Casi un tercio de los países de la Unión Europea no trata como enfermas a las personas trans

Países como Portugal, Dinamarca o Irlanda no exigen diagnósticos médicos ni hormonación a las personas trans para poder ver reconocida su identidad.

España sigue exigiendo el diagnóstico de una enfermedad mental, la disforia de género, para que estas personas puedan cambiar su documentación oficial.

SOMOS, de la mano de la Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Trans y Bisexuales (FELGTB) informa, con motivo del Día de la Memoria Trans (20 de noviembre), que casi un tercio de los países de la Unión Europea ya no trata a las personas trans como enfermas en sus ordenamientos jurídicos, tal y como recomiendan la Unión Europea (UE) y la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Así, ocho de los 27 países de la UE no exigen diagnósticos médicos, ni hormonación, a este colectivo para poder ver reconocida su identidad: Dinamarca, Grecia, Irlanda, Luxemburgo, Portugal, Malta, Bélgica y Francia.  

Además, fuera de la Unión Europea nueve países reconocen el derecho de autodeterminación, condición indispensable para garantizar los derechos humanos de las personas trans según los Principios de Yogyakarta de las Naciones Unidas. Estos países son: Noruega, Costa Rica, México, Argentina, Brasil, Colombia, Ecuador, Uruguay y Chile.

Por otra parte, también hay otros nueve países (Australia, Brasil, Canadá, Dinamarca, Argentina, Malta, Pakistán, Alemania y el estado de California en EEUU) que reconocen una tercera opción del género para las personas no binarias.

SOMOS y FELGTB recuerdan que Naciones Unidas insta a los estados a tomar “las medidas legislativas, administrativas y de cualquier otra índole que sean necesarias para respetar plenamente y reconocer legalmente el derecho de cada persona a la identidad de género que ella defina para sí”; la Comisión Europea promueve la autodeterminación trans como parte de su estrategia para igualdad LGTBI 2020-2025 y la OMS ha dejado de considerar la transexualidad una enfermedad mental.

Sin embargo, tal y como expone la presidenta de la FELGTB, Uge Sangil, “España no ha actualizado su legislación y sigue exigiendo el diagnóstico de una enfermedad mental, la disforia de género, para que estas personas vean reconocida su identidad a nivel social y legal y puedan cambiar su documentación oficial”.

Sangil explica que, “aunque España encabezó el ranking de países más respetuosos con los derechos del colectivo LGTBI de ILGA tras la aprobación del matrimonio igualitario, en 2019, dejó de estar ni siquiera entre los 10 primeros. No porque haya habido retrocesos sino porque el resto de países han ido actualizando sus legislaciones atendiendo a las directrices de los organismos internacionales en materia de identidad de género”.

Así, asevera que “nos estamos quedando atrás y lo peor es que son las personas más vulnerables de la sociedad, las personas trans, a las que una sociedad democrática como la nuestra está dejando atrás”.  “Las personas trans somos un colectivo minoritario, menos del 0,1% de la población, pero ya existimos, ya somos hombres, mujeres y personas no binarias que viven en esta sociedad, pero sin ningún tipo de derecho reconocido por la ley”, asegura.

“El reconocimiento de nuestra identidad a nivel legislativo sin tutelaje y sin un diagnóstico médico que nos siga presentando como enfermas, la base para que las personas trans seamos también reconocidas, respetadas y valoradas a nivel social. Sería el primer paso para combatir el rechazo que el mercado laboral tiene a día de hoy hacia este colectivo y para reducir el acoso escolar y el resto de violencias que sufrimos”, defiende Sangil.

En este sentido, Alex Bixquert, coordinador del grupo Trans de FELGTB, añade que, además del derecho de autodeterminación, la ley debe de incluir medidas de protección social. “El hecho de ser un colectivo en riesgo de exclusión social y que sufre una extrema violencia nos deja en una situación muy vulnerable”, asegura.

