Muere el activista gay de la lucha incansable

FUE CAPAZ DE ASALTAR LA EMBAJADA RUSA DE BUDAPEST PARA DEFENDER AL COLECTIVO LGTB, PERO UNA LARGA DEPRESIÓN HA PODIDO CON MILAN ROZSA.

Una pérdida tremenda. El húngaro Milan Rozsa, uno de los activistas LGTB más importantes de Europa, ha aparecido muerto por un supuesto suicidio. A pesar de su juventud, 26 años, llevaba tiempo luchando contra la discriminación y trabajando por la igualdad en materia de derechos humanos. Cabe destacar su escalada por la valla de la embajada rusa de Budapest para protestar contra el tratamiento que se estaba dando al colectivo gay desde el Gobierno de Putin.

El pasado jueves, Rozsa fue atropellado por un tren, aunque se especula que pudo tratarse de un suicidio. Un drama más en su familia, pues su padre se quitó la vida en 2011 después de que Milan encabezara la manifestación del Orgullo Gay de la capital magiar. Sus amigos venían advirtiendo de que sufría una depresión desde hacía tiempo… Descanse en paz.

Anuncios