Videomanifiesto de SOMOS en este 28J

Resistimos y resistiremos. 
Nos revelamos en Stonewall contra el orden establecido, le ganamos la batalla médica al sida, peleamos en las calles por nuestro derecho al matrimonio y, aunque no logramos sacar adelante la Ley trans que necesitábamos, conseguimos muchos avances con la 3/2007. 
Nos hemos repuesto al rechazo de nuestras familias y hemos creado formas de familias nuevas y ricas; hemos reinventado las formas de relacionarnos, desde la sororidad; nos hemos enfrentado al discurso de quienes nos dijeron que teníamos una enfermedad y estamos frente a las TERF que nos niegan nuestra identidad. Hemos plantado cara al acoso, a la burla y nos hemos reapropiado del insulto; nos hemos reinventado para hacer frente a la discriminación laboral y hemos cruzado fronteras en busca de una vida en libertad. Estamos frente a los vientres de alquiler y en Aragón, porque trabajamos unidas, sacamos adelante la ley trans aragonesa y también vimos nacer la horrible 18/2018.
Existimos y sobreviviremos. 
Esta crisis sanitaria, económica, social y de sistema ha maximizado problemas previamente existentes, agravando situaciones discriminatorias que si antes del confinamiento ya eran preocupantes, ahora son intolerables. 
Como una inmensa parte de la sociedad en todo el mundo, hemos superado pérdidas de seres queridos y de empleos, pero como lesbianas, gais, trans, bisexuales e intersex también hemos sufrido una pérdida importante de derechos e incluso de dignidad. Las personas LGTBI sabemos mucho de resiliencia y por eso seguimos aquí desde hace ya diez años. 
Reivindicamos y atendemos. 
En 2020 SOMOS conmemora sus diez años de vida como sabe hacerlo: reivindicando desde la libertad que nos produce ser una entidad independiente. En un día de Orgullo, SOMOS también quiere reivindicar el papel de las organizaciones LGTBI que han estado y están a pie de calle en los momentos más duros de los últimos años, evitando con hechos y no sólo con palabras que la brecha de la desigualdad se siga ampliando.
Saldremos juntas de esta y lo haremos desde la valentía, en los despachos y en las calles, desde la acción política y la intervención social y con un inequívoco compromiso activista.
Denunciamos y actuaremos. 
Los ninguneos del Gobierno de Aragón a la implementación de las leyes aragonesas trans y LGTBI. Sin voluntad política, sin personal técnico cualificado y sin escuchar a los colectivos estas leyes no van a poder desarrollarse. Por mucho que se aprobaran por unanimidad en las Cortes de Aragón. 
Denunciamos la situación en la que se encuentran las víctimas de violencia intragénero, las personas LGTBI más jóvenes que han convivido con familias que no respetan su identidad de género o su orientación sexual y han sufrido violencias terribles en este período de crisis, la situación de muchas personas migrantes que siguen siendo excluidas sistemáticamente del sistema, más aún si se encuentran en situación administrativa irregular o si son solicitantes de asilo, la realidad de las mujeres trans trabajadoras del sexo y de los hombres trabajadores del sexo, que ni siquiera forman parte del imaginario colectivo y su situación es de vulnerabilidad extrema. 
Denunciamos la incapacidad manifiesta de llevar a cabo acciones políticas de alcance real por parte del Gobierno Aragón y nos mostramos preocupadas y vigilantes por cómo el discurso tránsfobo está impregnando el Consejo de Ministras y Ministros cuando estamos en una legislatura donde, por fin, una única ley estatal puede solucionar problemas estructurales que están enquistados en nuestro sistema.  
Actuaremos como salimos a las calles en el 50º Aniversario de las revueltas de Stonewall, sin vergüenza, sin miedos, sin estigmas, con sororidad y desde el feminismo. Actuaremos frente a la misoginia, el racismo, el clasismo, la LGTBIfobia, la serofobia y el machismo con contundencia. 
El orgullo es una herramienta, y en SOMOS lo tenemos claro: el orgullo LGTBI no es un fin en sí mismo. Somos resilientes y nos reinventaremos como venimos haciendo durante toda la historia de discriminación que venimos sufriendo, amoldándonos a la realidad. Y nos reinventaremos porque ya lo estamos haciendo.
Actuamos. 
Es nuestro aniversario y durante el confinamiento SOMOS ha seguido en la calle, estando donde tocaba estar en un momento concreto: en las calles y también en las redes. Atendiendo a las más vulnerables, a las que estaban solas, a las que no tenían recursos, a las olvidadas, con las mayores, las migrantes y las personas trans.
SOMOS se reinventa y reivindica con Orgullo, con nuestras plumas y martillos afilados, con sororidad, desde el feminismo inclusivo, del que no deja de lado a nadie, en el que cabemos todas, incluso aquellas que piensan que están por encima del bien y del mal y trabajaremos sin descanso para que las violencias, las discriminaciones, los incidentes y los delitos de odio dejen de existir. 
Frente al odio y la incomprensión, la defensa sin excusa de los derechos humanos.
Este 28J es más necesario que nunca, no lo olvides. Feliz y muy reivindicativo Orgullo. 

