Mayores frente a la serofobia, sin armarios, sin estigmas y sin miedos.

1 de diciembre, día mundial de la lucha contra el sida.

ACTIVIDADES PARA EL 1 DE DICIEMBRE

29/11 Colocación del lazo rojo en el balcón de la Diputación Provincial de Zaragoza.

30/11 Inauguración de placa conmemorativa en parque Bruil y entrega de los premios ganadores del concurso del Cartel “Sida 2019” e inauguración de la Exposición con los carteles presentados.

01/12 Punto informativo en la Plaza de España. Espectáculo de teatro y danza, taller de modelado.

La lucha contra el estigma y la discriminación no es tan solo una cuestión de derechos humanos sino que se presenta como una de las herramientas más eficaces para promover la prevención y el diagnóstico precoz. En este sentido, un año más, reivindicamos en el día mundial de la lucha contra el sida mayores avances sociales en la lucha contra la serofobia, el estigma y la discriminación asociadas al VIH porque pese a los avances en los tratamientos médicos que han favorecido mejoras en el estado de salud y en la esperanza y calidad de vida de las personas VIH positivas, estos avances no lo han sido en el ámbito social, laboral o de los derechos humanos.

Implementar campañas que aborden el estigma y la discriminación hacia las personas VIH positivas, que se tengan en cuenta sus necesidades y realidades y, por ende, que también se tengan en cuenta aquellos factores que las hacen más vulnerables ante la sociedad y en su propio puesto de trabajo son reclamos fundamentales que deben ser abordados desde las políticas municipales, regionales y estatales” declara Leticia Ojeda, Portavoz de Salud Sexual y VIH de SOMOS.

Las administraciones públicas deben intervenir adecuadamente y legislar para mejorar esta realidad diseñando políticas e invirtiendo fuerzas y recursos ajustados a la problemática para solucionar una situación que lleva desde el principio de la pandemia enquistada en nuestra sociedad“, reafirma Juan Diego Ramos, Presidente de SOMOS, quien continúa diciendo que “por ello, apostar por acciones que trabajen frente al VIH, el estigma y la discriminación, que eduque y recoja las diferentes herramientas biomédicas para poder incluirlas en las estrategias que faciliten la autonomía y el empoderamiento de las personas y que se adapten a las necesidades y complejidades de las personas, en constante cambio, acompañadas de un nuevo marco legal y político así como una educación sexual integral reglada donde las personas que viven con VIH sean visibles y estén incluidas es esencial para luchar frente a la serofobia”.

El 1 de diciembre es, junto al 17 de mayo y el 28 de junio, uno de los tres días relevantes para la Asociación SOMOS LGTB+ de Aragón, ONG ativista de igual a igual. Su relevancia, además, adquiere un carácter de lucha y reivindicación y nunca de olvido, menos todavía en un año de Mayores Sin Armarios: ¡Historia, Lucha y Memoria!

Si bien celebramos la aprobación del Pacto Social por la No Discriminación y la Igualdad de Trato Asociada al VIH, el cual tiene como finalidad, entre otras, poner fin a la serofobia,  añoramos que el Gobierno de Aragón lo implemente con la celeridad que requiere y que se escuche a los hombres gais, bisexuales y otros hombres que tienen relaciones sexuales con otros hombres agrupados en torno a colectivos LGTBI“, declaran desde la organización.

A punto de comenzar un 2020 lleno de retos, SOMOS asegura que seguirá trabajando para alcanzar el objetivo 90/90/90 de ONUSIDA, como hemos venido informando a lo largo del mes de noviembre.

Si no has visto estos documentales, te recomendamos:

Declaración institucional de los Consejos Interterritoriales del SNS y SS y de atención a la dependencia sobre el acceso de las personas con VIH en centros residenciales públicos. #MayoresSinArmarios

Se estima que actualmente viven en España entre 140.000 y 170.000 personas con el VIH. Tanto los avances en los tratamientos como en la atención sanitaria han mejorado la esperanza y la calidad de vida de estas personas. La infección por el VIH se ha convertido, por tanto, en una enfermedad crónica, de forma que quienes conviven con ella han visto aumentada su esperanza de vida y están experimentando los procesos habituales de envejecimiento.

Sin embargo, las personas con el VIH siguen experimentando un trato discriminatorio en ámbitos como el sanitario, el laboral, así como en el acceso a prestaciones, seguros y servicios. En nuestro país es frecuente la exigencia de un certificado médico de no padecer una enfermedad infecto-contagiosa para el acceso a determinados servicios, como los centros residenciales. Ello ha servido para justificar exclusiones que tienen un dudoso encaje en nuestro ordenamiento jurídico.

El artículo 14 de la Constitución Española establece que “los españoles son iguales ante la ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social”.

La exigencia del certificado choca con la evidencia científica disponible respecto al tratamiento y la transmisión del VIH. Esto demuestra que las vías de transmisión requieren un contacto mucho más estrecho, como el sexual o el sanguíneo, y que por tanto no hay riesgo de transmisión de la infección en la vida cotidiana, sin requerir actuaciones diferentes a las ya implantadas medidas de prevención universales.

