Expulsado del Circuit Festival un gay “que tuvo el mal gusto de tener michelines”

El Circuit Festival lleva unos días llenando Barcelona de dinero de turistas gays. “Hemos venido a Barcelona a pasarlo en grande y lucir nuestros torsos apolíneos”, decía el Adonis un gay de Utah que ha alquilado una habitación con la aplicación Gaybnb. Hoy, sin embargo, se ha producido un hecho polémico: un chico un poco gordito ha sido expulsado del Circuit Festival “por no tener un cuerpo esculpido en mármol y enseñar su carne fofa que ultraja todo el movimiento homosexual”.

El chico, originario de Cornudella de Montsant ha visto como le retiraban los tickets y le impedían asistir a ningún evento del Circuito Festival. Según la organización, “los gays llevamos muchos años luchando por nuestros derechos. Ahora que lo hemos conseguido queremos ser la envidia del resto de la población. Somos los que tenemos más dinero para gastar porque no tenemos cargas, somos los que siempre estamos de fiesta y somos los que nos cuidamos más porque no hay que dedicar a la familia sino que nos podemos cerrar a un gimnasio horas y horas para aumentar el Nuestro índice de follabilitat. Cualquiera que no respete estos tres pilar del Gay Style of Life se puede ir a lo más profundo de los armarios de Ikea más cutre de una ciudad suburbial “, aseguraba Gay Lord, director del Circuit Festival.

La medida no ha exenta de polémica, porque hay muchos gays que no están cachas, son los conocidos osos. El Oso Mayor, el líder escogido por el Colectivo Oso asegura que “condenamos la decisión aunque entendemos que se ha sancionado no que fuera gordito, sino que fuese luciendo el torso como hacen los gays que van por la vida en el estilo Cristiano Ronaldo. Si se hubiera integrado en nuestro grupo no hubiera tenido ningún problema, le damos un chaleco negro y una gorra de policía y ya es uno de los nuestros “. En este sentido, y dado que la mayoría de gays ultracatxes van por Barcelona semidesnudos escandalizando las ancianas y ultrajante los autòctonts que no tienen tableta, una ONG ha propuesto recoger camisetas de segunda mano por “estos pobres hombres que se ve que no tienen ropa “. Se espera que en tres días se puedan cubrir al menos la mitad de estos cuerpos turgentes que atraen miradas por donde pasan.