El Z-Orgull0’20 se celebrará este año bajo las premisas de responsabilidad ciudadana, activismo en redes, cultura online e intervención directa

La Asociación SOMOS LGTB+ de Aragón se desmarca de la convocatoria de concentración en Huesca con motivo del Orgullo LGTBI, que califica como “absolutamente irresponsable”.

La ONG activista centra sus reclamos políticos en el 28J en las personas más vulnerales del colectivo LGTBI.

La Asociación SOMOS LGTB+ de Aragón, que en 2020 cumple diez años de vida, ha presentado su agenda activista basada en dos reclamos fundamentales: la implementación urgente de las leyes aragonesas trans y LGTBI, aprobadas por unanimidad en las Cortes de Aragón en 2018, y la urgente aprobación de la estatal Ley Integral Trans y de Igualdad Social y No Discriminación de las personas LGTBI, impulsada por la Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Trans y Bisexuales, FELGTB.

En palabras de Leticia Ojeda, portavoz de la organización, “la puesta en marcha de las leyes aragonesas, si ya se veía como una imperiosa necesidad antes del confinamiento, ahora es urgente; las personas que ya estaban mal, y eran muchas, ahora están sufriendo desde una vulnerabilidad extrema que no es ni siquiera reconocida”. Por este motivo, continúa diciendo Ojeda, “no podemos olvidar ni lo que hemos vivido, ni lo que estamos viviendo; ha incrementado por tres el número de personas a las que atendemos, hemos tenido que crear un banco de alimentos porque nadie pensaba en la parte del colectivo LGTBI más vulnerable y lo hemos hecho sin prácticamente ayuda”.

En un año declarado por la FELGTB y sus entidades miembro, como es nuestro caso, de “Mujeres LTB: Sororidad y Feminismo”, cuenta Juan Diego Ramos, Presidente de SOMOS, “el movimiento LGTBI ha sido y es responsable y ha sabido canalizar la lucha desde la responsabilidad ciudadana, por eso mismo, y ante la situación en la que nos encontramos, la llamada a concentraciones con motivo del orgullo LGTBI como la de Huesca nos parece absolutamente irresponsable, además de irrespetuosa con el posicionamiento de la práctica totalidad de colectivos de toda España”.

Bajo el lema “Aunque tengamos la boca tapada no dejaremos de gritar unidas” la ONG activista ha preparado una serie de actividades culturales, de sensibilización y de incidencia fundamentadas en la exigencia de implementar las leyes aragonesas que, como dice Ramos, “sirvan de parachoques frente a los ataques que estamos sufriendo por parte de los sectores más retrogrados de la sociedad”. “Porque dentro del colectivo LGTBI hay personas vulnerables que no están siendo reconocidas como tales, hecho que se agrava con la parsimonia de un Gobierno de Aragón manifiestamente incapaz de implementar unas leyes en las que parece no creer” concluye el Presidente.

La Asociación SOMOS invita además a participar de la acción estatal #MiBalconMiOrgullo, una acción a la que se han sumado muchas ciudades a lo largo de todo el Estado, y que pretende, entre otros objetivos, mostrar el apoyo de la sociedad a las personas LGTBI y, en concreto, a las mujeres trans, diciendo que no hay una única forma de ser mujer ya que las identidades de las personas trans han estado cuestionadas las últimas semanas de manera durísima por sectores tránsfobos de partidos políticos muy concretos.

Ojeda y Ramos recuerdan que “el Orgullo LGTBI es una herramienta, un altavoz, un inmenso micrófono que utilizar en la defensa de los derechos humanos del colectivo y como cualquier herramienta depende de quién la use puede hacer mucho daño“.