Madrid necesita Orgullo

El Orgullo de Madrid es la fiesta reivindicativa de la diversidad, el respeto, la inclusividad  y la celebración de las diferencias que nos hacen únicos.  Es, sin duda, el mayor evento anual que tiene lugar en la ciudad de Madrid: el que más turistas atrae, el que mayor número de ciudadanía congrega, el que más beneficios reporta (sociales, culturales, económicos…) a esta ciudad.

El Orgullo nace de la necesidad de un colectivo fuertemente estigmatizado por visibilizarse, por dotarse de la autoestima necesaria para vivir y para ser feliz, así como por reivindicar el respeto y la diversidad como valores sociales.  Nace de la exigencia de una sociedad más justa, más libre, más igualitaria. Reivindicación que se hace pacífica y constantemente en el día a día,  pero que durante el Orgullo se multiplica, se vuelve contagiosa y convierte a todo Madrid en una fiesta de la solidaridad y la igualdad. Lo que nace como una manifestación, poco a poco se extiende a una fiesta de cinco días a la que cada año se incorporan miles y miles de participantes.

Una celebración que desde sus orígenes organiza COGAM y a la que se suma posteriormente  la FELGTB para convertirla en manifestación y fiesta estatal en la que confluyen todos los Orgullos previamente celebrados en numerosas localidades. Por último, se unió AEGAL, una organización de emprendedores y empresarios del barrio de Chueca comprometidos con la igualdad.

Año tras año el Orgullo de Madrid, manifestación, fiesta y reivindicación, reivindicación y fiesta, ha ido creciendo. La ciudadanía lo ha ido haciendo suyo;  miles de personas de nuestro país marcan la fecha de su realización en sus agendas como una cita ineludible, pero también otros muchos miles de turistas han situado  Madrid  en el mapa atraídos por sus aires de libertad, por su explosión de colorido, alegría y vitalidad.

Madrid es sinónimo de ciudad abierta, de ciudad respetuosa con la diversidad, de ciudad moderna y democrática. Y esto es así en parte gracias a la imagen internacional que ofrece el Orgullo. Hasta tal punto ha calado esta imagen que ha sido elegida para organizar el World Pride de 2017, un evento multitudinario y grandioso que traerá –con el apoyo inicial firmado por el Ayuntamiento de Madrid-  más beneficios de todo tipo a nuestra ciudad.

Todo esto ahora peligra.

Peligra por unas sanciones, unas multas incorrectas, incompletas, incomprensibles impuestas a las entidades organizadoras y que las dejan en completa indefensión jurídica, multas que tienen un mero afán recaudatorio  e intimidatorio, un afán miope que busca llenar las arcas a corto plazo perdiendo el beneficio a uno más largo.

Estas multas ponen en serio riesgo la continuidad del Orgullo de Madrid y  también  del  World Pride 2017 que el Ayuntamiento apoyó decididamente hace poco más de un año en su selección en Chicago. Ponen en riesgo, por último, la continuidad del indispensable trabajo social  de las entidades sin ánimo de lucro que lo organizan: organizaciones activistas por los derechos LGTB cuyo día a día es el trabajo en la prevención del VIH, colaboran con los centros educativos para la reducción del acoso escolar, trabajan con poblaciones marginadas y vulnerables, implementan programas asistenciales y/o familiares, participan en investigaciones y promueven estudios e informes con universidades, contribuyen al bienestar de miles de personas estigmatizadas por su orientación sexual o su identidad de género…

Demasiado trabajo, demasiada necesidad, demasiadas redes de participación tejidas con tesón y esfuerzo por miles de personas para ser barridos de un plumazo por unas multas incorrectas, intimidatorias  y abusivas.

Por esto, pedimos al Ayuntamiento que reconsidere su posición, que  muestre una posición dialogante y de apoyo activo a unas fiestas que, surgidas de la iniciativa ciudadana, son patrimonio cultural de toda la ciudadanía de Madrid y de España.

Sra. Alcaldesa, Ana Botella, salve el Orgullo. Madrid Necesita Orgullo. Apueste decididamente por la diversidad.

Anuncios