Alcohol

Efectos

El alcohol es un depresor del sistema nervioso central, por lo que disminuye las funciones vitales. Sin embargo los efectos del alcohol dependen en gran medida de la cantidad consumida. En pequeñas cantidades actúa como un estimulante, relajando y produciendo desinhibición (fase de excitación), y en grandes cantidades funciona como un depresor, provocando pesadez, cansancio y pérdida de coordinación (fase anestésica).

Más de 5 gramos de alcohol por litro de sangre provocan la muerte (fase bulbar).

Recuerda que el alcohol frecuentemente exagera el humor en el que alguien se encuentre, por lo que recomendamos que las personas con tendencia a la agresión o a estados de depresión se abstengan de su consumo.

Formas de Consumo

El alcohol se consume por vía oral, a manera de bebida. Después de beberlo pasa al torrente sanguíneo a través del intestino delgado, el estómago y el colon. A los 5 minutos de ingerir la substancia ya puede encontrarse alcohol en la sangre, mientras que la concentración máxima se produce aproximadamente 30 minutos después de ingerirlo. Si consumes alcohol, te recomendamos hacerlo de manera lenta y pausada acompañando la bebida con comida y agua. Esto reduce las posibilidades de que la pases mal.  

Dosis

Una dosis segura de alcohol depende de muchas cosas, como la cantidad de agua que se consuma, el estado físico, el sexo, el tamaño del hígado y la predisposición genética. 

En algunos casos, algunas personas pueden llegar a beber alcohol diariamente, para acompañar comidas o reuniones. Lo importante es no sobrepasar la cantidad que el cuerpo pueda soportar. Si eres hombre, puede haber riesgo al consumir más de 40 mililitros de alcohol diariamente, si eres mujer el consumo de riesgo es aproximadamente de 25 mililitros. Toma en cuenta que una copa de licor puro tiene aproximadamente 20 mililitros de alcohol y una cerveza 10 mililitros. Estas cantidades son para orientar, es importante que cada quien conozca su cuerpo y su tolerancia para poder minimizar los riesgos.

Con esto dicho, recuerda que una persona alcohólica es alguien que ha perdido la capacidad de regular la bebida y por lo tanto su estado de intoxicación; y no solamente se pierde la capacidad de control, puesto que el cuerpo genera una cierta dependencia al alcohol, los síntomas de abstinencia se presentan después de algunas horas sin haber bebido, por lo que se puede decir que la persona llega a necesitar una cierta cantidad de alcohol en su organismo para mantener un funcionamiento interno aparentemente normal.

Riesgos y Contraindicaciones

En dosis bajas, el alcohol es una droga relativamente segura. Sin embargo, esto puede resultar un poco incierto ya que desde las dosis bajas se empiezan a perder las inhibiciones y, por lo tanto, es fácil perder la cuenta de cuánto estás tomando o cuanto querías tomar (hace dos copas). El exceso en el consumo de alcohol es la sexta  causa de muerte en el mundo. Existen muchos riesgos al consumir alcohol en exceso, aquí te mencionamos los más importantes:

INTOXICACIÓN

Se origina por el consumo desmedido de alcohol. Si mezclas muchos tipos de alcohol, si bebes demasiado rápido, si estás muy deshidratadx o si tu hígado tiene un malfuncionamiento, corres el riesgo de intoxicarte, perdiendo la conciencia e incluso corriendo el riesgo de morir por paro cardiorrespiratorio. Si te sientes mareadx y presentas vómitos suspende el consumo de alcohol e hidrátate de inmediato. A este nivel de saturación también se le conoce como congestión alcohólica y puede ser letal sin una intervención médica o al menos de primeros auxilios y un lavado estomacal.

ALCOHOLISMO

El consumo excesivo y prolongado de alcohol genera el trastorno conocido como alcoholismo. Una persona se considera adicta al alcohol cuando le es necesario consumirlo para sentirse bien, y al dejar el consumo experimentará el síndrome de abstinencia, con temblores, dolores de cabeza y vómitos. Si te gusta beber diariamente, te recomendamos que lo hagas en cantidades muy bajas o puedes desarrollar enfermedades hepáticas y digestivas. Ten cuidado, las personas con problemas de alcoholismo pueden tener graves y constantes problemas de salud, además de afectar notoriamente su capacidad de sociabilizar normalmente, degradando sus relaciones personales y ocasionando actitudes depresivas, solitarias y/o agresivas.

