Agresión homófoba a dos adolescentes, una chica lesbiana y un chico gay, en Caravaca de la Cruz (Murcia)

A última hora de este lunes (el activista Fran Pardo era el primero en dar la voz de alarma en su cuenta de Twitter) nos llegaba la noticia de una nueva agresión homófoba, en esta ocasión a una pareja de adolescentes, ella lesbiana y él gay, ocurrida en Caravaca de la Cruz (Murcia). Rubén López, el actual vocal de comunicación de la FELGTB, ha podido hablar con el chico agredido y ha dado a conocer el relato que este le ha hecho de lo sucedido.

Según cuenta Rubén López en Twitter -y amablemente ha transmitido también a dosmanzanas-, el chico, de 17 años, y su amiga, de la misma edad, salían de su instituto cuando se dieron cuenta de que otros tres chicos, alumnos del mismo centro, comenzaban a seguirlos. Al cabo de un rato, empezaron a insultarles con gritos de “maricón”, “bollera” y“anormales” y ellos les piden que les dejen en paz.

La reacción de los agresores fue apedrearlos. Una de las piedras acertó en la cabeza a la chica, que cayó al suelo y llegó a perder la conciencia, pese a lo cual los agresores no pararon, hasta que por fin se acercaron unos transeúntes y les ahuyentaron.

Los padres de la chica la llevaron a urgencias (afortunadamente no parece sufrir lesiones físicas graves, más allá de la contusión) y al parecer están valorando denunciar. El muchacho, sin embargo, todavía no se ha atrevido a contar en su casa lo sucedido: su familia todavía no sabe que es gay y además tiene miedo (al parecer ya ha sufrido acoso, conoce a los agresores y los agresores obviamente le conocen a él). Según le ha comunicado el muchacho a Rubén López, por el momento prefiere mantener el anonimato, aunque sí quiere que se conozca lo sucedido.

En definitiva, de acuerdo a la información disponible, una grave agresión homófoba a la que como por desgracia suele ser habitual se une el miedo al acoso y la invisibilidad que supone el armario. Según cuenta Rubén López en uno de sus tuits, el chico agredido le ha llegado a decir que él mismo se consideraba culpable de los sucedido.

En el momento de escribir esta entrada no disponemos de más datos que los ya difundidos a través de las redes sociales. Si -como por otra parte es probable- la información se amplía en próximos días, los difundiremos en la medida de nuestras posibilidades.