Denunciamos la vulnerabilidad de las personas LGTBI migrantes y solicitantes de asilo derivada de la crisis del Covid-19

SOMOS y la Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Trans y Bisexuales (FELGTB) denunciamos la situación de especial vulnerabilidad en la que el  Covid-19 está dejando a muchas personas LGTBI migrantes y solicitantes de asilo. Según SOMOS, esta crisis ha paralizado las solicitudes de asilo de manera que está alargando los trámites ya de por sí prolongados y está dejando a las personas que llegaron con pocos recursos sin medios para subsistir ante la imposibilidad de obtener ingresos como consecuencia del estado de alarma y la paralización de los trámites.

Así, tanto FELGTB como sus entidades federadas especializadas en la atención y acompañamiento a personas migrantes, refugiadas y solicitantes de asilo LGTBI KifKif y Acathi, reivindicamos una regulación extraordinaria de las personas migrantes o solicitantes de asilo que actualmente sufren una vulneración de derechos humanos fundamentales e indefensión, derivada no sólo de la actual emergencia, sino de la situación de colapso pre-vio en el sistema de tramitación de permisos de trabajo, refugio o asilo.

Kifkif recuerda que el Gobierno ha puesto en marcha algunas medidas sociales limitadas para determinados profesionales extranjeros extracomunitarios con el objetivo de cubrir determinados perfiles laborables, lo que genera una situación de desigualdad en el reconocimiento de derechos para personas en situación administrativa irregular, dejando de lado el grueso de las necesidades de las personas migrantes y refugiadas LGTBI.  

El presidente de Kifkif, Samir Bargachi, asegura que ha aumentado el número de personas migrantes y refugiadas LGTBI que se encuentran en situación de emergencia social y que no disponen de recursos ni siquiera para adquirir productos de primera necesidad, tales como alimentos frescos, fármacos o artículos de higiene. “Se corre el riesgo de que en el proceso de recuperación haya personas que queden atrás como consecuencia de la falta de reconocimiento administrativo, por lo que urge una respuesta extraordinaria inclusiva”, alerta.

En este sentido, Acathi, entidad de FELGTB especializada en migración, asilo y diversidad LGTBI, denuncia que el sistema de acogida amenaza con colapsarse cuando se reanude la actividad puesto que ya tenía lista de espera antes de la declaración del estado de alarma. “Muchas personas solicitantes de asilo se encuentran en situaciones especialmente delicadas y, en muchos casos, carecen de medios de acceso a la información y de teléfono por lo que a las entidades también nos resulta complicado entrar en contacto con ellas”, afirma Rodrigo Araneda, presidente de Acathi.

Por su parte, la presidenta de FELGTB, Uge Sangil, explica que la mayoría de las personas LGTBI solicitantes de asilo llegan a España con recursos propios, pero los han ido agotando a medida que avanza la crisis y se prolonga el estado de alarma. “Se trata de personas que se han visto obligadas a huir de sus países por amar y ser como son y han hecho el proceso de migración solas, sin ningún contacto ni red de apoyo. Además, no tienen la posibilidad de entrar en contacto con las comunidades de compatriotas ya instalados en España porque huyen precisamente de la LGTBIfobia instaurada en la sociedad de la que provienen por lo que se ven expuestas a un mayor aislamiento social”, expone. 

En este sentido, Sangil recuerda que España es un país receptor de personas LGTBI que llegan a España esperando poder vivir su realidad sin sufrir acoso o persecución ni temer por su vida. Sin embargo, tal y como denuncia “al llegar, afrontan situaciones de especial vulnerabilidad, especialmente en el caso de las personas trans, porque la transfobia en el ámbito laboral es tan grande en nuestro país que muchas de ellas, principalmente mujeres, al ser más visibles, acaban en la calle, empujadas al trabajo sexual y ahora, con la situación actual, ni siquiera tienen ese recurso para sobrevivir”. 

