La ley anti gay interrumpe el tratamiento con el VIH de los infectados en todo el país

La ley anti gay interrumpe el tratamiento con el VIH de los infectados en todo el país.

La homofobia que se vive en el gobierno de Nigeria está convirtiéndose en un genocidio pasivo, pues cada vez son menos los pacientes afectados de VIH que acuden al tratamiento correspondiente.

¿Por qué sucede eso? Muy sencillo: en enero se aprobó la ley contra el matrimonio homosexual, que condena con hasta 14 años de cárcel a todas las personas que demuestren tener una relación homosexual. Es decir, aunque se llame “ley contra el matrimonio gay” es una ley anti gay de las de toda la vida.

Los adectados de VIH tienen miedo de acudir a su tratamiento y de que sean señalados, denunciados y que terminen entre rejas. Los médicos han reconocido tener miedo de ser acusados de cómplices si atienden a estos enfermos. En total la reducción ha sido de un 70% respecto a los infectados que acudían a tratarse antes de la ley.

Un verdadero drama que se suma al de su enfermedad. Mucho ánimo para los nigerianos LGBT.

Anuncios