Despedidos de sus trabajos tras una denuncia por comentarios homófobos en Facebook

Los ataques verbales contra la comunidad LGTB en Internet se pagan caros en ocasiones. Seguidores del grupo Enough is Enough–Open Your Mouth contra la homofobia en Facebook descubrieron y denunciaron los comentarios de una joven pareja alemana en la red social llamando a la violencia y el asesinato contra las personas homosexuales. Los denunciantes avisaron también a las dos empresas donde realizaban sus prácticas formativas y ambos han sido despedidos.

A las personas homosexuales hay que matarlas. Es algo asqueroso”. “Llevo mi libro de asesinatos como si fuera Adolf Hitler. Golpeo a niños y gays y me importa una mierda lo que penséis sobre mí. Mi comportamiento me parece digno de celebración”. De esta manera se expresaban Sara K. y su pareja Max H. en un grupo de Facebook con más de 25.000 seguidores, principalmente jóvenes. Lo que probablemente no podían imaginar es que el odio y las amenazas no iban a quedar impunes.

Miembros de Enough is Enough–Open Your Mouth, una comunidad de lucha contra la homofobia en la red social, detectaron los mensajes (la página donde se habían escrito es de acceso público) y avisaron de que iban a denunciar a sus autores, los cuales no se amilanaron. De hecho, tras borrar Facebook el primer post de Sara K., la joven escribió uno más en términos similares. Finalmente los activistas dieron aviso también a las empresas donde ambos se encontraban realizando cursos de formación profesional, de cuidados de personas mayores y venta online respectivamente.

Las reacciones de los empleadores fueron rápidas. “Gracias por la útil información sobre la señora Sara K.  que ignorábamos hasta la fecha. Le comunicamos que la señora K. desde hoy ya no trabaja en nuestra empresa”, un despido motivado por la necesaria “protección y la seguridad de nuestros residentes y empleados”. “Nos distanciamos de todas las expresiones discriminatorias y/o violentas de este tipo”, expresaba la empresa de servicios a personas mayores en la que Sara realizaba sus prácticas. De manera similar, la compañía de distribución online Zalando, que empleaba a su novio Max, anunciaba su relevo por “infracciones contra los valores de la empresa”. El joven había posteado también mensajes de odio xenófobo.

¿Una reacción desproporcionada?

No todo el mundo, dentro de la comunidad LGTB, ha mostrado su conformidad con la iniciativa de Enough is Enough; algunos piensan que esta vez se ha ido demasiado lejos. La discusión ha llegado hasta el SPD, cuyo diputado abiertamente gay Johannes Kahrs declaró que “una persecución por parte de activistas anónimos incluyendo la divulgación de los nombres de los autores[…] no puede ser la respuesta adecuada” a los mensajes de incitación al odio homófobo. El redactor de la página alemana de noticias LGTB queer.de también mostraba su preocupación por las personas que “se toman la justicia por su mano” y dudaba de que los despidos vayan a hacer cambiar de opinión a los jóvenes.

Los administradores de Enough is Enough se han defendido de estas críticas. Consideran que “la responsabilidad de proteger a las personas frente a una incitación a la violencia de este tipo” es más importante que el supuesto derecho al anonimato de los autores de los posts (escritos en cualquier caso, recordamos, en una página pública). Y añaden que el deber de denunciar un delito no está subordinado a las posibles consecuencias para sus autores.

Anuncios