Delitos de odio y discriminación

“No podemos permitir que los delitos de odio que sufrimos el colectivo LGTBI estén normalizados en nuestra sociedad; debemos insistir en la no agresión, por un lado, y en la denuncia, por otro. Entre un 60 y un 80 por ciento de los actos violentos que sufrimos no se denuncian”

Alejandro Sierra. Director del Servicio Aragonés de Atención Integral a la población LGTBI, sus familiares y entorno.

QUÉ ES UN DELITO DE ODIO LGTBIFÓBICO

Cualquier infracción penal, incluyendo infracciones contra las personas y las propiedades, donde la víctima, el local o el objetivo de la infracción se elija por su, real o percibida, conexión, simpatía, filiación, apoyo o pertenencia al colectivo LGTBI.


¿CUÁNDO ERES VÍCTIMA DE UN DELITO DE ODIO?

Si te agreden, amenazan o causan algún daño a ti o a tus cosas o propiedades y lo hacen por tu orientación sexual o por tu identidad de género (o porque creen que eres LGTBI aún no siéndolo) estás siendo víctima de un hecho que se considera delito y que, por esa motivación LGTBIfóbica, se califica como ‘delito de odio’. Lo que motiva a la persona o personas que te atacan es muy importante: la condición de lesbiana, gay, bisexual, trans o aparentar serlo.

CÓMO SE PONE UNA DENUNCIA

1/ DÓNDE INTERPONER LA DENUNCIA

  • En la policía, tanto la Policía Nacional, como la autonómica como la local o municipal, también puedes hacerlo en el cuartel o dependencia de la Guardia Civil. Lo más recomendable, es que lo hagas ante la Policía Nacional.
  • En el Juzgado de Instrucción o en el Juzgado de Paz del lugar donde vives, es decir, donde vive la persona víctima de la agresión.
  • En la oficina de la Fiscalía, hay una  en cada provincia y es la institución que se encarga de perseguir los delitos de odio. Se llama: Fiscal para la Tutela Penal de la Igualdad y contra la Discriminación.

2/ CÓMO SE PRESENTA LA DENUNCIA

  • A hacer la denuncia puedes ir solo o acompañado por aquella persona que te dé más seguridad, también por un abogado o por el miembro de una organización LGTBI de tu localidad.
  • La denuncia puedes realizarla por escrito o de forma verbal, puede hacerlo en persona y también por medio de un representante con un poder especial.
  • Debes firmar la denuncia siempre, pero antes léela atentamente para ver si refleja bien lo que has denunciado y que queda clara la motivación de quien te ha agredido, es decir que lo ha hecho porque eres una persona LGTBI.
  • No es necesario que la denuncia  se dirija contra una persona determinada con nombre y apellidos, aunque si sospechas quién es puedes decirlo para que aparezca esa sospecha en la denuncia.
  • Tampoco es necesaria la intervención de abogado o procurador, ni  tampoco que tengas que poner ninguna fianza.
  • Si haces la denuncia verbalmente, se extenderá un acta en forma de declaración que será firmada por ti  y por el funcionario o autoridad que tome la declaración. En el acta debe hacerse constar tus datos personales como denunciante.
  • Te  entregarán una copia de la denuncia o, en su caso, un resguardo de haberla presentado, si no se te  dan copia o resguardo,  puedes solicitarlo. No puedes apartarte de lo manifestado en la  denuncia.
  • Una vez hagas la denuncia, se procederá a comprobar los hechos que has denunciado y su veracidad.

3/ CONTENIDO DE LA DENUNCIA

Tanto en la denuncia verbal como en la escrita es muy importante hacer una descripción lo más exacta y pormenorizada posible sobre lo qué ha pasado, de los hechos. También es importante dar todos los detalles que se conozcan y se recuerden como pueden ser direcciones, datos de sospechosos, testigos, etc.

Cuando estamos ante un delito de odio, además de describir de la forma más detallada posible los hechos, es muy importante que hagas constar los siguientes extremos:

a) Que tienes  la convicción de que te han agredido/humillado/amenazado por tu orientación sexual  identidad de género.

b) Que  el único motivo por el que te han agredido/ humillado/ amenazado es ese orientación sexual o nuestra identidad de género, y que tienes la seguridad de que no existe ninguna otra causa para la agresión.

c) Es bueno que reproduzcas y digas las palabras, frases o insultos sobre tu orientación sexual o identidad de género que te hayan dicho quienes te han agredido/ humillado/ amenazado.

d) Su aspecto físico y su indumentaria también es muy importante: si llevaba ropa, complementos, estandartes, tatuajes o cualquier tipo de simbología propia de grupos ultra, de partidos políticos, de equipos de fútbol, .

e) Si el lugar de comisión del delito es un lugar que es frecuentado por personas LGTBI.

f) Si cuando se cometió el delito tú llevabas algún signo distintivo del colectivo LGTBI (banderas, pulseras, colgantes…)

g) Si el delito se cometió en una fecha señalada para el colectivo LGTBI o que se celebraba algún acto o reunión (por ejemplo, el Día del Orgullo LGTBI)

h) Si eres  activistas en una asociación LGTBI.

i) Si en los días anteriores hubo algún tipo de declaración pública de alguien relevante contra las personas LGTBI.

