El 2016 arrancó con la primera agresión homófoba tras un 2015 ‘récord’ en delitos de odio

el

La asociación madrileña LGTB+H Arcópoli exige “a todos los partidos políticos una postura firme y unánime contra los delitos de odio”

Fuente de la noticia

violencia-ninezEl 2016 comenzó con alegría y celebraciones para muchos, pero para un joven madrileño arrancó con él como víctima de la primera agresión homófoba de este nuevo año.

Según denunciaron este viernes nuestrxs compis de Arcópoli, sobre las 7:00 de la mañana del día 1 de enero el distrito de Salamanca se despertaba con la primera agresión homófoba del 2016. Concretamente, tras celebrar la llegada del Año Nuevo y mientras intentaba llegar a su casa, un joven tuvo que ver como un grupo de chicos comenzaban a insultarle en el vagón de Metro.

Tras soportar insistentes comentarios como “maricón de mierda” y ya en la calle Narváez esquina con Jorge Juan, le sorprendieron con un fuerte golpe en la espalda. Al volverse para poder mirar a los ojos a aquellos que habían decidido atacarle a traición, la respuesta fue otro fuerte golpe en la cara que acabó con la víctima en el suelo.

Finalmente, los agresores salieron corriendo, demostrando su verdadera valentía, cuando otras personas que pudieron ver lo ocurrido corrieron a socorrer al joven gay.

Tras lo ocurrido, el coordinador de Arcópoli, Yago Blando, ha recordado que “es absolutamente urgente que la Comunidad de Madrid dé una respuesta al gran problema de las agresiones a lesbianas, gais, bisexuales y transexuales en nuestra región”, ya que esta nueva agresión demuestra que la intolerancia no se ha erradicado.

Aunque reconoce que es cierto que se ha “empezado a tramitarse la Ley Integral de Transexualidad” creen que es “urgente aprobar una Ley de Igualdad para personas LGTB que persiga activamente estos ataques que siguen quedando impunes”.

2015, año récord de intolerancia

La asociación ha recordado que, tristemente, el 2015 tendrá el dudoso honor de ser el año más intolerante y homófobo. “Hemos cerrado 2015 con el mayor número de agresiones contabilizadas de la historia, y pocas horas después de comenzar 2016 ya se ha producido una más”, han lamentado.

Un aumento que según ha explicado Blando a ELPLURAL.COM comenzó a percibirse en 2014. Si acudimos a los datos del Ministerio del Interior, aunque hay que recordar que solo recoge las agresiones denunciadas, en 2014, 23 personas sufrieron agresiones homófobas y, a falta de cerrar los resultados, Arcópoli prevé que en 2015 tengamos que hablar de unas 30.

“Desde 2013 a 2014 el ministerio del Interior aseguró que se duplicaron y desde diversas asociaciones hemos podido constatar que en 2015 ha habido más que en 2014 y, cuando lleguen los datos oficiales en unos meses, el resultado va a ser desolador”, ha explicado. 

Por ello, “exigimos a todos los partidos políticos una postura firme y unánime contra los delitos de odio que sufrimos diariamente lesbianas, gais, bisexuales y transexuales: no podemos seguir permitiendo que cada año aumente el número víctimas por LGTBfobia”.

Fomentar la educación y animar a la denuncia

Como en muchas agresiones, en este caso va a ser complicado encontrar a los agresores ya que la víctima no pudo verlos bien. Aun así, Blando lo ha dejado claro: “Estos hechos siempre se tienen que denunciar, al menos para que quede constancia de ellos” pues, si se producen 400 y solo se denuncia 1 ataque “las autoridades no van a hacer nada”.

Por ello, desde la asociación piden que se fomente la educación y los valores de respeto, “que se ataque la homofobia antes de que aparezca”. Pero esta medida solo tendrá su efecto a largo plazo. A corto, el trabajo está en manos del propio Gobierno y de que “haga campañas que animen a denunciar”.

Y es que Blando ha explicado a ELPLURAL.COM que “no se está trabajando bien el problema de cara a que la gente denuncie” y la solución pasa tanto por demostrar que esa es la única salida tras haber sufrido un delito de odio y por una mayor preparación de los agentes de la Policía. “Nos encontramos con que la policía desconoce y no pueden ayudar a denunciar”, ha lamentado Blando.

Anuncios