Se publican los resultados del Informe EMIS-2017

Se ha publicado el informe EMIS-2017 (European MSM Internet Survey on Knowledge, Attitudes and Behaviour as to HIV and STIS) con datos de los 10.634 participantes que residen en España.

En España la ejecución del estudio EMIS-2017 se coordinó desde el CEEISCAT, con la colaboración de entidades del tercer sector, la Secretaría del Plan Nacional de Sida (SPNS) del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, y el Centro Nacional de Epidemiología (CNE) del Instituto de Salud Carlos III.

Podéis encontrar el informe en el siguiente enlace.

¡Por las personas trans en Hungría!

El Parlamento de Hungría, ampliamente dominado por las fuerzas de derecha (Unión Cívica, Fidesz) y ultraderecha (Jobbik), ha culminado el primer gran atentado a los derechos LGTBI en la Unión Europea. Por 133 votos a favor y 59 en contra, ha aprobado una ley completa recogiendo varios aspectos para la lucha contra el Coronavirus, conocida como «ómnibus» que incluye la prohibición de que las personas trans e intersexuales puedan modificar legalmente el género que les fue asignado en el momento del nacimiento.

El vice primer ministro húngaro, Zsolt Semjén, había presentado un proyecto de ley que incluía una modificación de la normativa correspondiente al registro civil para impedir que una persona pudiese modificar sus datos registrales, incluyendo el sexo asignado al nacer, en razón de su identidad de género. Se trataba, de hecho, de la primera reforma legislativa tras la asunción, el pasado 30 de marzo, de poderes extraordinarios por parte del primer ministro Viktor Orbán con la excusa de la crisis producida por el coronavirus. Un movimiento que contó con el visto bueno de la Asamblea Nacional húngara, un parlamento unicameral en el que el partido de Orbán (Fidesz) y sus aliados cuentan con una más que cómoda mayoría absoluta.

Tan solo un día después, coincidiendo con la celebración del Día de la Visibilidad Trans, el vice primer ministro presentó un proyecto de ley de amplio espectro, con reformas que afectan a todo tipo de materias. Entre ellas, en la sección 33, aparece una modificación de las leyes del registro civil para anular la posibilidad de cambiar el género asignado en los archivos registrales. Un movimiento que tenía lugar tan solo dos años después de que entrara en vigor la norma que permitía el cambio del género en los datos registrales y que permitía a la ciudadanía húngara adaptar sus datos legales a su identidad de género, para lo cual necesitaban un informe médico, pero sin estar obligados a acreditar que se han sometido a tratamiento hormonal o cirugía de reasignación.

En este sentido, se trataba de un marco jurídico más avanzado que, por ejemplo, el vigente en España, que sí marca como norma (con solo unas pocas excepciones) la necesidad de un tratamiento hormonal.

Finalmente, este 19 de mayo, solo dos días después de la conmemoración del Día Internacional contra la LGTBIfobia, la Asamblea Nacional de Hungría ha aprobado la ley que incluye, entre otras medidas, la sección 33.

Según un comunicado de condena hecho público por las organizaciones ILGA Europa, IGLYO, Transgender Europe y OII Europe (Organisation Intersex International Europe) lo ha hecho por 133 votos a favor (precisamente los que reúnen el Fidesz y sus aliados del Partido Popular Demócrata Cristiano) y 57 en contra.

PARA MÁS INFORMACIÓN, CLICK EN LA IMAGEN

Las personas LGTBI sufren en esta crisis niveles más altos de violencia, exclusión y privación de derechos debido al estigma, la discriminación y la criminalización de su realidad

Organismos internacionales alertan de la situación de vulnerabilidad de las personas LGTBI ante la crisis del COVID-19

La situación de confinamiento y de privación temporal de libertades agrava discriminaciones ya existentes en el colectivo a nivel global

El 17 de mayo de hace 30 años la Asamblea General de la Organización Mundial de la Salud (OMS) eliminó la homosexualidad de la lista de enfermedades mentales y desde ese 17 de mayo de 1990 se conmemora en todo el mundo el Día contra la LGTBIfobia.

