Orgullo Indignado 2013


Aquel 28 de Junio de 1969 nuestras hermanas neoyorquinas no iban en carrozas.
La revuelta de Stonewall no fue una cabalgata, fue el principio de una revolución. Apenasdoscientas transmaricabollos, hartas del acoso policial, hicieron estallar su rabia contra latransmaribollobifobia, el clasismo, la putofobia, la plumofobia y el racismo.
Hoy salimos de nuestras casas, nuestras esquinas, nuestras aceras, nuestros sitios decruissing, nuestros locales de ambiente, nuestros paros y nuestros curros para unirnos a laresistencia. Porque no vamos a dejar que nos sigan acosando, estafando, agrediendo,
echándonos de nuestras casas y del país. Por nuestra supervivencia, resistimos la masacreneoliberal y el terrorismo heteropatriarcal y fascista. Hoy como ayer seguimos gritando:
NO PASARÁN!!!!
Y seguiremos luchando, con nuestras hermanas de Uganda, Francia, Turquía, Grecia,
Ecuador, Rusia y del resto del mundo, frente a la escalada de fascismo transmaribibollofóbico.
Si tocan a una, nos tocan a todas!!!!
Estamos más histéricas que nunca !!!! Defenderemos a muerte la soberanía sobre
nuestros úteros, no permitiremos su okupación ni por parte del Estado ni de la Iglesia.
Sacad vuestros rosarios de nuestros ovarios!!! Mi cuerpo es mío y sólo mío!
Okuparemos sus consultas médicas y sus centros de reasignación de género hasta quenos dejen decidir por nosotrxs mismxs cuándo, cómo y por qué cambiar o no cambiarnuestro nombre en el DNI, tomar o no tomar hormonas, operar o no operar nuestroscuerpos. Es su transfobia lo que nos pone enfermxs, y no las ropas, los nombres o lospronombres que nos da la gana usar cada día. Mi cuerpo es mío y sólo mío!
Tomaremos las calles una y otra vez hasta detener las agresiones y el acoso policial aputas y chaperos, hasta que se reconozcan los derechos de las currantes del sexo. Indignosson los que firman desahucios, no quienes vendemos compañía y placer. Ninguna agresiónsin respuesta. Mi cuerpo es mío y sólo mío!
No podréis curar nuestras desviaciones, no nos creemos ni vuestra normalidad ni
vuestra rectitud. Nos echáis a la calle para hacer de nuestro derecho a techo un negocio,aún a costa de condenarnos a la exclusión social. Pero nosotras lo que vamos a desalojar es
el Congreso, el palacio de la Zarzuela y la catedral de la Almudena. Estamos hartas devuestra corrupción, de ver cómo robáis nuestro dinero público mientras nos aburrís con elmantra de la santa austeridad.
Pero eso sí, en la calle nos queréis calladas, os repatean nuestras protestas y os
atemoriza nuestro periodismo. Pues ni nos callaremos ni dejaremos de informar, por más identificaciones, detenciones y multas que nos pongan.
Seguiremos denunciando el Real Decreto fascista que deja sin cobertura sanitaria a lxssin papeles. No esperaremos a ver cómo se disparan las cifras de las enfermedadesinfecciosas, de la sífilis, de la tuberculosis, del racismo. No queremos comprar los antirretrovirales en el mercado negro, ni volver a hacer recuento de seropositivxs muertxs por falta atención médica. No nos quedaremos mirando cómo desmantelan nuestro sistema
público de salud.
Pararemos la destrucción de la educación pública y enfrentaremos la franquista Ley
Wert. No permitiremos que se siga alimentando la homofobia en los colegios e institutos con la complicidad de la iglesia católica. Sacaremos a la iglesia de nuestras aulas. Porqueestamos hartxs del acoso al alumnado y al profesorado transmaribibollo, hartxs de queinvisibilicen sistemáticamente a nuestras familias. Porque necesitamos estudiar y formarnos
como ciudadanxs críticxs frente al sistema y no nos vamos a quedar mirando como nos invitan a dejar nuestros estudios o a salir del país para seguir formándonos, investigando o ejerciendo, y todo por la supuesta falta de dinero público.
Con Orgullo, desde abajo y desde la lucha en la calle. Un Orgullo de denuncia, porque
el Orgullo es protesta, es cólera y es rabia. Rabia por este golpe de estado financiero,
neoliberal, neocolonial y fascista. Cólera contra este capitalismo que busca recomponerse aún a costa de la destrucción y el aniquilamiento de cualquier opción de vida digna.
Protesta contra estas políticas que pretenden privatizar desde los bienes comunes hasta nuestros propios cuerpos. Cuerpos que se resisten y se revuelven contra las hostias de la iglesia y contra las hostias de la policía.
Ahora más que nunca es fundamental la lucha colectiva, sumar fuerzas
transmaribibolloputas, incordiando por doquier, más peligrosas, escandalosas y rabiosas que nunca. No nos van a poder callar.
Transmaricabollos en la Resistencia
Frente al fascismo
¡¡¡NO PASARÁN!!!!
Asamblea Transmaricabollo de Sol.