Moderada eficacia preventiva de un anillo vaginal microbicida, especialmente entre las participantes más jóvenes

Fuente: HIVandHepatitis / Elaboración propia (gTt).

Se observaron problemas de adhesión entre las participantes más jóvenes

Dos estudios presentados en la  Conferencia sobre Retrovirus e Infecciones Oportunistas (CROI), que está siendo celebrada en Boston (EE UU), han mostrado que el uso de microbicidas basados en anillos vaginales que contendrían el antirretroviral en investigación dapivirina presentaría una eficacia moderada en la prevención de la infección por VIH en mujeres.

Los dos estudios, ASPIRE y RING contaron con la participación de 4.588 mujeres sin VIH de entre 18 y 45 años. Las participantes recibieron atención y seguimiento en 22 centros situados en Sudáfrica, Uganda, Malawi y Zimbabue. El estudio ASPIRE incluyó a 2.269 mujeres y RING contó con la participación de 1.959.

Ambos estudios tenían el mismo diseño: las participantes recibieron un anillo microbicida elaborado con un polímero de silicona diseñado para su inserción en la vagina durante un mes, tras el cual se producía su reemplazo. La mitad de los anillos contenían 25mg del inhibidor de la transcriptasa inversa no análogo de nucleósido (ITINN) dapivirina, un antirretroviral que nunca fue aprobado por su baja absorción por vía oral y quedó relegado a uso experimental como antirretroviral de acción local (la función que juega en ASPIRE y RING).

La adhesión se considera el principal factor externo al dispositivo capaz de condicionar su eficacia. Dado que dapivirina presenta una absorción parcial, se considera que niveles en sangre superiores a 95 pg/mL en el momento de la medición indican que el dispositivo lleva más de 8 horas en el interior de la vagina. Este fue el único tipo de medición de la adhesión durante el estudio, hecho que llevó a los investigadores de ASPIRE a realizar una segunda medición: si los anillos retornados presentaban menos de 23,5mg de dapivirina se consideró que las participantes presentaban buenos niveles de adhesión.   

La mediana de la edad de las participantes de ASPIRE era de 26 años, el 41% estaban casadas y el 85% tenía estudios secundarios. La práctica totalidad tenía una pareja sexual principal, pero el 17% habían tenido más de una pareja sexual en los últimos 3 meses. El 57% manifestaron haber utilizado preservativo en su última relación sexual, el 6% había mantenido relaciones sexuales retribuidas en el último trimestre y el 2% había practicado sexo anal. El 64% de las participantes manifestaron que sus parejas sabían que estaban participando en el estudio. La incidencia anual de embarazos en el grupo de participantes de ASPIRE fue del 3,95%. Por motivos de seguridad, el embarazo suponía la interrupción de la participación en el estudio.

El 85% de las participantes de ASPIRE no abandonaron el estudio, lo que supuso un promedio de seguimiento de 1,6 años. El 39% de las participantes permanecieron más de dos años en el estudio.

En el estudio ASPIRE tuvieron lugar 168 infecciones por VIH: 71 en el grupo con dapivirina y 97 en el grupo con placebo. Ello se traduce en una eficacia preventiva global del 27% (más de una de cada cuatro infecciones fueron evitadas).

Este porcentaje es decepcionantemente bajo, aunque se observó una fuerte relación entre eficacia y edad. Así, entre mujeres de 18-21 años la eficacia preventiva fue muy baja, entre aquellas mayores de 21 fue del 56% y en las mayores de 25 fue del 61%.

Dos centros del estudio ASPIRE fueron finalmente excluidos del análisis por problemas de monitorización y seguimiento, lo que elevó la eficacia preventiva hasta el 37%.

Las pruebas de niveles de dapivirina en sangre fueron satisfactorias en el 82% de las muestras(aunque ello solo indicaría que las mujeres habían llevado el anillo las últimas 8 horas). En el 84% de los anillos retornados, los niveles de dapivirina indicaban un uso consistente o constante del anillo. En el 9% de las muestras de ambos análisis, al emparejarlas, se observaban discordancias(lo cual indicaría un uso no constante y que probablemente el anillo había sido insertado para acudir a las pruebas de seguimiento).

En el estudio se observó que la adhesión aumentó a partir del primer año, lo que podría indicar que el anillo vaginal precisa de un período de adaptación para lograr una adhesión óptima.

En cuanto al estudio RING, todavía no finalizado como sí es el caso de ASPIRE, los datos presentados en la CROI  mostraban una eficacia preventiva global del 31%. En la misma línea de ASPIRE, la eficacia preventiva también aumentó con la edad, aunque no de forma tan marcada. Así, mientras que en ASPIRE la eficacia en mayores de 21 años fue del 56%, en RING fue del 37%.

Las tasas de incidencia de infección por VIH en RING fueron del 8,2% anual en menores de 21 años, del 7,3% anual en mujeres de entre 21 y 25 años y dl 4,3% en el caso de mayores de 25 años. Ello apuntaría a una mayor vulnerabilidad al VIH de las mujeres más jóvenes, como mínimo en el entorno en el que se realizó el estudio.  

Los resultados de los dos estudios, aunque algo decepcionantes, apuntan a que el anillo vaginal con dapivirina podría tener un papel dentro de las nuevas estrategias de prevención, especialmente en entornos –como los evaluados en ASPIRE y RING- donde la incidencia de la infección por VIH es elevada y cualquier reducción de la transmisión del virus puede ser esencial en términos de salud individual y colectiva.

Anuncios