El presidente del Partido Socialista de Chile se opone al matrimonio igualitario, del que la candidata Bachelet dice ser partidaria

El presidente del Partido Socialista chileno, Osvaldo Andrade, ha reiterado su oposición al matrimonio igualitario en una entrevista al programa Decisión 2013, de la Televisión Nacional de Chile. El líder socialista chileno hacía estas declaraciones en plena carrera hacia las elecciones presidenciales y legislativas del 17 de noviembre y en las que la candidata del centro-izquierda, la también socialista Michelle Bachelet, parte como gran favorita. Los colectivos LGTB chilenos lamentan las declaraciones de Andrade y reclaman a Bachelet, que ha declarado ser partidaria del matrimonio igualitario, que se comprometa en firme con su aprobación.

Andrade ya había expresado su oposición al matrimonio igualitario en 2010. “No estoy de acuerdo con el matrimonio igualitario. La sociedad chilena todavía no está preparada para asumir una propuesta de esa naturaleza”, declaró entonces. Desgraciadamente, su opinión no ha evolucionado, y así la reiteraba en el mencionado programa televisivo. Una evolución que sí ha experimentado por ejemplo su compañera Bachelet. “Andrade está diciendo que en Chile hay ciudadanos de primera y segunda categoría, donde unos merecen igualdad legal, mientras que otros solo por su orientación sexual no la merecen, lo que es una discriminación abusiva”, han expresado desde el Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (MOVILH).

Y es que con Argentina, Uruguay y Brasil ya con matrimonio igualitario en todo el país, con México permitiéndolo en algunos territorios (aunque con validez nacional), con Colombia en pleno proceso de discusión o con el Congreso de Perú atreviéndose a plantear una posible aprobación de una ley de uniones civiles, la posición de Chile, uno de los países más desarrollados de América Latina pero en el que las parejas del mismo sexo carecen hoy día de reconocimiento legal, es cada vez más insostenible. Nadie duda de que Chile será en breve un nuevo campo de batalla entre los defensores de los derechos civiles plenos para las personas LGTB y los grupos homófobos. En este contexto, las posiciones de los líderes políticos chilenos es de capital importancia.

Muy singularmente, hace unos meses el colectivo LGTB chileno recibía con esperanza el posicionamiento a favor del matrimonio igualitario de la queya es candidata presidencial por Nueva Mayoría (una amplia coalición de fuerzas de centro-izquierda e izquierda), la socialista Michelle Bachelet. “El mundo ha avanzado”, declaraba en marzo. “Creo que hay que avanzar y debatir sobre esto y que no hay un solo tipo de familia. Aquí no hay estereotipos, aquí lo que importa son los distintos tipos de familia, donde hay afecto, redes de apoyo y que todas esas familias deben ser consideradas”, añadía la que todas las encuestas sitúan como próxima presidenta de Chile. Ante las dudas sobre por qué no promovió una iniciativa en ese sentido durante su anterior mandato como presidenta (entre 2006 y 2010), Bachelet afirmó que el nivel de apoyo al matrimonio igualitario ha crecido enormemente desde entonces.

Pese al esperanzador posicionamiento de Bachelet, los movimientos LGTB chilenos no han dejado de insistir en estos meses en que la candidata plasme de una forma inequívoca en su programa su compromiso de promover la aprobación del matrimonio igualitario (cuya suerte dependería, en cualquier caso, de la composición final del nuevo Congreso chileno). Declaraciones como las de Andrade ratifican que esta demanda está bien fundada. “Considerando que Andrade preside un partido clave en la candidatura de Michelle Bachelet y que gran parte de la Democracia Cristiana rechaza el matrimonio igualitario resulta especialmente relevante y pertinente que la presidenciable y su comando aclaren a la brevedad como resolverán este conflicto con su propio bloque”, han expresado desde el MOVILH. La Democracia Cristiana chilena, conviene recordarlo, es otra de las fuerzas que forman parte de Nueva Mayoría, y salvo excepciones(como las de su rama juvenil) se opone al matrimonio igualitario.

¿Se aprobará el Acuerdo de Vida en Pareja?

Sin duda los activistas LGTB tienen muy viva la decepción que ha supuesto la no aprobación del denominado Acuerdo de Vida en Pareja, una propuesta de uniones civiles abierta a las parejas del mismo sexo que era una de las promesas del actual presidente, el derechista Sebastián Piñera. Una propuesta cuya tramitación parlamentaria se ha ido eternizando, y cuya aprobación urgente los colectivos LGTB reclaman pese al cercano fin de la legislatura (sin que ello implique la renuncia al matrimonio igualitario).

Éxito de la Marcha por la Diversidad Sexual

Curiosamente las declaraciones de Andrade coincidían en el tiempo con laexitosa celebración de la Marcha por la Diversidad Sexual, convocada por los colectivos MUMS (Movimiento por la Diversidad Sexual) y ACCIONGAY, y que reunía a miles de personas (50.000, según los organizadores) en las calles del centro de Santiago de Chile. En un clima que unió lo reivindicativo y lo festivo, los participantes exigieron derechos civiles plenos para las personas LGTB y el final efectivo de la discriminación por orientación sexual e identidad de género.

 

 

 

 

 

 

dosmanzanas

Anuncios