Personas migrantes y solicitantes de asilo LGTBI en el CETI de Melilla

AMLEGA (Asociación Melillense de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales), entidad federada de FELGTB, denuncia que la situación de los refugiados en Melilla por motivos de orientación sexual y de identidad de género ya era especialmente vulnerable antes del Covid-19 pero que la situación actual ha agravado los problemas psicológicos previos asociados al historial de LGTBIfobia y a las condiciones de encierro. Y es que se trata de personas que huyen de sus propios compatriotas o incluso familiares tras haber sufrido amenazas y/o agresiones por su orientación sexual y/o identidad de género. 

El presidente de AMLEGA, Rafael Robles Reina, explica que las personas solicitantes de asilo de Melilla se ven obligadas, en la práctica, a permanecer en el CETI (Centros de Estancia Temporal de Inmigrantes) hasta que el Gobierno organiza su traslado a la península. “En el caso del colectivo LGTBI, esta situación se convierte en un doble encierro porque el miedo a encontrarse con las personas de las que huyen y las amenazas de agresión por odio en la ciudad les persuade de salir del Centro, donde se sentían vigilados y seguros hasta que se decretó el estado de alarma”, explica. 

En este sentido, añade que “esta seguridad terminó con el estado de alarma puesto que el hacinamiento en las instalaciones obligó a las autoridades a incluir en los espacios reservados para mantener seguras a las personas LGTBI a personas que no son del colectivo”. “Ya se han producido algunos traslados de personas vulnerables como madres con menores y personas con enfermedades crónicas como VIH, sin embargo, no se está considerando a las personas LGTBI como colectivo vulnerable, ni se ha traslado a la península a nadie del colectivo. Solicitamos que se reinicien los traslados y que en ellos se tenga en cuenta a las personas LGTBI por su propia seguridad”, reivindica. 

#SOSTRANS y la intervención social de SOMOS. Comunicado a 20 de abril de 2020

Hace diez días, a través de un comunicado escueto, la Asociación SOMOS LGTB+ de Aragón, ONG activista de igual a igual, rendía cuentas públicas y analizaba su campaña #SOSTRANS, centrada en las mujeres transexuales trabajadoras del sexo confinadas en sus hogares.

Diez días después de aquellas palabras volvemos a hacer un ejercicio de transparencia para contar en qué estamos, declara Leticia Ojeda, Técnica de Salud Sexual y VIH de SOMOS.

Ojeda declara que dentro de la población LGTBI hay personas más vulnerables que otras porque su disidencia sexogenérica se ve atravesada por otras intersecciones que nunca suman positivamente, sino más bien al contrario, restan, y las hacen más vulnerables. Nos referimos a las personas mayores, las migrantes, sobre todas a aquellas que presentan una situación administrativa irregular, las personas con VIH, las que cuentan con algún tipo de diversidad funcional, las trabajadoras y trabajadores del sexo, la infancia, adolescencia y juventud LGTBI o las personas en situación de sinhogarismo, entre otras.

En esta misma línea, continúa diciendo la portavoz, desde SOMOS, a través del Servicio Integral de Atención a la población LGTBI, sus familiares y entorno de Aragón no paramos de atender a personas durante el confinamiento.

EL SERVICIO INTEGRAL DE ATENCIÓN A LAS PERSONAS LGTBI, SUS FAMILIARES Y ENTORNO DE ARAGÓN

¿Qué servicios te sigue ofreciendo SOMOS durante el confinamiento

Servicio T- Tutorizamos, de ayuda académica para estudiantes desde todos los niveles (secundaria hasta doctorados) y todas las ramas (desde educación hasta ingeniería). 

Servicio Sex-Inform. Atención telefónica y a través de formulario en web y atención presencial en casos necesarios. De manera telemática se siguen atendiendo cuestiones relacionadas con información general sobre el VIH, atención a personas mayores con VIH, asistencia a personas en exclusión social, dudas sobre el VIH y coronavirus y consultas sobre tratamientos del VIH, atención a usuarios de Chemsex e, incluso de manera presencial, pruebas de VIH, VHC y Sífilis en domicilios.

