URGENTE ¡VOLVEMOS A LAS CALLES!

⚠️Volvemos a las calles⚠️

⭕️ Os anunciamos un acto para el próximo 17 de mayo, día internacional contra la LGTBIfobia: Concentración y cacerolada en la Plaza del pilar de Zaragoza, junto a Goya a las 19:00 h.

🗣Ante la pasividad del Gobierno central en el blindaje de los derechos de las personas LGTBI, nuestra voz.

Ven con nosotras a reivindicar tus derechos.

Darias reafirma el compromiso del Gobierno de España para poner fin en 2030 a la epidemia de sida como amenaza para la salud pública

La ministra de Sanidad ha presidido este viernes el acto virtual de firma del convenio de colaboración entre la Dirección General de Salud Pública del Ministerio de Sanidad, la Coordinadora Estatal de VIH y Sida y la Universidad de Alcalá, para el desarrollo de acciones en el marco del Pacto Social por la No Discriminación y la Igualdad de Trato asociada al VIH.

El convenio suscrito en el día de hoy tiene una vigencia de cuatro años y, entre otros, supondrá el desarrollo de análisis de la normativa vigente para la identificación de normas discriminatorias que limitan derechos de las personas con el VIH y la puesta en marcha de estudios para la generación del conocimiento sobre la discriminación, el estigma y el autoestigma de las personas con infección por el VIH.

Iniciativas para reducir la discriminación laboral con la colaboración del sector empresarial y la realización de materiales y acciones formativas, son también las algunas de las acciones que se van a poner en marcha en el marco de este convenio.

La ministra de Sanidad, Carolina Darias, ha reafirmado el compromiso, expresado por el Gobierno de España y la comunidad internacional, de poner fin a la epidemia de sida como amenaza para la salud pública en 2030. Así lo ha señalado la ministra de Sanidad, Carolina Darias, quien ha presidido este viernes el acto virtual de firma del convenio de colaboración entre la Dirección General de Salud Pública del Ministerio de Sanidad, la Coordinadora Estatal de VIH y Sida (CESIDA) y la Universidad de Alcalá, para el desarrollo de acciones en el marco del Pacto Social por la No Discriminación y la Igualdad de Trato asociada al VIH.

Como ha recordado la ministra, para llegar al objetivo de 2030, se deberán cumplir los objetivos ’95-95-95’ de ONUSIDA; es decir, que el 95% de las personas con VIH estén diagnosticadas, que el 95% estén en tratamiento y, al menos, el 95% con carga viral indetectable; retos a los que, ha hecho hincapié Darias, habría que añadir el cuarto ‘95’ para que las personas tengan una buena calidad de vida y ‘cero discriminación’.

Pacto Social por la No Discriminación y la Igualdad de Trato asociada al VIH

La ministra de Sanidad ha valorado asimismo el convenio rubricado esta mañana como un reflejo de la vocación inequívoca del Ministerio y del Gobierno de España por la protección de la salud, el respeto a los derechos humanos y por el trabajo conjunto y articulado desde diversos sectores implicados en la respuesta frente al VIH y con una amplia participación de la ciudadanía y las personas afectadas.

Se trata de un paso adelante en el Pacto Social por la No Discriminación y la Igualdad de Trato asociada al VIH, cuyo objetivo es eliminar el estigma y la discriminación asociados al VIH y al sida, garantizando la igualdad de trato y de oportunidades, la no discriminación, el respeto de los derechos humanos y la diversidad de las personas afectadas.

La materialización de este Pacto, ha recordado Darias, supuso el cumplimiento de un compromiso del Gobierno de España como referente de la protección de los derechos sociales en Europa.

“Sabemos que tenemos por delante un importante camino que recorrer para poner fin al estigma y la discriminación, y conseguir mejorar la calidad de vida de las personas con el VIH”, ha subrayado Carolina Darias, quien también ha incidido en el impacto que la pandemia provocada por el coronavirus COVID-19 ha tenido entre las poblaciones más vulnerables y en los servicios de atención.

