#YONOMEOLVIDO Un símbolo que recordar por el 1 de diciembre

Una acción que pide a los partidos políticos españoles que incluyan en sus programas electorales el Proyecto 90-90-90 que impulsa ONUSIDA para 2020, con el objetivo de controlar la infección por el VIH y evitar nuevas infecciones. 

Esta campaña pretende impulsar la puesta en marcha, en España, de las medidas propuestas por la OMS, Organización Mundial de la Salud, y cumplir el Programa de ONUSIDA (objetivos 90-90-90), para controlar la infección y evitar nuevas infecciones. En el último año, ha habido 3.381 nuevos casos en España, estimándose entre 140.000 y 170.000 el total de personas que viven con VIH actualmente en nuestro país.

José Antonio Pérez Molina portavoz de #YONOMEOLVIDO: “El lazo rojo es el protagonista de nuestra acción, porque fue el primer lazo, el primer símbolo de una causa que necesitaba visibilizarse, pero, sobre todo, porque la sociedad española, y en concreto los jóvenes, han olvidado que significa esté símbolo y lo que reivindica.” y añade: “realmente existe un gran desconocimiento de lo que es el VIH y el sida, sus diferencias e incluso se cree que es una enfermedad de otra época. Nada más alejado de la realidad, cada año hay miles de nuevos casos en España”.

#YONOMEOLVIDO, campaña lanzada por GESIDA, SEISIDA, CESIDA, junto a la compañía farmacéutica ViiV Healthcare, busca que España se comprometa con el Programa de ONUSIDA 90-90-90: el 90% de las personas que viven con el VIH sepan que tienen la infección; el 90% de las personas diagnosticadas con el VIH estén en tratamiento con antirretrovirales de forma continuada; y el 90% de las personas tratadas tengan suprimida la multiplicación viral. Además, busca que las personas con VIH tengan una buena calidad de vida.

Un grupo experto multidisciplinar ha trabajado en el proyecto “La infección por el VIH en España: situación actual y propuestas frente a los nuevos desafíos”, avalado por diversas entidades científicas. 

Todos coinciden en afirmar que lograr el fin de la infección por el VIH en España es posible, a través de la incorporación de intervenciones innovadoras en el sistema, y el compromiso político para dar respuestas más diferenciadas, adaptadas y eficientes al problema, cambiando así la trayectoria de la infección por VIH en nuestro país.

“La inversión en I+D y social en la respuesta al VIH y al sida en nuestro país es casi nula, y queremos alzar la voz para que los estamentos políticos se comprometan con ella, y logremos el objetivo de ONUSIDA de acabar con la epidemia del VIH en 2030”, comenta José Antonio Pérez Molina portavoz de #YONOMEOLVIDO.

DATOS sobre la infección por VIH y el sida en ESPAÑA

Durante las últimas décadas hemos vivido un incremento exponencial en el conocimiento de la infección por el VIH, así como el perfil epidemiológico de los pacientes ha ido cambiando. Gracias al mejor conocimiento de la infección y a la mejoría en el tratamiento, la supervivencia de los pacientes ha aumentado de forma muy significativa, pasando de ser una infección con una evolución rápida y con muy mal pronóstico, a una enfermedad crónica. Sin embargo, a pesar de esto, el número de nuevas infecciones en España no ha disminuido significativamente en la última década.

• Se estima que entre 140.000 y 170.000 personas viven con VIH en España.

• Hasta el 30 de junio de 2018 se han notificado 3.381 nuevos diagnósticos y se estima que la tasa es de 8,82 por 100.000 habitantes.

• La mayoría de los nuevos casos se dan en hombres (84,6 %) y la media de edad se sitúa en los 35 años.

• El 47,8 % de los nuevos diagnósticos se realizó de forma tardía.

• Desde el inicio de la epidemia hace décadas en España se han registrado un total de 87.369 casos de sida.

• Se estima que en el último año se han diagnosticado 571 casos de sida.

• La tasa de sida es de alrededor de 2 casos por 100.000 habitantes.

• El 79,1 % de los diagnósticos fueron hombres y la media de edad al diagnóstico fue de 43 años.