Para las personas migrantes que se encuentran en situación administrativa irregular y no están empadronadas y carecen de tratamiento estamos facilitando su gestión con los servicios de salud de la Comunidad Autónoma para agilizar la gestión de la tarjeta sanitaria para que así entren en la cadena y cuenten con protección.

El Grupo de Ayuda Mutua para personas LGTBI con VIH sigue activo; se está realizando a traves de sesiones de skype y se están enviando los materiales a través de correo electrónico. Se sigue ofreciendo soporte telemático y de manera presencial, en casos especiales. Durante estos días continuamos tramitando todo tipo de ayuda, tarjetas sanitarias e inscripción en los servicios de salud, ya que hay que hacerlo de manera presencial.

Servicio Integral de Atención a las personas LGTBI, sus familiares y entorno de Aragón. Especialmente está centrado estas semanas en lo que tiene que ver con soporte emocional, atención a personas LGTBI en situaciones de vulnerabilidad agravadas por la crisis sanitaria, estamos llevando medicación a domicilio y productos de alimentación, higiene y limpieza a usuarios a su domicilio con las defensas comprometidas para que no rompan el confinamiento y estamos atendiendo a trabajadoras y trabajadores del sexo y a usuarios de drogas por vía intravenosa (UVI).

Se han hecho y se ofrecen acompañamientos a juzgados para declaraciones e interposición de denuncias y todas las atenciones presenciales se están gestionando previa colaboración e información con policía local, guardia civil, policía nacional y delegación del gobierno. 

Campaña #SOSTRANS

A través de las agentes comunitarias que son iguales de SOMOS hemos conseguido contactar con una amplia población de MTTS y se llevó a cabo una captación de fondos que se puso en marcha el día 20 de marzo, de la cual vamos dando cuenta en redes sociales.

Nuestra oficina técnica está facilitando que el Ayuntamiento de Zaragoza conceda ayudas de urgencia a través de los Servicios Sociales. Nuestro papel es facilitar la inscripción de estas personas ya que las lineas están colapsadas y es más fácil gestionarlo desde SOMOS.

A pesar de que seguimos haciendo entrega de alimentos a domicilio, previo estudio en los hogares de las necesidades reales, actualmente El Punto Vihsible, la sede de SOMOS se abre de manera puntual para que las personas acudan a buscar sus bolsas previamente preparadas. 

Seguiremos informando

FELGTB alerta de que la situación de las víctimas de violencia intragénero también se agrava con el confinamiento

Expertas denuncian la desinformación que existe entre los mismos operadores jurídicos sobre este tipo de violencia que se da dentro de las parejas del mismo género

La Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Trans y Bisexuales (FELGTB) alerta de que la situación de las víctimas de violencia intragénero (violencia dentro de parejas de personas del mismo género) también se está agravando con el confinamiento y es que, según explica Begoña Gallego, policía y representante de la entidad miembro de FELGTB, LGTBIpol, “en un mes, me han llegado cuatro casos, los mismos que suelen llegarme en todo un año”.

Según Gallego, esto no significa que se estén dando más casos de violencia intragénero, sino que los existentes solicitan más ayuda a la policía o a las entidades LGTBI porque no tienen la opción de marcharse de casa para evitar las situaciones de riesgo.

Por este motivo, la FELGTB, en colaboración con sus entidades federadas y bajo la supervisión de las fuerzas y cuerpos de seguridad, presta un servicio de atención a través de su Línea Arcoíris (91 360 46 05/ info@felgtb.org) que ofrece alternativas y recursos para ayudar a las víctimas a gestionar la situación. En el caso de SOMOS, el Servicio Integral de Atención a las personas LGTBI, sus familiares y entorno de Argón sigue operativo a través del enlace https://somoslgtb.com/atencion.