En este sentido, la ministra de Sanidad ha alertado sobre la estrecha relación existente entre las desigualdades y la discriminación. “Las formas de discriminación pueden conducir a una amplia gama de desigualdades y las propias desigualdades también pueden dar lugar a la estigmatización y la discriminación”, ha señalado.

Por su parte, la directora general de Salud Pública del Ministerio de Sanidad, Pilar Aparicio ha asegurado que la materialización del Pacto Social ha supuesto un importante avance en la protección de los derechos de las personas con el VIH frente a la discriminación.

Una de las claves del éxito para su implementación, ha abundado, son las alianzas y sinergias que se han establecido con distintos sectores como la Administración General del Estado (AGE), las Comunidades Autónomas, las Entidades Locales, ONG, sociedades científicas, sindicatos, empleadores, medios de comunicación o universidades, entre otros, que tienen una implicación fundamental en su desarrollo.

Convenio de colaboración

El convenio suscrito en el día de hoy tiene una vigencia de cuatro años y supone un paso más en el trabajo coordinado para alcanzar los objetivos comunes enmarcados en el Pacto Social por la No Discriminación y la Igualdad de Trato asociada al VIH. El acto ha contado con la presencia de la directora general de Salud Pública, Pilar Aparicio; la directora del Plan Nacional sobre el Sida, Julia del Amo; el vicerrector de Investigación y Transferencia de la Universidad de Alcalá, Francisco Javier de la Mata; y el presidente de la Coordinadora Estatal de VIH y Sida, Ramón Espacio.

Gracias a este convenio, se realizará un análisis de las normas jurídicas vigentes en el ordenamiento jurídico español a nivel estatal, autonómico y municipal, que discriminan o limitan los derechos de las personas con el VIH. Asimismo, se realizarán estudios que permitan conocer tanto las actitudes de la población española hacia las personas afectadas por el VIH, como la percepción de las situaciones de estigma y discriminación en las personas con el VIH.

También se desarrollarán acciones para sensibilizar y formar a los profesionales de los recursos sociales, sanitarios, jurídicos y educativos para favorecer el trato igualitario y el abordaje de las necesidades específicas de todas las personas con el VIH.

En esta misma línea, se pondrán en marcha acciones y campañas de sensibilización con información correcta y actualizada encaminada a corregir creencias erróneas sobre el VIH, sus vías de transmisión y formas de prevención.

Del mismo modo, se realizarán investigaciones dirigidas a profundizar en las necesidades de carácter laboral de las personas afectadas por el VIH y se elaborarán materiales encaminados a que las personas con el VIH conozcan sus derechos y los mecanismos legales, tanto de protección como de denuncia, ante potenciales situaciones de discriminación.

Una de cada 4 personas LGTBI con VIH tarda más de 2 meses en poder contárselo a alguien

Según una investigación de FELGTB que revela también que solo un 12% de las personas LGTBI con VIH es visible en todos los ámbitos de su vida 

FELGTB denuncia que el estigma que la sociedad asocia al VIH es actualmente lo que más merma la calidad de vida de las personas con diagnóstico positivo

Para concienciar sobre el estigma asociado al VIH y evidenciar por qué las personas con diagnóstico positivo no pueden compartirlo con su entorno, FELGTB lanza este lunes la campaña “El peso del estigma”

La Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Trans y Bisexuales (FELGTB) desvela, a través de una investigación, en la que han participado 133 personas LGTBI con VIH, que 1 de cada 4 personas LGTBI diagnosticadas tarda más de dos meses en poder contárselo a alguien. Según el coordinador del Grupo de VIH de FELGTB, Juan Diego Ramos, “esto supone un alto nivel de sufrimiento para quienes no lo comparten dentro del primer mes. Este ocultamiento tiene secuelas psicológicas importantes, repercute en su calidad de vida e impide o dificulta un adecuado autocuidado”.