En el caso de que se te haya olvidado contar algo que consideres importante, no te preocupes, cuando la denuncia pase al juzgado, allí podrás ampliarla.

4/ DOCUMENTOS QUE APORTAR CON LA DENUNCIA

Puedes aportar con la denuncia todos aquellos documentos que apoyen los hechos que has contado (partes médicos, psicológicos, fotografías, capturas de pantalla, etc.) así como grabaciones de audio y video. En los casos de ciberodio hay que aportar las capturas de pantalla donde aparecen los textos vejatorios y/o amenazantes, los llamados “pantallazos”, así como los archivos informáticos que contengan la información acreditativa del acoso a través de las redes.

5/ TESTIGOS DE LOS HECHOS

En el momento de interponer denuncia es muy importante hacer mención de aquellas personas que pudieron ser testigos presenciales de esos hechos aportando sus datos personas y vías de contacto, en el caso de que lo sepas. En este sentido, cuando pasen los hechos debes recordar el pedirles esos datos que luego tendrás que aportar en la denuncia.

¿CÓMO PUEDES ACTUAR?

Lo primero que puedes hacer es llamar en ese mismo momento a la policía, contarle lo sucedido y pedirle que acuda al lugar donde estás y dónde se ha producido la agresión. Si acuden con rapidez puede que hasta logren localizar y detener a la persona o grupo de personas que te hayan atacado. Si no lo localizan en ese momento, es momento de que tomen los datos personales de posibles testigos de lo sucedido para tenerlo en cuenta en su atestado policial. Sobre los testigos, recuerda tú también tomar sus datos personales para facilitarlos en la denuncia que hagas. 

En todo caso, llames a la policía o prefieras ir a una comisaría a interponer una denuncia, si tienes algún tipo de lesión, dolencia o no te encuentras emocionalmente bien, debes acudir a un centro de salud u hospital para que te atiendan. Allí es fundamental que hagas saber a los médicos que has sido víctima de una agresión por ser una persona LGTBI para que conste en el parte médico.

Tras acudir al centro de salud o el hospital debes interponer la denuncia en una comisaría. Si en ese momento no te encuentras bien, también puedes hacerlo al día siguiente con más tranquilidad y en compañía de quien tú quieras, es decir, por cualquier persona de tu confianza.

Si tienes dudas sobre el procedimiento, en SOMOS te acompañamos a interponer la denuncia, al centro de salud y te orientamos.

DERECHOS COMO VÍCTIMA DE UN DELITO DE ODIO

Acompañamiento. Recuerda que puedes ir a denunciar y comparecer ante las autoridades en compañía de una persona de tu confianza, la que tú elijas.

Información. Tienes derecho a que te informen: sobre las medidas de asistencia y apoyo disponibles; sobre el procedimiento que has de seguir para solicitarlas; a obtener una copia de la denuncia; a que se respeten tus derechos como víctima y que están recogidos en el estatuto de la Víctima; a solicitar las ayudas que están previstas en la ley; y a recibir la información que exista sobre la causa penal.

Derecho a comprender y a ser entendido/a. Es decir, tienes derecho a que una traducción en tu idioma si lo necesitas para poder estar bien informado y hacerte entender, también tienes derecho a un intérprete de lengua de signos si lo necesitas.

Protección. Puedes solicitar una orden de alejamiento para que la persona que te ha agredido no se acerque a ti así como que se le prohíba comunicarse contigo por cualquier medio.

Asistencia y apoyo. Puedes acudir a las Oficinas de Asistencia a las Víctimas que suelen estar en las sedes de los Juzgados, Tribunales y Fiscalías. Allí  atenderán tus primeras necesidades y te proporcionarán la información que necesites.

Justicia gratuita. Si cumplimos los requisitos legales, puedes pedir abogado/a de oficio para ejercer la acusación particular. Es muy recomendable personarse en el procedimiento con abogado/a para que tus intereses estén debidamente protegidos.

Participación activa en el proceso penal. Puedes personarte en el procedimiento con abogado/a y ejercer la acusación particular. Recuerda: es muy recomendable la asistencia letrada en este tipo de delitos.

Aportar pruebas. Estés o no personado en el procedimiento puedes aportar la spruebas que tengas.

Participación en la ejecución. Tienes derecho a que se  te notifiquen resoluciones como el auto de calificación en tercer grado o el auto de libertad condicional de la persona condenada por un delito de odio cometido contra ti. Además tienes derecho a recurrir esas resoluciones si lo estimas oportuno.

Reembolso de gastos que te haya ocasionado el procedimiento judicial.

Justicia restaurativa. Tienes derechos a obtener una adecuada reparación material y moral por los daños que te ha causado el delito cometido contra ti.

Si has sido víctima de un delito de odio, la denuncia es imprescindible para garantizar tu protección.  Recuerda siempre que lo que no se denuncia no existe y si quieres saber más puedes consultar esta Guía.