“Se trata de un tipo de violencia que muchas veces no se denuncia porque las víctimas temen que las autoridades no entiendan su situación o no se les atiendan correctamente. De hecho, los casos que suelen llegar a la policía lo hacen siempre de la mano de alguna entidad LGTBI”, asegura Gallego.

En este sentido, Charo Alises, abogada asesora de FELGTB, pone de manifiesto que hay mucha desinformación sobre la violencia intragénero entre todos los operadores jurídicos. “Hay ocasiones en los que una agresión intragénero se gestiona como una agresión cualquiera entre dos varones, como una pelea, por ejemplo. Sin embargo, esto no es ni siquiera comparable a cuando la agresión se produce dentro de la pareja y la violencia es parte de un ejercicio de poder que tiene como objetivo dominar y controlar a la víctima”, declara. Por eso, Alises incide en la importancia de la formación para fiscales, policías, miembros de la abogacía, etc.

Sin embargo, recuerda a las víctimas que la violencia intragénero está regulada y que quien la sufre tiene derecho a buscar protección y denunciar los hechos. Para eso, se puede llamar por teléfono a la policía o acudir presencialmente tanto a la comisaría, como al juzgado o a la fiscalía, que permanecen abiertas 24 horas pese al estado de alarma. “Ante una situación de malos tratos se puede salir de casa para denunciar. Además, si se tiene miedo a represalias, se puede pedir una orden de protección en el lugar en el que se presente la denuncia”, asegura la abogada.  

También recomienda acudir al centro de salud y explicar que se está siendo víctima de violencia por parte de la pareja (para que conste en el parte) si se han sufrido lesiones o si la persona que recibe esta violencia se encuentra emocionalmente mal, ya que, en muchos casos, la violencia intragénero no es física sino emocional.

¿Qué es la violencia intragénero?

Según Elena Longares, activista y formadora colaboradora de FELGTB, la violencia intragénero a pesar de no radicar en el machismo, como la violencia de género, y de tener otros orígenes como pueden ser la edad, el estado de salud, el nivel económico, el estado serológico o la situación administrativa, entre otros, “es también una consecuencia de la manera de relacionarnos que nos enseña el sistema patriarcal”. “Esta violencia no nace de la nada, sino que está inspirada por un sistema y ampara muchos tipos de violencia, no solo la física”, asevera.

“Existen muy pocos recursos de atención para las víctimas de este tipo de violencia y muy pocos servicios de apoyo psicoemocional. Las entidades LGTBI los ofrecen, pero alguien que sufre esta situación no debería depender de que en la zona en la que vive haya una asociación, sino que debería de recibir esta atención desde las instituciones públicas”, asegura.

La presidenta de FELGTB, Uge Sangil, explica que la violencia intragénero, al igual que la violencia de género, comienza con comportamientos restrictivos y controladores disfrazados de pautas de cuidado pero que van reduciendo la autoestima, la seguridad, y la independencia de la persona maltratada. “En la violencia intragénero, además de los celos, el control de horarios, de las amistades, etc. la persona agresora reproduce argumentos homófobos que se valen de la propia homofobia interiorizada de la víctima con mensajes tipo “a las personas LGTBI no nos quieren en ningún sitio, así que más te vale quedarte conmigo”, afirma.

“Las expresiones de violencia van escalando desde la agresión psicológica hasta las agresiones verbales y a las físicas de menor a mayor gravedad. Durante este tiempo, la víctima experimenta una pérdida de referencias y de autoestima de manera que le es difícil entender el significado y la trascendencia del proceso en el que está inmersa y el riesgo que corre”, añade Sangil.

Hoy, martes 14 de abril a las 19.00 horas, Charo Alises y Elena Longares ofrecerán un directo a través del instragram de FELGTB para aportar más información sobre la violencia intragénero.