Datos de un nuevo Muestreo en Aragón visibilizan un incremento notable del uso de sustancias en contextos sexuales dentro del colectivo LGTBI.

La Asociación SOMOS LGTB+ de Aragón acaba de presentar el Muestreo de la realidad del uso de sustancias en contextos sexuales en Aragón 2019. Perfiles, motivaciones y sustancias consumidas.

De los 347 participantes del estudio, el 23.3% afirma utilizar diferentes sustancias en contextos sexuales, siendo el policonsumo una característica común en todos ellos.

La ONG activista ha presentado también el Diccionario para la no estigmatización de las personas LGTBI VIH+ como una herramienta para entender la realidad de las personas LGTBI con VIH y todas sus interseccionalidades.

El ‘Muestreo de la realidad del uso de sustancias en contextos sexuales en Aragón 2019. Perfiles, motivaciones y sustancias consumidasofrece una muestra considerable de un grupo relativamente representativo del colectivo de lesbianas, gais, trans, bisexuales e intersexuales residentes en Aragón. “La importancia de disponer de información sobre modelos de consumo de drogas entre la población LGTBI residente en Aragón”, en palabras de Loren González, co-autor del Muestreo, “requería de cierta agilidad, puesto que el Servicio SexInform de SOMOS, el responsable de la atención a la salud sexual y mental de nuestra organización, estaba detectando de manera clara un aumento del consumo de sustancias no sólo entre usuarios de Chemsex sino entre toda la población LGTBI, pero también un cambio en los consumos y en las tendencias”.

En este sentido, de las 347 respuestas válidamente recibidas, los perfiles de las personas que respondieron al cuestionario fueron múltiples y muy diversos: en identidades de género, orientaciones sexuales, rangos de edad, provincia de residencia, país de origen, situación administrativa, nivel de ingresos y procedencia de los mismos y nivel de estudios, entre otros muy interesantes.  

En palabras de González, “ponemos de relieve la diferente forma de consumo de sustancias entre las mujeres que tienen relaciones sexuales con mujeres y la de hombres que tienen relaciones sexuales con hombres, así como también que la edad no es determinante para el uso de sustancias sino para el tipo de sustancias consumidas; son las variables “género” y “edad” las que más nos han sorprendido en este Muestreo”.

Alejandro Sierra, Director del Servicio Integral de Atención a la población LGTBI, sus familiares y entorno de Aragón y co-autor del Muestreo, afirma que “hemos podido comprobar a través de los datos aportados por las personas participantes del Muestreo que, de manera general, quienes consumen sustancias en contextos sexuales tienen una mayor prevalencia de conductas sexuales de riesgo y tienen un perfil muy diferente al de los slam- users. Motivo por el que consideramos que no es un fenómeno que deba ser visto y analizado desde el punto de vista de la intervención en drogodependencias, sino desde una perspectiva de atención en salud sexual, porque en muchas ocasiones la LGTBIfobia y la serofobia interiorizadas juegan un papel fundamental”.

En este sentido, la organización informa de que las sustancias más consumidas son el alcohol, el tabaco, los barbitúricos sin receta y el cannabis o la marihuana, en este orden, si bien, varían cuando hablamos de su uso en contextos sexuales y entre contextos sexuales entre sí. En contextos sexuales no identificados como Chemsex, el grado de consumo de diferentes sustancias varía considerablemente, siendo de más a menos utilizadas, las siguientes: Popper, Cocaína, Speed, MDMA (Cristal), Ketamina, Viagra, Mefedrona, GHB y GBH, pastillas de éxtasis, éxtasis líquido, Heroína y Crack. En contextos sexuales identificados como Chemsex, en sentido estricto, el grado de consumo de diferentes sustancias  difiere, siendo de más a menos utilizadas, la cocaína, mefedrona, viagra, ketamina, popper, GBH y GHB, éxtasis líquido, speed, MDMA (Cristal) y heroína.

Obtener más placer e intensificar y prolongar las relaciones sexuales es”, según la Asociación SOMOS, “uno de los objetivos claros que muestran todos los indicadores del Muestreo, pero también indican los datos que los espacios de Chemsex son seguros para muchas personas, en especial para aquellos hombres cisexuales gais o bisexuales VIH+ que mantienen relaciones sexuales con otros hombres cisexuales gais o bisexuales VIH+”.