Tres décadas después, organizaciones referentes de derechos humanos como OutRight Accion Internacional, ILGA o FELGTB alertan de la situación de especial vulnerabilidad en la que se encuentran muchas personas LGTBI como consecuencia de la crisis de la pandemia provocada por la COVID-19 ya que el confinamiento y la privación temporal de libertad ha agravado considerablemente unas discriminaciones ya existentes.

Además, las entidades ponen de manifiesto que los altos niveles de estigmatización y discriminación de los servicios de salud han apartado a las personas trans e intersex de los sistemas sanitarios durante años, lo que puede generar retrasos a la hora de buscar atención médica cuando se precise. Del mismo modo, alertan sobre las interrupciones en el acceso a determinados tratamientos imprescindibles para las personas LGTBI, como la medicación relacionada con el VIH o la terapia hormonal, que se están produciendo en la actualidad en muchos países como consecuencia del colapso de los sistemas sanitarios por la crisis del COVID-19.

Igualmente, estos organismos denuncian la situación de millones de personas refugiadas LGTBI, incluidas las solicitantes de asilo, que se encuentran en campos de refugiados con condiciones sanitarias e higiénicas propensas a la propagación del virus. Las personas LGTBI que conviven en estos campos se encuentran, además, a menudo sin espacios seguros y expuestas a la LGTBIfobia por la que huyeron de sus países de origen.

Las entidades también muestran su preocupación por los abusos de poder cometidos por determinados estados como Turquía, Polonia, Uganda y Filipinas, donde las primeras investigaciones revelan que se está aprovechando la implantación de medidas para controlar la pandemia para mermar los derechos de la población LGTBI, así como la proliferación de los discursos de odio en países como Ucrania, Kenia, Ghana, Rusia o los Estados Unidos, entre otros, en los que, generalmente, líderes religiosos conservadores, relacionan directamente la crisis sanitaria con las personas LGTBI.

EL DÍA CONTRA LA LGTBIFOBIA EN ARAGÓN

Alberto Barquero, Secretario de Organización de SOMOS, ha declarado que “es precisamente en este momento de crisis sanitaria, social y económica cuando los gobiernos deben mantenerse firmes en el estado de derecho y en la defensa de los derechos humanos porque esta emergencia está agravando la crisis de desigualdad estructural que ya existía antes de la pandemia y está provocando que las personas más vulnerables sufran mayores riesgos; de nada nos sirve en Aragón contar con dos leyes protectoras del colectivo LGTBI y nuestras familias si no están implementadas y no nos sirven como escudo”.

En este mismo sentido, Juan Diego Ramos, Presidente de la ONG activista, comenta que “las personas LGBTI estamos experimentando en la actualidad un mayor aislamiento y una mayor precariedad económica, en muchos casos, derivada de todas aquellas discriminaciones previas que ya existían antes del confinamiento. En muchas ocasiones, la LGTBIfobia ha empujado a muchas personas LGTBI, especialmente a migrantes y trans, a realizar actividades no reguladas, a infravivir con escasos recursos y a sobrevivir con unos niveles de violencia, exclusión, estigma y discriminación enormes”.

En este sentido, desde la Asociación SOMOS han declarado que pese a que este momento está luchando por su propia supervivencia financiera no cejará de trabajar por las personas más vulnerables del colectivo como ha demostrado durante toda la pandemia, estando a pie de calle y readaptándose a las necesidades de sus usuarias y usuarias sino también luchando por la aprobación de una ley estatal que iguale los derechos de las personas LGTBI a los del resto de la población o reivindicando la implementación de las leyes aragonesas 4/2018 y 18/2018, trans y LGTBI, respectivamente.

Así mismo, la entidad LGTBI ha comunicado que seguirá reclamando al Gobierno de Aragón que en días tan señalados como el de hoy se centren en las personas LGTBI y en reforzar a las organizaciones sociales que están implicándose en la atención a las personas más vulnerables durante el confinamiento y el Estado de Alarma.

En palabras de Barquero “ni entendemos, ni compartimos que una institución que se dice responsable se centre un 17M en publicar en redes sociales películas, libros, documentales o canciones relacionadas con las personas LGTBI y deje a un lado a las personas vulnerables en este contexto de tanta dureza; es incomprensible que la DGA ni proponga ni ponga en marcha políticas activas y acciones claras y concretas que alivien el sufrimiento de muchas personas“.