Por eso, según reivindica, “urge la aprobación de la Ley Integral Trans y de Igualdad LGTBI que incluye medidas antidiscriminatorias y que facilitan la inclusión social”. “Hay una persona trans por cada 1.000 habitantes y, en España, ha habido dos mujeres trans asesinadas por transfobia en 2020. Además, según el Observatorio de Personas Trans Asesinadas (TMM), desde 2008, 3.664 personas trans han perdido la vida de forma violenta en 75 países. Necesitamos esta ley para garantizar nuestros derechos humanos, encontrar protección frente a todas las violencias que sufrimos y dejar de ser personas de segunda ante la ley”, manifiesta. 

“Las personas trans merecemos ser iguales ante la ley”

Así lo declararon FELGTB y Fundación Triángulo durante el encuentro Voces Trans en el que más de 35 voces trans debatieron sobre sus derechos ante unas 300 personas

Representantes de la Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Trans y Bisexuales (FELGTB) y Fundación Triángulo declararon, durante la celebración del encuentro Voces Trans, que las personas trans merecen ser iguales ante la ley. Así, reivindicaron que “las personas trans deberíamos tener el mismo reconocimiento en nuestro ordenamiento jurídico que cualquier otra persona y que, sea cual sea nuestra identidad de género, debemos disfrutar de los mismos derechos que el resto de la ciudadanía en plena igualdad”. “Antes de ser trans, somos personas y detrás de nuestros derechos, están nuestras vidas”, declararon Uge Sangil, presidenta de FELGTB y Alaine Martínez, representante de Fundación Triángulo.

Así se expresaron durante su intervención en esta conferencia política organizada por FELGTB y Fundación Triángulo en la que más de 35 voces trans de más de una veintena de organizaciones se reunieron antes unas 300 personas para debatir sobre sus derechos y denunciar la desigualdad que sufren ante la legislación española. Y es que, entre otros aspectos, la legislación actual exige a las personas trans unos tratamientos y unas pruebas médicas para probar su identidad que no se le piden al resto de la población.

Así, Marcos Ventura, activista del Colectivo Gamá, explicó que, por mandato constitucional, las personas trans están protegidas. “La problemática reside en la aplicación de estos principios fundamentales por parte del ordenamiento jurídico que sigue influenciado por la transfobia social y los prejuicios”, aseguró.  

Así, recordó que, en 2018, una resolución del Tribunal Supremo sentó jurisprudencia al permitir que un menor trans pudiera cambiar su género registral apelando al derecho fundamental del desarrollo de la personalidad y a otros derechos humanos. “Estas resoluciones asientan nuestra protección jurídica, pero nos falta una ley que reconozca nuestra realidad para que nuestro día a día no dependa de resoluciones judiciales”, defendió.

Por este motivo, a través de esta conferencia política, FELGTB y Fundación Triángulo reivindicaron la aprobación urgente de la Ley Integral Trans y de Igualdad Social y No Discriminación de las personas LGTBI, una ley estatal que garantizará el Principio de Igualdad y no discriminación por razón de orientación sexual, identidad de género, expresión de género y características sexuales, así como el derecho de autodeterminación de las personas trans.

Despatologización y derecho de autodeterminación

Durante el encuentro, se denunció que la mayor discriminación actual que sufren las personas trans es que siguen siendo consideradas enfermas mentales por la ley española, pese a la que la Organización Mundial de la Salud dejó de hacerlo en 2018. Así, se puso de manifiesto que, si la OMS está dando pasos hacia la despatologización, eso tiene que conllevar pasos hacia la autodeterminación.

Tal y como evidenció la activista Carla Antonelli, diputada del Partido Socialista (PSOE) en la Asamblea de Madrid, “la lucha por el derecho de autodeterminación es la lucha por la emancipación, que es la misma que siempre ha tenido el movimiento feminista.  Se ha luchado para que las mujeres seamos autónomas y tomemos nuestras propias decisiones sin depender de los padres o los maridos. En este caso, luchamos para que las personas trans no tengamos que depender de los médicos o de los jueces”.