En este contexto, la lucha contra el estigma y la discriminación de las personas con infección por el VIH es una responsabilidad de cualquier sociedad comprometida con los derechos humanos y un requisito indispensable de las estrategias de control de la epidemia.

Una muestra de ese compromiso es el Pacto Social por la No Discriminación y la Igualdad de Trato Asociada al VIH, elaborado por el Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social en colaboración con las Comunidades Autónomas y las entidades sociales. El pacto actualiza el cuadro de exclusiones médicas en relación con el empleo público en función de las recomendaciones internacionales y los avances científicos respecto al tratamiento y la transmisión del VIH. Una medida de justicia social que pone fin a una discriminación histórica que venían soportando más de siete millones de personas.

Por todo lo anterior, las Comunidades Autónomas, en cumplimiento de lo dispuesto en el artículo 9.2 de la Constitución, asumen el compromiso de eliminar cualquier tipo de discriminación hacia las personas con infección por el VIH, en relación con el acceso a centros residenciales públicos o a plazas concertadas en centros de titularidad privada.

Para ello, se comprometen a adaptar las instrucciones de acceso a dichos centros, con el objetivo de evitar exclusiones discriminatorias hacia las personas con el VIH.

#YONOMEOLVIDO Un símbolo que recordar por el 1 de diciembre

Una acción que pide a los partidos políticos españoles que incluyan en sus programas electorales el Proyecto 90-90-90 que impulsa ONUSIDA para 2020, con el objetivo de controlar la infección por el VIH y evitar nuevas infecciones. 

Esta campaña pretende impulsar la puesta en marcha, en España, de las medidas propuestas por la OMS, Organización Mundial de la Salud, y cumplir el Programa de ONUSIDA (objetivos 90-90-90), para controlar la infección y evitar nuevas infecciones. En el último año, ha habido 3.381 nuevos casos en España, estimándose entre 140.000 y 170.000 el total de personas que viven con VIH actualmente en nuestro país.

José Antonio Pérez Molina portavoz de #YONOMEOLVIDO: “El lazo rojo es el protagonista de nuestra acción, porque fue el primer lazo, el primer símbolo de una causa que necesitaba visibilizarse, pero, sobre todo, porque la sociedad española, y en concreto los jóvenes, han olvidado que significa esté símbolo y lo que reivindica.” y añade: “realmente existe un gran desconocimiento de lo que es el VIH y el sida, sus diferencias e incluso se cree que es una enfermedad de otra época. Nada más alejado de la realidad, cada año hay miles de nuevos casos en España”.

#YONOMEOLVIDO, campaña lanzada por GESIDA, SEISIDA, CESIDA, junto a la compañía farmacéutica ViiV Healthcare, busca que España se comprometa con el Programa de ONUSIDA 90-90-90: el 90% de las personas que viven con el VIH sepan que tienen la infección; el 90% de las personas diagnosticadas con el VIH estén en tratamiento con antirretrovirales de forma continuada; y el 90% de las personas tratadas tengan suprimida la multiplicación viral. Además, busca que las personas con VIH tengan una buena calidad de vida.

Un grupo experto multidisciplinar ha trabajado en el proyecto “La infección por el VIH en España: situación actual y propuestas frente a los nuevos desafíos”, avalado por diversas entidades científicas. 

Todos coinciden en afirmar que lograr el fin de la infección por el VIH en España es posible, a través de la incorporación de intervenciones innovadoras en el sistema, y el compromiso político para dar respuestas más diferenciadas, adaptadas y eficientes al problema, cambiando así la trayectoria de la infección por VIH en nuestro país.

“La inversión en I+D y social en la respuesta al VIH y al sida en nuestro país es casi nula, y queremos alzar la voz para que los estamentos políticos se comprometan con ella, y logremos el objetivo de ONUSIDA de acabar con la epidemia del VIH en 2030”, comenta José Antonio Pérez Molina portavoz de #YONOMEOLVIDO.

DATOS sobre la infección por VIH y el sida en ESPAÑA

Durante las últimas décadas hemos vivido un incremento exponencial en el conocimiento de la infección por el VIH, así como el perfil epidemiológico de los pacientes ha ido cambiando. Gracias al mejor conocimiento de la infección y a la mejoría en el tratamiento, la supervivencia de los pacientes ha aumentado de forma muy significativa, pasando de ser una infección con una evolución rápida y con muy mal pronóstico, a una enfermedad crónica. Sin embargo, a pesar de esto, el número de nuevas infecciones en España no ha disminuido significativamente en la última década.

• Se estima que entre 140.000 y 170.000 personas viven con VIH en España.

• Hasta el 30 de junio de 2018 se han notificado 3.381 nuevos diagnósticos y se estima que la tasa es de 8,82 por 100.000 habitantes.

• La mayoría de los nuevos casos se dan en hombres (84,6 %) y la media de edad se sitúa en los 35 años.

• El 47,8 % de los nuevos diagnósticos se realizó de forma tardía.

• Desde el inicio de la epidemia hace décadas en España se han registrado un total de 87.369 casos de sida.

• Se estima que en el último año se han diagnosticado 571 casos de sida.

• La tasa de sida es de alrededor de 2 casos por 100.000 habitantes.

• El 79,1 % de los diagnósticos fueron hombres y la media de edad al diagnóstico fue de 43 años.