INTEGRIDAD FÍSICA

Cuando bebes alcohol se te altera la coordinación y el carácter. Puedes tener actitudes de agresividad, impulsividad y no calcular los riesgos. Las muertes por accidentes automovilísticos bajo los efectos del alcohol representan una de las principales causas de muertes en el mundo y es la segunda causa de muerte en personas jóvenes. Es necesario que conozcamos bien cuáles son nuestras capacidades y cuáles nuestras limitaciones. Al beber alcohol siempre debemos evitar tomar decisiones que puedan ocasionar daño a  ti o a otras personas.

CALIDAD DE VIDA

El alcohol puede deteriorar la calidad de vida de quienes lo consumen en exceso. Aunque en bajas cantidades es una “droga social”, en cantidades altas suele funcionar del modo contrario, haciéndolo una “droga antisocial”, generando conflictos laborales, familiares, con amigxs y parejas estables y/o sexuales. Es importante nunca permitir que el alcohol o cualquier otra droga se tornen destructivos para nuestras vidas.  

Reducción de riesgos

Al beber alcohol, hazlo lentamente y en pocas cantidades. Los efectos del alcohol son mucho más seguros y placenteros cuando no hay abuso.

Si estas bebiendo no es necesario que consumas más drogas. Esto solo generará mayor estrés para el organismo que generalmente resulta en algún tipo de daño hepático y por supuesto, una mayor resaca. Además consumir una copa y una pastilla, sea que contenga un estimulante o un depresor, multiplica sus efectos, siendo equivalente a tomar una doble dosis de cada sustancia y es extremadamente peligroso al no se tener claro cuál es el contenido de la pastilla (o polvo, o cristal, o líquido consumido) y la dosis que contiene

Mantente hidratadx. El agua disminuye el daño al hígado y evita riesgos de deshidratación e intoxicación alcohólica. Procura no beber más de un litro de agua por hora o puedes tener un malfuncionamiento hepático. Como mencionamos antes, es una buena medida el tratar de tomar un vaso de agua por cada cerveza o copa que consumas, con lo que se evita la deshidratación, y disminuyes las probabilidades de padecer resaca.

Es de suma importancia no manejar ningún tipo de vehículos o maquinaria en estado de ebriedad.

No bebas alcohol con el estómago vacío. Intenta incluso comer antes y durante el tiempo que estés bebiendo.

No combines diferentes tipos de alcohol, pues es más difícil distinguir la cantidad que estás consumiendo, lo que incrementa el riesgo de intoxicación. Además los diferentes tipos de alcohol contienen diferentes cantidades de componentes llamados congéneres. Las bebidas que contienen altas cantidades de congéneres pueden incrementar los síntomas de la resaca. Las bebidas transparentes como el vodka, ginebra, y el vino blanco contienen menos congéneres que las bebidas más oscuras como el brandy, whisky, ron, y el vino tinto. Mezclar los congéneres puede incrementar la irritación estomacal.

No te recomendamos que consumas alcohol en estados de ánimo de agresividad o tristeza. El alcohol no combina bien con actitudes iracundas o autodestructivas.

Si algún amigx o conocidx manifiesta síntomas de intoxicación y pierde la conciencia, acuéstalx de lado para evitar que se ahogue si llega a vomitar y no temas llamar a una ambulancia o llevarlx a un hospital. Siendo el alcohol una droga legal, no hay mucha posibilidad de que te metas en problemas.. Puede ser cuestión de vida o muerte.

No tomes decisiones impulsivas. No te involucres en peleas, no tomes otras sustancias y recuerda usar condón al tener relaciones sexuales. El 30% o 40% de las relaciones sexuales sin protección suceden bajo les efectos del alcohol, los efectos del alcohol pueden llevar a situaciones de alto riesgo con una o múltiples parejas, es importante siempre estar preparadxs y llevar condones contigo y de ser posible lubricante, ya que como depresor, el alcohol disminuye la sensibilidad por lo que el sexo se puede tornar agitado o violento. El condón es el medio más efectivo de prevenir embarazos no deseados y la transmisión de infecciones como el VIH y la Hepatitis C.

Recuerda que el alcohol genera tolerancia. Si bebes mucho tendrás que gastar más y hacerle más daño a tu cuerpo para pasarla bien.