiesta de llevar a cabo acciones políticas de alcance real por parte del Gobierno Aragón y nos mostramos preocupadas y vigilantes por cómo el discurso tránsfobo está impregnando el Consejo de Ministras y Ministros cuando estamos en una legislatura donde, por fin, una única ley estatal puede solucionar problemas estructurales que están enquistados en nuestro sistema.  
Actuaremos como salimos a las calles en el 50º Aniversario de las revueltas de Stonewall, sin vergüenza, sin miedos, sin estigmas, con sororidad y desde el feminismo. Actuaremos frente a la misoginia, el racismo, el clasismo, la LGTBIfobia, la serofobia y el machismo con contundencia. 
El orgullo es una herramienta, y en SOMOS lo tenemos claro: el orgullo LGTBI no es un fin en sí mismo. Somos resilientes y nos reinventaremos como venimos haciendo durante toda la historia de discriminación que venimos sufriendo, amoldándonos a la realidad. Y nos reinventaremos porque ya lo estamos haciendo.
Actuamos. 
Es nuestro aniversario y durante el confinamiento SOMOS ha seguido en la calle, estando donde tocaba estar en un momento concreto: en las calles y también en las redes. Atendiendo a las más vulnerables, a las que estaban solas, a las que no tenían recursos, a las olvidadas, con las mayores, las migrantes y las personas trans.
SOMOS se reinventa y reivindica con Orgullo, con nuestras plumas y martillos afilados, con sororidad, desde el feminismo inclusivo, del que no deja de lado a nadie, en el que cabemos todas, incluso aquellas que piensan que están por encima del bien y del mal y trabajaremos sin descanso para que las violencias, las discriminaciones, los incidentes y los delitos de odio dejen de existir. 
Frente al odio y la incomprensión, la defensa sin excusa de los derechos humanos.
Este 28J es más necesario que nunca, no lo olvides. Feliz y muy reivindicativo Orgullo.