SOMOS apoya a las vecinas y vecinos de Rosales del Canal y a la Plataforma de Afectados por REMAR

‘La mujer sirve al hombre’ y ‘la homosexualidad es una desgracia’

“Sí es cierto que hay muchos más casos de padres que violan a sus hijas que de hijas que violan a sus padres, muchísimos más, pero también te diré que hay hijas que seducen a sus padres y luego dicen que ellos las han violado”. Es una de las ideas que difunde el fundador y presidente de Remar, organización sobre la que la Plataforma de afectador or REMA ha publicado un amplio reportaje en la revista 21 intentando responder a la pregunta ¿ONG, secta o multinacional? Los representantes de Remar que se han entrevistado desde la citada revista (fuente de esta noticia) consideran que se saca fuera de contexto la frase sobre las violaciones. 

Miguel Díez fundó Remar hace 30 años en España y actualmente se ha extendido a 70 países de los cinco continentes. Es también el creador de la Iglesia Cuerpo de Cristo (tiene 80 templos en España) y es su pastor principal. A él y a su organización las administraciones públicas le dan subvenciones (Comunidad de Madrid, Gobierno Vasco) y le ceden terreros de utilidad pública (como el caso del Ayuntamiento de Zaragoza). En sus predicaciones y escritos (entre ellos el libro Un Dios enamorado) difunde este tipo de ideas sobre las mujeres:

“Pero cómo no va a haber mancillación, si tú mujer, vistes provocando, enseñando lo que no debes, tarde o temprano los hombres van a buscar cómo mancillarte”.

 “El hombre es siervo de Dios, la mujer es sierva del varón”.

 “El uso del preservativo priva a la mujer de la simiente masculina (…) necesaria para su fisiología”.

 “Es de vital importancia atar las bocas de las mujeres”.

“Ha de ser sumisa, que quiere decir obediente, subordinada, dócil, todo lo contrario de su naturaleza heredada de Eva: rebelde, indomable, dominante. (…) Para tener una cobertura de protección y bendición de autoridad, todas las mujeres han de estar sujetas a varón, las casadas a sus maridos y las solteras a sus padres o a sus pastores”.

Muchos de los vídeos en los que el pastor principal difunde su doctrina machista han desaparecido de YouTube, Curioso ¿verdad?  Algunas de sus predicaciones sí están (enteras) en la página web de la Iglesia Cuerpo de Cristo.

La esposa del fundador de Remar, Mª Carmen Jiménez de Díez, dice en su libro En tus manos mujer:

“He sentido el dolor terrible de muchas mujeres que han vivido (…) maridos borrachos, violentos, oprimidas por la mísera y sacando adelante a sus hijos con duro trabajo, manteniendo la familia gracias a su sacrificio, (…), necesitamos mujeres con aquel talante, aquella valentía, mujeres que estén dispuestas al sacrificio para mantener la unidad de la  familia”.

Varias mujeres que han logrado salir de Remar han confirmado en las entrevistas la discriminación de género que se sufre dentro. Actualmente hay 3.000 personas que trabajan como “voluntarias” en las empresas de Remar en España. Viven en comunidad, se casan dentro de la organización, por lo general, y tienen hijos que se educan dentro de esta ideología.

Lidia ha estado 22 años en Remar: “Te inculcan que las decisiones de tu marido son las que valen. Yo era lo más tonto que puede haber cuando salí. Allí dentro todo es pecado. Ahora sé que salir a divertirse no es malo, tener amigos no es malo. Lo que más me costó al salir es la relación con las personas”.

Laura (16 años en Remar): “Cuando tenía 15 años Miguel Díez habló con mi padre para que yo dejara el instituto y llevarme con él a su finca de Alcalá de Henares (Madrid) para servir a la obra. Yo quería seguir estudiando, me dijo que estudiar es vanidad y que como mujer no lo iba a necesitar porque me iban a casar pronto y tendría que servir a mi marido e hijos. Ahora sé que es un maltrato psicológico, te inculcan que no vales nada”.

Ángela (14 años en Remar): Miguel Díez me dijo que para servir a Dios no necesitaba el graduado escolar. Te inculcan normas sobre la vestimenta, lo que es pecado, te dicen que si te vas de allí vas a acabar en la calle. Yo era una retrógrada cuando salí, tenía miedo, inseguridad, bloqueos”.

María (cuatro meses en Remar): recuerda una comida con el matrimonio Díez. “Me llamó la atención lo sumisa que era ella, sólo hablaba Miguel, ella estaba en silencio. Él me dijo que ahí dentro se me iban a quitar las ideas feministas”.

