España recorta en prevención y no logra bajar los contagios de VIH

el

La tasa de infecciones es sensiblemente superior a la media europea

Científicos y ONG alertan de que los fondos son insuficientes para evitar nuevas transmisiones

La sociedad científica Seisida y las ONG dedicadas a la prevención del VIH coinciden: si España no consigue reducir su tasa de nuevas infecciones hasta equipararla a la media europea es porque los “drásticos” recortes presupuestarios han dejado los programas de prevención y control de VIH y sida en una situación muy precaria. Las actividades de lucha contra esta enfermedad han perdido en apenas cinco años entre un 50% y un 70% del presupuesto que tenían asignado, según cálculos de este diario. “La ausencia de un nuevo Plan Estratégico para el VIH confirma que para este Gobierno la salud de la ciudadanía es una cuestión de segundo orden”, lamentaron ayer las ONG.

El dinero que se emplea en prevención y lucha contra el sida procede básicamente de tres conceptos. Los Presupuestos Generales del Estado incluyen una partida que en 2011 contaba con 4,4 millones, en 2012 bajó hasta los tres millones y se ha mantenido igual este año. Además, el Ministerio de Sanidad destina cada año una cantidad a subvencionar los programas de prevención y control del VIH de las ONG. Ese dinero ha ido disminuyendo en los últimos años. Primero, ligeramente, desde los 4,2 millones de 2008 a los 3,9 de 2011. Es en 2012 cuando se produce el recorte: queda solo un millón de euros. En 2013 sube ligeramente hasta los 1,1 millones.

La tercera fuente de financiación de este tipo de programas son las transferencias anuales que hace el Estado a las comunidades autónomas. Si en 2008 sumaron 4,8 millones de euros, para 2011 ya habían caído a 4,3. En el Informe de evaluación del Plan Multisectorial de VIH Sida 2008-2012 ya no aparecen datos para el año 2012. El ministerio asegura que las partidas pasaron a incluirse en el Fondo de Cohesión, pero la Alianza de Plataformas de Respuesta al VIH, formada por 12 entidades, asegura que no se ha sabido nada de ese dinero. “Las comunidades dicen que esos fondos no han llegado”, asegura Montse Pineda, portavoz del colectivo. “Es competencia de las comunidades priorizar sus recursos”, contesta Sanidad.

“Tras dos años de recortes en materia de sanidad y la desaparición de la Secretaría del Plan Nacional sobre el Sida, los efectos comienzan a hacerse visibles. Las entidades sociales que se encargan de atender los usuarios a los que la Administración no llega han visto recortadas sus ayudas, siendo imposible en muchos casos mantener su actividad”, denunció ayer la Alianza de Plataformas. “Esto implica la desatención de un numeroso colectivo en situación de vulnerabilidad y exclusión social y el previsible aumento de infecciones por el VIH, imposibles de contabilizar ante la inexistencia de datos actualizados por parte del Ministerio de Sanidad”, añadió.

“España lo está haciendo mal”, sostiene David Dalmau, presidente de la junta directiva de la Sociedad Española Interdisciplinaria del Sida (Seisida) a partir de los datos hechos públicos ayer por el Centro de Prevención y Control de Enfermedades (ECDC, en sus siglas en inglés) de la Unión Europea.

El número de nuevas infecciones de VIH en España pasó de 3.244 casos en 2011 a 3.210 en 2012, lo que supone una reducción de un 1%. Es “un descenso marginal”, a juicio de Dalmau. La caída del número de contagios es algo más sensible si se comparan los datos respecto a 2010 (cuando se registraron 3.575 nuevas infecciones). Sin embargo, el dato relevante para este especialista del hospital Mútua de Terrassa es que la tasa de infección por 100.000 habitantes se mantiene notablemente superior a la media de los países de nuestro entorno (la Unión Europea más Islandia, Liechtenstein y Noruega). En España está en 5,8 casos frente a la media de 8,5 de Europa. De 30 países, ocupa el sexto peor lugar en tasa de infecciones.

Este es el aspecto que más preocupa al responsable de la sociedad científica. “Aún tenemos una incidencia superior a la del resto de Europa”, subraya. Y remite directamente a la “falta de estrategias de prevención adecuadas” por parte de la Administración; la misma denuncia que hacen las ONG dedicadas a prevención. “Se han producido unos recortes muy drásticos en los presupuestos”, comenta. “Esto hace que sigamos adoleciendo de estrategias razonables para promover la prevención”, en un momento en el que la eficacia de la medicación ha conseguido controlar el desarrollo de la enfermedad y mantener la infección bajo control, lo que ha provocado una “actitud de relajación”, entre potenciales afectados. “El 80% de nuevas infecciones se da por relaciones sexuales entre hombres”, apunta.

Fuente de la noticia

Anuncios