Un profesor de religión ha sido cesado por el Obispado de Canarias por casarse con un hombre

El exsacerdote y profesor de Religión en Lanzarote Luis Alberto González ha recibido una notificación para que cese en la docencia. El remitente era el Obispado de Canarias. El motivo: está casado con otro hombre.

Luis Alberto, natural de la isla de Tenerife, comunicó hace dos años que había contraído matrimonio con otro hombre. Mientras tanto siguió ejerciendo como profesor, como viene haciendo en la isla de Lanzarote, desde 1998.

Siempre ha querido ser transparente con la iglesia, a la que respeta y conoce “su vida interna”. Sin embargo, han sido dos años después cuando el Obispado de Canarias ha comunicado a Luis Alberto su “no idoneidad” para impartir clases, una noticia que le ha tomado por sorpresa en este momento, toda vez que desde la Consejería de Educación le habían confirmado su docencia para el próximo año.

En Educación entienden que si legalmente no se puede despedir no se hará aunque al ser el Obispado el que sugiere la lista de profesores de religión será la opinión que se tenga en cuenta, aunque, dicen, “cumpliendo la más estricta legalidad”.

Luis Alberto se muestra tranquilo y dice que “asumirá lo que tenga que asumir” por su decisión de contraer matrimonio con otro hombre y ejercer libremente su homosexualidad.

Consideramos intolerable que se utilice dinero público para discriminar

La Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Transexuales y Bisexuales, FELGTB, y SOMOS LGTB+ de Aragon considera injustificable el poder de la Jerarquía Católica en la escuela pública, con capacidad para cesar a un profesor de religión por su orientación sexual.

Luis Alberto González ha recibido una carta del Obispado de Canarias en la que se le comunica que ya no es idóneo como profesor de religión tras publicar una carta en el diario El País en la que celebraba los cambios de una iglesia que lo mantenía en su puesto pese a haberles comunicado que se había casado con otro hombre.

El propio Luis Alberto quiso compartir su alegría enviando la carta a la Federación, quien exige el fin de la discriminación por orientación sexual en todos los ámbitos del Estado.

“Es injustificable que la escuela pública contrate o expulse a un profesor siguiendo los criterios morales de una entidad. Este pacto entre la Iglesia Católica y el Estado es vergonzoso. Las escuelas son espacios de formación, no de adoctrinamiento”, ha destacado Jesús Generelo, Secretario General de la FELGTB.

El Área de Asuntos Religiosos de la FELGTB se ha puesto a disposición del afectado y reclama un Estado laico que le ponga freno al poder de una Jerarquía católica ajena a la realidad de las y los creyentes de base.

Anuncios