Para Juan Diego Ramos, portavoz de salud sexual, mental y VIH y Presidente de SOMOS, “la serofobia y la discriminación asociada al VIH provoca una merma de la autoestima que hace que en muchas ocasiones se busque a iguales para ser libres, sexualmente hablando, por ello, de manera paralela al Muestreo, hemos presentado también un ‘Diccionario para la no estigmatización de las personas LGTBI VIH+ que sirva como herramienta para entender la realidad de las personas LGTBI con VIH y todas sus interseccionalidades”.

Ambos documentos son de acceso libre y gratuito y pueden descargarse en la página web http://somoslgtb.com.

Historia, Lucha, Memoria y #Batallaalaintolerancia

SOMOS, como entidad miembro de CESIDA, la Coordinadora Estatal de VIH y Sida, recuerda un año después de su lanzamiento la campaña #Batallaalaintolerancia, con Arkano, para combatir la intolerancia que sufren las personas con VIH.

Arkano, reconocido como uno de los mejores raperos españoles, compuso hace poco más de un año un tema para la campaña “Batalla a la Intolerancia” de CESIDA. La Coordinadora Estatal quiso contar con el artista por la implicación del mismo en asuntos sociales y por su actitud crítica ante los mismos.

El hashtag  #Batallaalaintolerancia recoge la esencia de esta campaña que quiere sensibilizar a la población sobre el estigma y la discriminación que las personas con VIH sufren de manera cotidiana. La letra de Arkano muestra las batallas diarias que lidian estas personas cuando quieren acceder a los Cuerpos de Seguridad del estado, pedir una hipoteca, acceder a una residencia o ir al dentista.

Ramón Espacio, presidente de CESIDA, explicó ya en su día que el estigma asociado a esta enfermedad tiene como consecuencia que muchas personas con VIH vivan la situación desde la soledad y el aislamiento. “Por eso son importantes campañas como esta que difunden el mensaje de que una persona con VIH en tratamiento y con carga viral indetectable no transmite la infección, incluso manteniendo relaciones sexuales sin preservativo”, expone Ramón.

Leticia Ojeda, Portavoz de Salud Sexual y VIH de SOMOS, comenta que “Aunque las personas con VIH son titulares de todos los derechos que se reconocen en el sistema jurídico español, siguen enfrentándose a numerosas barreras: institucionales, legales, por protocolos internos, y actitudinales”.

Un caso habitual de discriminación que retrata Arkano en su letra es cuando una persona con VIH intenta contratar un servicio privado, como puede ser un servicio médico, estético o dental. “Si asocian VIH al lenguaje de los vicios, pues la verdadera epidemia es la de los prejuicios. Si yo he sido capaz de asimilarlo, ¿por qué algún médico no está en la misma situación?”, recita Arkano la canción.

En muchas ocasiones las personas con VIH son las últimas en ser atendidas por las falsas creencias que siguen asociadas al riesgo de transmisión del VIH. “El hecho de atender en último lugar a una persona con VIH en el dentista o en una implantación capilar evidencia la falta de conocimiento de los datos científicos sobre el VIH”, sentencia Ojeda.

Para Juan Diego Ramos, Presidente de SOMOS, “el VIH continúa siendo una de las enfermedades más estigmatizadas en casi todas las culturas del mundo. El prejuicio hacia las personas con VIH puede ser muy severo”, explica Ramos, “y además influye negativamente en la prevención, diagnóstico y tratamiento”.

#BatallaalaIntolerancia” es una campaña valiente y reivindicativa que quiere romper el estigma y la discriminación de las personas con VIH, que les impide vivir en igualdad de condiciones, declaró Ramón Espacio en su presentación en 2018 y, un año después, sigue estando en total actualidad porque, como dijo Espacio en la presentación de la misma «creemos que acabar con estas situaciones es una cuestión de derechos humanos y calidad democrática”.

CESIDA, la Coordinadora Estatal de VIH y Sida representa a más de 120 organizaciones de todo el estado español, y tiene presencia en 17 Comunidades Autónomas, entre ellas en Aragón.