Los Mossos inician una campaña de criminalización de la persona asesinada en el Raval por miembros de ese cuerpo policial

el

En lugar de denunciar las acciones que denigran la acción policial, los Mossos d’Esquadra han decidido formar piña en torno a los policías que causaron la muerte de Juan Andrés Benítez el pasado 6 de octubre, al propinarle una paliza ¿Es corporativismo o es complicidad porque las prácticas violentas por parte de la policía son más comunes de lo que trasciende a la opinión pública?

Ocho son los mossos d’esquadra que se encuentran imputados por los delitos de atentado contra la vida, delitos contra la integridad moral, obstrucción a la justicia y amenazas, todos ellos delitos sumamente graves sobre todo teniendo en cuenta que los que los cometen son los supuestos “defensores” del orden y la ley. Estos mossos han sido apartados del servicio activo por el departamento de Interior del gobierno catalán, pero para que esto se produjese ha tenido que llegar primero el auto de imputación del juez que investiga la muerte del empresario del Raval. Con anterioridad se había solicitado que fuesen apartados del servicio en el parlamento del Cataluña, al igual que se había exigido la dimisión del Director General de este cuerpo policial. Ni lo uno ni lo otro fue posible, ya que ERC sumó sus votos a los de CiU para bloquear cualquier recriminación a las fuerzas de seguridad catalanas.

Por aquellos días el Consejero de Interior, Ramón Espadaler, ponía en duda el informe de la Policía Nacional que afirmaba que el fallecido había recibido hasta cinco golpes en la cabeza propinados por los mossos ahora imputados.

Ahora son los mismos Mossos d’Esquadra los que se han lanzado a una campaña de apoyo a los supuestos asesinos de un vecino del Raval, y para “ayudar a los compañeros de Ciutat Vella” no dudan en publicar fotografías de la víctima con el texto “la supuesta víctima” en la que se muestra al fallecido con el torso desnudo. La intención de esta publicación parece que es “demostrar” que una persona fornida no puede ser “víctima”. Eso sí, los policías que han publicado esta imagen son sumamente celosos a la hora de mostrar los rostros de los 8 supuestos criminales que han quitado la vida a Juan Andrés Benítez, defendiendo su derecho a la intimidad y el anonimato.

Actuaciones como éstas tan sólo contribuyen a consolidar la opinión, cada vez más generalizada, de que los cuerpos de seguridad del estado actúan en demasiadas ocasiones al margen de la ley. El simple hecho de publicar una página en Facebook usando el escudo oficial de la policía autónoma catalana para defender a unas personas acusadas de tan graves delitos y en la que se declaran orgullosos de estas actuaciones policiales, puede considerarse enaltecimiento de la violencia, algo que no tendría cabida en un estado de derecho real y no formal, donde los promotores de esta iniciativa habrían sido apartados de inmediato de su puesto y sancionados.

Anuncios