Un documental denuncia el drama de quedarse sin hogar por salir del armario en EEUU

Robert sólo tenía 13 años cuando sus padres le echaron de casa. “Mi familia no me quería cerca, no confiaban en mí por ser gay y eso me hizo sentir avergonzado”, afirma.

Ahora lleva 11 años en la calle. Y no es un caso aislado. Tiffany lleva siete viviendo en un parque de Nueva York. “En nuestras casas no somos libres de ser quienes somos. Soy ese adolescente que se sienta a tu lado en el metro y crees que se está echando una siestecita volviendo del cole. En realidad, eso es lo único que duermo en todo el día”, explica.

Es sólo una de los más de 1.500 jóvenes neoyorquinos que se han quedado sin hogar cuando sus padres descubrieron que eran gays, lesbianas, transexuales. Tantos, que representan casi la mitad de todos los sin techo de Nueva York.

Estas historias ahora se recogen en un documental, que da la voz de alarma. “Es muy fácil decir ‘qué padres más malos’ pero el problema va mucho más allá”. La prueba es que las cifras se repiten. Ese mismo 40% de jovénes homeless gays se da también en Canadá y en Los Ángeles.

La mayoría termina abocado a la droga o a la prostitución. Por eso se ha puesto en marcha una campaña en la que participan artistas como Jamie Foxx o Elton John. Es un grito de denuncia. Un grito de libertad.

Fuente de la noticia

Anuncios