SOMOS por la libre autodeterminación del género

SOMOS recuerda, con motivo del Día Internacional de la Despatologización Trans, que se conmemora cada tercer sábado de octubre, que las personas trans en España siguen necesitando un diagnóstico de “disforia de género”, emitido por personal sanitario, para ver reconocida su identidad, de manera que menoscaba sus derechos y ataca directamente su dignidad porque, para que puedan ejercer sus derechos, como el de disponer de una documentación oficial de acuerdo a su género que les abra las puertas del mercado laboral, entre otros asuntos, deben contar con una acreditación externa.

Si bien es cierto que Aragón consiguió en 2018 aprobar las comúnmente conocidas como ley trans y ley LGTBI éstas no están siendo implementadas con la rapidez que necesitamos. En este sentido, en SOMOS nos preocupa especialmente la mirada binarista que desde las Administraciones Públicas pueden estar impulsándose en materia de género, pues deja fuera a las personas no binarias, cuya realidad sí está recogida en nuestras leyes pero sigue sin estar reconocida ni por la sexología oficial, ni por muchos de los profesionales de la Psicología o la Psiquiatría que trabajan en unidades de atención a las realidades trans.

Leticia Ojeda, técnica de la asociación SOMOS y responsable del servicio de Atención a Mujeres Trans, recuerda que “las personas trans no estamos enfermas y no necesitamos la tutela de ninguna autoridad médica que verifique nuestra identidad. Tenemos derecho a que se respete nuestra dignidad y nuestra autodeterminación“. “No permitir la autodeterminación“, continúa diciendo la portavoz, “o dicho de otra manera, no reconocer que las únicas personas que podemos determinar nuestro género somos nosotras mismas es transfobia, porque niega nuestra identidad y nos obliga a encajar en unos criterios diagnósticos para que un tercero valide nuestra identidad“. 

La ONG activista, en este Día internacional por la Despatologización trans, vuelve a exigir la libertad para que cada persona pueda desarrollar su personalidad y su género sin violencias, paternalismos o tutelas, con autonomía y autodeterminación.

23S Bi-sibles frente al monosexismo

La Asociación SOMOS LGTB+ de Aragón, Ong activista de igual a igual, invita a la ciudadanía plurisexual aragonesa a visibilizarse con motivo del 23 de septiembre, día de la visibilidad bisexual.

Con motivo del año 2020 “Mujeres LTB: Sororidad y feminismo” declarado por la Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Trans y Bisexuales  que este año conmemora FELGTB y sus 54  entidades miembro, entre las cuales se encuentra SOMOS, denunciamos desde el grupo de bisexuales de la ONG activista que a las personas bisexuales especialmente las mujeres, seguimos viendo negada nuestra realidad, deslegitimando nuestros afectos y relaciones y seguimos estando expuestas a grandes niveles de violencia al ser cosificadas como elemento para satisfacer los deseos sexuales de los hombres cis-heterosexuales.

En este sentido, Mario Peláez, portavoz de la ONG activista en cuestiones bisexuales, ha declarado que “la bifobia afecta de primera mano a la salud, en general, y a específicamente la salud mental de las personas bisexuales, especialmente entre la población más joven, ya que esta violencia se sufre en un momento de vital importancia en la construcción de la sexualidad y la afectividad y por consiguiente debemos contar con medidas eficaces para erradicarla“.

En esta misma línea, continúa diciendo el portavoz, “la implementación de las leyes aragonesas en materia LGTBI y la aprobación de la estatal ley de igualdad LGTBI son herramientas fundamentales para crear espacios libres en los cuales la construcción de la personalidad entre las personas más jóvenes sea una realidad en los centros educativos“.

La bifobia afecta de primera mano a la salud y al autoestima, especialmente entre la población más joven, ya que estos se encuentran en un momento de construcción de la sexualidad y la afectividad. La invisibilidad y el cuestionamiento son dos pilares esenciales para el mantenimiento de la bifobia que debemos derribar, declaran desde la organización.

Por esto, para contribuir a un cambio de mentalidad en toda la ciudadanía, SOMOS ha organizado un debate online para el 26 de septiembre en la plataforma Jitsi Meet a las 18:00.

FELGTB exige el traslado urgente de las personas LGTBI migrantes y refugiadas hacinadas en los CETI de Melilla y Ceuta

La Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Trans y Bisexuales (FELGTB) exige el traslado inmediato de las personas LGTBI migrantes, refugiadas y solicitantes de asilo que actualmente se encuentran hacinadas en los CETI (Centros de Estancia Temporal de Inmigrantes) de Melilla y Ceuta. Además, solicita una reunión urgente con los Ministerios de Interior y Trabajo para reivindicar soluciones ante las alarmantes condiciones en las que estas personas son recibidas tras su llegada a las ciudades autónomas.

Tal y como ya denunció FELGTB el pasado mes de mayo, las personas LGTBI de los CETI de Melilla y Ceuta están expuestasno solo al riesgo de contagio, sino también a sufrir agresiones LGTBIfóbicas al no poder disponer de los espacios reservados para personas del colectivo imprescindibles para garantizar su seguridad en este tipo de centros. “Las personas LGTBI que llegan a Melilla y Ceuta abandonan sus países de origen debido a las violencias que sufren como consecuencia de su orientación sexual y/o identidad de género y, actualmente, tanto dentro de los CETI, como en las ciudades autónomas, están conviviendo con los compatriotas y familiares de los que huyeron”, asegura Rodrigo Araneda, portavoz de la Comisión de Migrantes de FELGTB.

En este sentido, Araneda denuncia que “desde hace nueve meses no se ha producido ningún traslado de personas LGTBI a la península cuando lo habitual es que se produzcan cada seis. Esto significa que hay personas que llevan nueve meses esperando a ser reubicadas en un espacio seguro”, denuncia. Y es que, según Rafael Robles, presidente de la entidad melillense de FELGTB, AMLEGA, “este verano se ha detectado un repunte de agresiones contra personas LGTBI, muchas de ellas, cometidas en el camino que va desde el CETI, situado en la periferia, a la ciudad de Melilla”.

En Melilla, el Colegio Oficial de Médicos de la ciudad ha informado recientemente que ya hay 20 personas residentes en el centro con resultado positivo por Covid-19. Asimismo, otras organizaciones de derechos humanos como Amnistía Internacional y ACNUR han denunciado que el centro, habilitado para 782 personas pero donde ahora más de 1.300 comparten baños, comedores y otras instalaciones, “no garantiza el derecho a la salud de las personas residentes”, debido a la imposibilidad de mantener las distancias de seguridad y otras medidas básicas de prevención.

Además, FELGTB recuerda que el pasado mes de julio, el Tribunal Supremo avaló la libertad de circulación por todo el territorio estatal de las personas solicitantes de asilo retenidas hasta el momento en Ceuta y Melilla. Sin embargo, “siguen existiendo importantes trabas en lo referente al traslado de estas personas a la península por lo que exigimos medidas concretas y soluciones inmediatas para solventar la situación”, declara Araneda.

“Por tanto, exigimos que se autorice con la máxima celeridad el traslado urgente y la reubicación de las personas solicitantes de protección internacional y migrantes LGBTI que se encuentran en los CETI de las ciudades autónomas, con especial atención también a otras personas que igualmente se encuentran en situación de extrema vulnerabilidad”, concluye.