Sobre la prueba rápida del VIH

el

¿Qué es la prueba del VIH?

La prueba del VIH es un análisis que sirve para detectar los anticuerpos generados por nuestro organismo como respuesta a una infección por el VIH (Virus de la Inmunodeficiencia Humana). 

¿Por qué hacerme la prueba del VIH? 

  • Porque tras haber tenido prácticas de riesgo, es la única forma segura de saber si existe o no la infección y salir de dudas.
  • Porque conocer el resultado te puede ayudar a tomar mejores decisiones sobre tu vida y tu salud sexual y la de tus parejas en el futuro.
  • Porque si sabes que el resultado es positivo podrás recibir apoyo, orientación, atención sanitaria y tratamientos farmacológicos cuanto antes los necesites para mantener tu calidad de vida y una evolución favorable de la infección.
  • Porque si sabes que el resultado es positivo, podrás implicarte más en mantener hábitos saludables, en prevenir otras enfermedades que comprometan tu estado de salud y en prevenir la transmisión del virus a otras personas.

 ¿Qué tipos de prueba existen?

Las técnicas diagnósticas más comunes son las de detección de anticuerpos, es decir, no buscan directamente el virus, por lo que se consideran métodos indirectos. Consisten en una extracción de una muestra de sangre sobre la que se aplican técnicas de laboratorio (si son inmunoenzimáticas se trata de un EIA o de un ELISA). En caso de que se detecten anticuerpos, se realiza una técnica más específica sobre la misma muestra de sangre para confirmar el resultado, siendo el llamado Western Blot el método más empleado. 

La infección por el VIH también puede determinarse por métodos directos, que buscan al propio virus detectando su material genético o proteínas. Estas incluyen:

  • El cultivo vírico,
  • La determinación de antigenemia (antígeno p24 viral) y
  • La detección molecular de material genético del virus: PCR y carga viral.

Los métodos directos no suelen realizarse cuando se acude a realizarse la prueba del VIH y se reservan sólo para situaciones especiales: estudios de variabilidad genética, diagnóstico de recién nacidos, screening de donantes, seguimiento de pacientes infectados por el VIH, etc.

En la actualidad existen métodos combinados que pueden detectar anticuerpos y antígeno p24. Se conocen como pruebas de cuarta generación. Siempre se realizan con una muestra de sangre. Están disponibles en algunas ONG y en muchos centros de ITS y existen en formato de prueba rápida.

¿En qué consisten las pruebas rápidas de VIH?

Consisten en la toma de una muestra de sangre, a través de una punción en el dedo o de saliva y son rápidas porque se puede obtener el resultado en aproximadamente 20 minutos. Dependiendo de la marca, el tiempo oscila entre los 5 y 30 minutos. 

Se trata de pruebas presuntivas, no diagnósticas, por lo que un resultado positivo debe ser siempre confirmado posteriormente en un centro sanitario por métodos convencionales. 
Si el resultado es negativo, es totalmente fiable. Algunas ONG, farmacias, y centros de salud ofrecen pruebas rápidas.

¿Qué significa un resultado positivo? 

  • Significa que se han encontrado anticuerpos, y que se ha producido una infección por el VIH. Es importante acudir cuanto antes al especialista para que te informe sobre los cuidados necesarios para mantener tu calidad de vida y retrasar la progresión de la enfermedad.
  • Muchas organizaciones pueden proporcionarte información, apoyo y asesoramiento así como un espacio para compartir experiencias, expresar emociones, consultar sobre temas de salud y problemas derivados del diagnóstico, etc.

 ¿Qué significa un resultado negativo?

Un resultado negativo, siempre que no hayas tenido otras prácticas de riesgo, significa que no te has infectado. Esto no significa que no puedas infectarte en el futuro si tienes otras prácticas de riesgo.

¿Cuándo hacerse la prueba? 

  • Si crees haber tenido una práctica de riesgo no esperes: acude a solicitar la prueba, para que valoren tu caso, te la realicen si es necesario, y en caso de obtener un resultado negativo, te digan si debes repetirla y cuándo.
  • Tras una infección, el sistema inmunitario tarda un tiempo en producir anticuerpos suficientes para ser detectados por la prueba, y este tiempo no es igual para todas las personas.
  • Generalmente se tarda entre 2 y 8 semanas en desarrollar anticuerpos detectables, y casi todas las personas los han generado a los 3 meses de la práctica de riesgo.
  • Se recomienda a los hombres que tenemos sexo con hombres con una vida sexual activa que nos hagamos la prueba una vez al año.

 ¿Dónde me la puedo hacer? 

  • Puedes solicitar la prueba del VIH en tu centro de salud de manera gratuita y confidencial aunque conste en tu historia clínica.
  • Existen otros recursos (centros de ITS, centros de planificación familiar, farmacias, ONG)  donde puedes acudir a hacértelas, de manera gratuita, anónima y confidencial  (no constará en tu historia clínica). 

¿Dónde puedo hacerme pruebas de otras Infecciones de Transmisión Sexual? 

  • En tu centro de salud, como la prueba del VIH
  • Puedes solicitar pruebas de otras infecciones de transmisión sexual (ITS), así como su tratamiento, de manera anónima y confidencial en centros médicos  especializados en ITS. 

¿Por qué hacerme pruebas de otras Infecciones de Transmisión Sexual? 

  • Es importante acudir a tu médico/a o a un centro de ITS a pasar una revisión si tienes molestias en los genitales o en el ano, o si hay manchas no habituales en tu ropa interior.
  • Porque aunque estos síntomas desaparezcan espontáneamente, sin tratamiento, ello no significa que la ITS esté curada.
  • Porque la detección precoz de una ITS y su tratamiento puede evitar su transmisión a tus parejas sexuales además de evitar secuelas graves.
  • Porque una ITS que provoque lesiones en la zona genital o anal, y no esté curada puede facilitar la transmisión del VIH.
  • Porque si te medicas por tu cuenta puedes crear resistencias a los fármacos y dejaran de ser útiles para curarte.
  • Si tienes el VIH, consulta con tu médico con qué frecuencia realizarte citologías vaginales y/o anales para detectar el virus del papiloma humano (VPH)
  • Si tienes una vida sexual activa, considera la posibilidad de realizarte pruebas de sífilis de manera periódica, cada seis meses.
  • Consulta sobre la conveniencia de vacunarte de hepatitis A y B

Anuncios