Un joven de Jaén denuncia a una médica que le aconsejó un tratamiento para su homosexualidad

el

Un joven de Jaén ha denunciado en el juzgado “por homofobia” a la médica que en su centro de salud le “recomendó iniciar un tratamiento para curar su homosexualidad”, por lo que también interpuso una reclamación en el propio centro de salud, donde la facultativa le atendió. Además, la Federación Arco Iris ha pedido una investigación a la fiscal anti-homofobia y la incoación de un expediente disciplinario a la Consejería de Salud.

 Según ha informado el referido colectivo en un comunicado, D.C. acudió el pasado jueves al centro de salud Belén de la capital jiennense acompañado por su madre y la pareja de ésta y explicó a la doctora, cuya identidad se corresponde con las iniciales D.C.M., los síntomas que padecía, como ansiedad, insomnio y vómitos, a la espera de que lo derivara a atención psicológica. “Sin embargo, la propuesta de la médica fue muy distinta tras haber mencionado el paciente que su expareja era un chico”, ha apuntado Arco Iris.

“Me dijo que me hiciera pruebas y análisis porque los gais tendemos a pillar muchas enfermedades y a propagarlas. Me decía que yo tenía que comprender que eso es antinatural, y que mi problema y todo el trastorno lo tenía en la cabeza”, ha recordado el joven, quien preguntó, “asombrado”, si creía que sus dolencias eran por su orientación sexual a lo que contestó que “en gran parte sí”.

En ese momento, según ha continuado, expresó su “consternación” ante el trato que recibía, a lo que la doctora consideró que no se debía ofender, sino darse “cuenta de que tenía un problema que se podía tratar”. Ante lo ocurrido, el paciente ha presentado una reclamación en el propio centro de salud y una denuncia ante el juzgado de instrucción número uno de Jaén.

Por su parte la Federación Andaluza Arco Iris, que está “asesorando y apoyando a este joven”, ha solicitado la incoación de un expediente disciplinario a esta doctora así como la apertura de una investigación por parte de la fiscalía regional antihomofobia, Flor de Torres. “Desde el pasado mes de mayo, en el que tuvimos la primera reunión de coordinación con la fiscal, hemos derivado media docena de casos de diferentes provincias andaluzas, dos de ellos de la provincia de Jaén”, ha precisado.

“SENSACIÓN DE IMPUNIDAD”

Además, la asociación se ha puesto en contacto con la delegada territorial de Salud y Bienestar Social, Ángeles Jiménez, a la que han pedido “que acelere el proceso en la medida de sus posibilidades para que la reclamación interpuesta tenga consecuencias inmediatas” con el objetivo de “evitar la sensación de impunidad que en demasiadas ocasiones” tienen los “colectivos minoritarios” en la defensa de su “derecho a no sufrir discriminación”.

Junto a ello, desde Arco Iris han pedido mantener una reunión con la doctora “para que explique si sus recomendaciones clínicas están basadas en estudios científicos actuales o en prejuicios pseudo-religiosos del siglo pasado”. “Además, nos gustaría entregarle el folleto que hemos editado sobre religión y homosexualidad y facilitarle información de la Organización Mundial de la Salud, entidad que dejó de calificar la homosexualidad como enfermedad en el año 1990”, ha recalcado la federación, que el miércoles celebrará una asamblea con la participación del joven en la que “decidirá las próximas acciones públicas en relación a este caso de homofobia”.

LA JUNTA NIEGA LOS HECHOS

El Distrito Sanitario Jaén-Jaén Sur ha asegurado este lunes que “en ningún momento” una doctora del centro de salud de Belén, en la capital, ha tratado la homosexualidad como enfermedad, por lo que la denuncia de un joven en este sentido “carece de fundamento”.

A través de un comunicado, ha informado de que “tal y como se ha tenido constancia de la situación, se ha entrevistado el director del distrito sanitario con el director del centro de salud y con la profesional sanitaria y está recabando toda la información que se pondrá a disposición de las instancias judiciales que lo requieran”.

En cualquier caso, ha insistido en que “no se ha tratado la homosexualidad como una enfermedad”. “La profesional estuvo atendiendo al paciente y recomendando pruebas y tratamientos para el cuadro de síntomas que presentaba, además de una batería de pruebas para descartar posibles patologías (que sugerían los síntomas que describió el paciente en la entrevista clínica)”, ha manifestado el citado Distrito.

Según ha añadido “el procedimiento asistencial ha sido el habitual en el marco de una consulta y, en todo momento, la médico se ha dirigido al paciente de una manera respetuosa”. “En ningún caso esta profesional valora la homosexualidad como una enfermedad, por lo que la denuncia de este paciente carece de fundamento. No obstante, se está a disposición de las instancias judiciales para aclarar la situación”, ha recalcado.

 

 

diarioprogresista.es

 

Anuncios