Un grupo homófobo ataca una sede de cultura LGTB en San Petersburgo

Le sede del famoso festival LGTB de QueerFest se ha visto atacada por un grupo de individuos que el pasado jueves roció cada una de sus partes con un líquido de color verde cuya inhalación, ha provocado que 16 personas necesiten asistencia médica.

Como siempre advertimos por norma general, no hablamos de Rusia para decir cosas positivas del país al menos, en lo que refiere a materia LGTB. Si hace tan solo unos días estábamos impactados con las declaraciones de Julia, una de las integrantes del grupo T.A.T.U donde aseguraba que sí que condenaría a un hijo homosexual, hoy tenemos que informar del ataque que ha recibido la sede de de cultura LGTB, QueerFest.

Según cuenta el informe un grupo de unas 20 personas se acercaron a la sede del festival que se celebra cada año en San Petersburgo para rociar la misma con líquidos de color verde que aseguran los testigos, tenía “olor a podrido”. QueerFest es un festival pionero en los derechos de la Comunidad LGTB en Rusia y desde el pasado año 2009 viene siendo un evento de renombre en la ciudad que destaca todo aquello que se puede hacer por la Comunidad gay.

No obstante, todos conocemos ya la homofobia de Rusia y la cantidad de grupos anti-gay que allí nos encontramos y la ciudad de San Petersburgo no iba a ser menos así que, la sede de este festival, ha recibido un serio altercado. El local donde se concentra todo lo que significa QueerFest ha sido atacado el jueves pasado por unos vándalos aunque la policía asegura que podría haber sido mucho peor pues ellos, impidieron que pudiesen entrar en el interior del establecimiento.

En el altercado, al menos 16 personas han resultado heridas aunque ninguna con excesiva gravedad. La identidad de los sospechosos aún no se conoce pero no cesan las investigaciones para dar con quien lo hizo y el testimonio de los jóvenes heridos está sirviendo para dar a conocer más datos.

En cualquier caso como vemos, la homofobia en Rusia sigue siendo una realidad y son muchas las ciudades de este país asiático las que se ven afectadas diariamente por las medidas tomadas por Putin con su ley anti-gay.