La experta en género Ana García Barbeito ha realizado un informe técnico: “No sólo insta a las mujeres a olvidarse de su propia vida, sino que las impulsa, para que aguanten situaciones de violencia explícita, adjudicándoles un rol que supone un detrimento de sus derechos y un daño psicológico, ya que quedan rebajadas a un papel secundario en la sociedad, sin poder desarrollarse íntegramente como personas.” Añade que “esta base ideológica que subyace en los textos analizados de la asociación Remar se basa en la discriminación de género, que se traduce en violencia estructural”.

LA VARA PARA ENDEREZAR A LOS MENORES

Respecto a los menores, el presidente de la organización reivindica la necesidad de la vara:

“Se olvidan los revolucionarios y libertinos preceptores de hoy que los niños nacen inoculados de maldad”. “Se está impidiendo la salvación de los niños al suprimir la vara”. “A lo largo de nuestra vida familiar recuerdo tres ocasiones, una por cada hijo varón, en la que tuve que bajarles los pantalones a mis hijos y darles azotes en el culo hasta dejárselo morado”. “Es necesaria la vara para que el árbol crezca recto. (…) mejor sufrir el exceso de vara que corto”.

Lejos de la anécdota aislada o del fuera de contexto, estas ideas tienen repercusión en el comportamiento de las personas que se “adoctrinan” dentro de Remar. El informe de la organización de Derechos Humanos Human Rights Watch en el que se denuncia el maltrato en los centros de internamiento de menores de Remar en Guatemala recoge los testimonios de violencia que han sufrido los internos. El propio director de Remar Guatemala se justifica diciendo: “En Remar creemos en la vara. Si un niño hace algo malo, le pegamos en el trasero, sólo un par de pequeños azotes. Eso con los pequeños. Con los niños mayores depende del tipo de delito. Si es grave, puede que tengamos que castigar físicamente al niño”. Uno de los menores relata: “Los españoles pegan duro. Rompieron diez palos de leña sobre nosotros”.

IDEOLOGÍA LGTBÓFOBA

Miguel Díez sobre la homosexualidad:

“Es una tragedia, cada vez hay más homosexuales, el diablo está invadiendo el mundo, sodomizando”.

“Es increíble […] millones de personas se manifestaron por el orgullo gay […] se ha puesto de moda […] creen que el libertinaje es libertad […] es un espectáculo tan grotesco y fantasmagórico […] la maldad se ha generalizado […] la homosexualidad se extiende a una velocidad tremenda, porque son hiperactivos […] y es que inician a otros jóvenes en la homosexualidad […] adoptan de su mismo sexo, es su bocatto di cardinale …su exquisito proyecto […] para prolongarse en esa perversión […] ¿por qué leas escuelas se plagan de profesores y directores homosexuales? […] porque se han propuesto infiltrar la homosexualidad […] en los medios de comunicación, es impresionante […] estamos en un momento de tensión maligna al límites insospechados”.

Mª Carmen Jiménez de Díez:

“Se les inicia, desde las mismas escuelas, a la homosexualidad, a la práctica del sexo desde muy jóvenes, dejando una impronta de perversión en su mente“.

“El aumento del lesbianismo y la homosexualidad que aunque minoritarios, son violentos y agresivos en su proselitismo, y con un plan preconcebido y muy dominante, socavan cada vez más la moral, se ha convertido en algo muy peligroso decir algo en contra de ellos ya que las leyes les protegen. ¿Maestros homosexuales y lesbianas, matrimonios de homosexuales, van a controlar su libido y no iniciar a los niños a los que educan y adoptan, en la homosexualidad?”.

Por todo esto (y más) los vecinos y vecinas de Rosales del Canal se han movilizado para impedir que Remar construya un centro socioeducativo en el barrio, en un terreno de utilidad pública que el Ayuntamiento de Zaragoza cede gratis a la organización por 70 años. No quieren que esta ideología esté cerca de sus hijos e hijas. Pero la construcción avanza (Remar ha invertido ya un millón de euros).

A la Plataforma de Afectados por Remar le parece inconcebible que el Ayuntamiento ceda servicios educativos y culturales a este tipo de organizaciones. Loren González, presidente de SOMOS, ha afirmado que “condenamos las palabras de Díez y Jiménez así como las acciones y filosofía de REMAR. Apoyamos a la Plataforma en su lucha y criticamos al Ayuntamiento de Zaragoza por su inexplicable actitud ante este grupo radical”.

Anuncios