¿Por qué es importante la salud mental en el paciente VIH positivo?

El virus de inmunodeficiencia humana puede causar más que problemas físicos. Las investigaciones demuestran que las personas que viven con VIH / SIDA (síndrome de inmunodeficiencia adquirida) a menudo padecen trastornos de salud mental, como ansiedad,depresión o manía.

La buena salud mental es esencial para el éxito de su tratamiento contra el virus de inmunodeficiencia humana, pero también para vivir una vida feliz y saludable.

Por lo tanto es importante que usted sepa que estar infectado con el virus de inmunodeficiencia humana puede afectar su salud mental y que hay recursos disponibles para ayudarlo si lo necesita.

VIH Y LA SALUD MENTAL

Antes de comenzar a tomar medicamentos contra el VIH, debe informar a médico si usted ya está usando medicamentos psiquiátricos, porque algunos de ellos pueden interactuar con los medicamentos utilizados contra el VIH. Los medicamentos antirretrovirales pueden hacer que algunos problemas de salud mental (como la depresión) empeoren, así que es importante para su médico conocer esto.

El virus puede afectar su salud mental. Algunas infecciones oportunistas (que ocurren cuando el sistema inmunológico se daña o se debilita por el VIH) pueden afectar al sistema nervioso y puede provocar cambios en el comportamiento y funcionamiento. Algunas enfermedades, como la demencia, pueden ser asociadas a casos avanzados de la enfermedad por el virus de inmunodeficiencia humana.

Por estas razones, es importante hacer una evaluación exhaustiva de su salud mental y su bienestar al momento de iniciar su tratamiento. También es importante ser abierto y honesto con su proveedor de atención médica acerca de los cambios en la forma en que usted está pensando, o cómo se siente acerca de si mismo y de la vida en general.

¿CÓMO PUEDE SABER SI ALGO ESTÁ MAL Y CÓMO PUEDE CONSEGUIR AYUDA?

Casi todas las personas se enfrentan a problemas de salud mental en algún momento de sus vidas. Las principales tensiones -como la muerte de un ser querido, el divorcio, la pérdida de un trabajo, o las mudanzas-, pueden tener un impacto importante en la salud mental. Tener una enfermedad grave, como el VIH, puede ser otra fuente de estrés.

Entonces, ¿cómo saber que es hora de buscar ayuda? A veces, se puede notar un cambio en sí mismo y, a veces, son las personas que le rodean las que notan los cambios. Algunos de los cambios que pueden ser importantes incluyen:

  • Experimentar “ataques de pánico”
  • No encontrar placer en las actividades que normalmente lo hacían feliz
  • Retirarse de la interacción social (alejarse de las personas)
  • Cambio en el funcionamiento de la memoria (olvidar cosas)
  • Dormir demasiado o no poder dormir (insomnio)
  • Sensación de estar “triste” o “vacío” gran parte del tiempo
  • Sentirse culpable por su situación
  • Sentirse cansado todo el tiempo

La depresión es uno de los problemas de salud mental más comunes asociados con el VIH. La depresión puede variar de leve a grave, y los síntomas pueden incluir muchos de los síntomas o comportamientos descritos arriba. Sólo un profesional de salud mental puede diagnosticar con exactitud la depresión e iniciar su tratamiento.

Si usted siente que algo está diferente, extraño o “malo” con su estado de ánimo, lo mejor es buscar la ayuda de un profesional capacitado. Si bien hay algunos signos y síntomas que los médicos utilizan para diagnosticar un trastorno de salud mental, el diagnóstico se basa usualmente en un patrón de conducta y los sentimientos con el tiempo.

Recuerde, cuando hable con su proveedor, usted nunca debe sentirse avergonzado o incómodo de hablar acerca de sus sentimientos. Sus sentimientos son importantes y válidos. Todos los miembros de su equipo de tratamiento deben estar preocupados y respetar sus sentimientos, además deben estar preparados para ofrecer tratamiento o referirlo si es necesario.

Los proveedores de salud mental (psicólogos, terapeutas, médicos psiquiatras, trabajadores sociales y enfermeras en salud mental) pueden utilizar muchas formas de tratamiento, incluyendo medicamentos y / o “terapia hablada”.

¿CÓMO ENCONTRAR EL TRATAMIENTO ADECUADO?

Su médico de cabecera lo puede ayudar a encontrar un tratamiento que se ajuste a sus necesidades. Además, la persona a cargo de su caso, el trabajador social o la enfermera pueden referirlo a un proveedor especializado de salud mental. Una de las partes más difíciles de tener problemas de salud mental es cuando no hay ganas o impulso para buscar un tratamiento o ir a sus citas una vez que se programen.

Si se siente así, pídale a un amigo o miembro de la familia que lo ayude a hacer y mantener sus citas. Al seguir adelante, su proveedor de salud mental puede ayudarlo a sentirse mejor, y puede mejorar las posibilidades de éxito de su tratamiento contra el VIH (virus de inmunodeficiencia humana).

Anuncios