El estudio revela también que solo un 12% de las personas encuestadas es visible en todos los ámbitos de su vida y que el principal motivo por el que no comparten esta información con alguien, aunque les gustaría, es el miedo al rechazo (74%); el temor a que se les trate de forma diferente (55%), el miedo al despido (24%) y el miedo a que les deje su pareja (13,5%). El informe también destaca que solo una de cada cuatro personas con VIH comparte su diagnóstico en el ámbito laboral.

En este sentido, Ramos denuncia que “el estigma que la sociedad asocia al VIH es, en la actualidad, lo que más merma la calidad de vida de las personas con diagnóstico positivo y se convierte en la peor parte de tener VIH, lo cual no se debería permitir”.

“A día de hoy, existen tratamientos médicos que permiten que el virus llegue a ser indetectable en sangre y, por tanto, intransmisible, lo que implica que la calidad de vida de las personas que tenemos VIH no tendría por qué verse afectada. Sin embargo, tener un diagnóstico positivo sigue suponiendo una pesada carga para quien lo tiene porque socialmente, sigue asociado a muchos prejuicios y estereotipos y nuestra salud emocional puede verse realmente afectada”, explica.

¿Se sabe socialmente lo que supone tener VIH?

La investigación también señala que, a día de hoy, aún existe un alto grado de desconocimiento a nivel social sobre lo que implica tener VIH. En este sentido, se desprende que, de las personas encuestadas, antes de recibir el diagnóstico, un 45% ya sabía que el VIH ya no es un virus mortal, pero creía que no iba a poder volver a tener relaciones de pareja, ni una vida como la de antes.

Además, solo el 33% tenía suficiente información y sabía que existen tratamientos que consiguen que el virus no se transmita; un 30% aún pensaban que iba a morir y un 23% no sabía en absoluto lo que iba a suponer vivir con VIH.

“El estigma es una consecuencia directa de la desinformación que tenemos como sociedad y genera que quienes tenemos VIH no percibamos nuestros espacios de socialización como espacios seguros en los que hablar libremente de nuestro diagnóstico. Se tiene miedo al rechazo porque socialmente se sigue viendo al VIH como un virus altamente transmisible y con consecuencias muy duras para la salud, cosa que, gracias a los tratamientos, ya no es cierto”, explica el coordinador del Grupo de VIH de FELGTB.

Así, para concienciar sobre el estigma asociado al VIH y evidenciar por qué las personas con diagnóstico positivo no pueden compartirlo con su entorno, FELGTB ha lanzado este lunes la campaña “El peso del estigma” dirigida a la población general con la intención de hacer reflexionar a la sociedad en su conjunto.

Más apoyo a la atención psicoemocional de las personas con VIH

Por otra parte, Ramos recuerda que “somos las organizaciones sociales las que, con un presupuesto cada vez más reducido, sostenemos los servicios de atención psicoemocional de las personas con VIH”. En este sentido, insiste en que “las Administraciones deberían trabajar en políticas activas para combatir el estigma y mejorar nuestra salud psicosocial”. “La atención telemática es un avance que abre un gran abanico de posibilidades, pero no puede reducirse a una única llamada”, denuncia.

La investigación de FEGLTB evidencia este argumento de que son las entidades sociales las que están dando respuesta a este tipo de necesidades. Según la encuesta, casi el 60% de las personas entrevistadas afirman haber recibido apoyo de alguna ONG y el 90% de quienes respondieron que sí, asegura que la entidad les ayudó emocionalmente.  “Las entidades LGTBI ofrecemos desde hace años la atención virtual a la salud psicoemocional de personas con VIH a través de proyectos como Positivos en red. Con estas iniciativas, ofrecemos teleasistencia a través de grupos de apoyo emocional online y entendemos que los profesionales sanitarios podrían utilizar herramientas similares”, declara el coordinador de VIH de FELGTB.