En este sentido, aclaró que “despatologización” no significa “desmedicalización” “porque las personas trans vamos a seguir requiriendo de un acompañamiento de los servicios de salud y no significa que tengamos que perder el derecho a acceder a esos recursos”. Así, Lina Mulero de Trans*forma la salut & Trànsit añadió que “la salud tiene que ser integral y desde una perspectiva de acompañamiento, no de tutela médica”.

Y es que, tal y como declaró Alex Bixquert, coordinador del Grupo Trans de FELGTB, “lo que pedimos es que se deje de diagnosticar el género. Que otra persona tenga autoridad sobre ti para decidir quién eres es una violación absoluta de nuestros derechos humanos”, explica. “Además, este diagnóstico se realiza partiendo de una concepción muy rígida de los roles de género, con la que también es muy crítica el feminismo”, asegura.

Referencias internacionales que reconocen el derecho de autodeterminación

El encuentro contó con representantes de organizaciones a nivel internacional que explicaron que, en algunos países en los que ya existen leyes que garantizan el derecho de autodeterminación, como en el caso de Dinamarca, se siguen produciendo reformas en la legislación para seguir mejorándola y continuar avanzando.  

Según Cianán B. Russell, representante de ILGA, “esto indica que la ley es efectiva y que esos miedos que había por la despatologización son infundados. La experiencia demuestra, y el legislador reconoce, que no eran ciertos y que, por tanto, se puede seguir avanzando para combatir las discriminaciones que sufren personas trans”.

Asimismo, participaron representantes de Chile, Argentina y Colombia que explicaron cómo en sus países también ya está reconocido por ley el derecho de autodeterminación y que, aunque siempre se miraba a Europa en materia de derechos, ahora son legislaciones más avanzadas que la española.

Sin embargo, los representantes internacionales insistieron en que, además de tener una ley, hay que seguir sensibilizando para que la sociedad conozca y entienda las realidades trans y se eliminen las discriminaciones y violencias motivadas por la transfobia. En el caso de Colombia, tal y como explicó Alan Moreno, de la organización Trans latinos, “muchas personas siguen huyendo pese a tener una buena legislación porque viven en un estado violento que sigue matando a las personas trans”.

Por otra parte, Marcela Romero, representante de la Federación Argentina LGBT, explicó que, en Argentina, “una vez conseguida la ley trans, no se pudo ejecutar porque se argumentaba falta de presupuesto”, problema similar a lo que sucede con muchas de las legislaciones LGTBI y trans autonómicas en España. “El hecho de tener una ley no implica el final de la lucha”, aseguró, pero sí “una herramienta que puede servir como escudo a las personas trans para luchar y empoderarse”, defiende la presidenta de FELGTB, Uge Sangil

SOMOS, en colaboración con el Gobierno de Aragón, abren plazo para inscribirse al Seminario de formación y sensibilización sobre Derechos Humanos, LGTBIfobia, Discriminación y Delitos de Odio

El Seminario, de diez horas de duración, que cuenta en su equipo docente con una plantilla de reconocido prestigio en la materia, será impartido de manera telemática a un coste de cero euros la inscripción.

La Asociación SOMOS LGTB+ de Aragón, ONG activista de igual a igual, en colaboración con la Dirección General de Igualdad y Familias, de la Consejería de Ciudadanía y Derechos Sociales del Gobierno de Aragón. impartirán los días 23, 24 y 25 de noviembre un Seminario en el cual se abordarán cuestiones fundamentales no sólo para las personas LGTBI sino también para el funcionariado, las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado o el personal técnico de las organizaciones del tercer sector como son

1. Discriminación en relación con la diversidad afectivo-sexual, de género y familiar. Interseccionalidades.
2. El acompañamiento desde las organizaciones LGTBI – I. Las personas trans.
3. El acompañamiento desde las organizaciones LGTBI – II. El papel de los Observatorios contra la LGTBIfobia.
4. El papel de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado en los incidentes de odio.
5. Los delitos de odio, el proceso de denuncia y los canales para denunciarlas.

Para acceder a toda la información del Seminario y el formulario de inscripción, puede accederse a través del siguiente link: https://somoslgtb.com/cursoodio2020/