Salud sexual: mitos y realidades sobre la ginecología

el

Existen muchos hábitos y temas tabúes que la mayoria de mujeres sigue cuestionándose. Por ello, la destacada gineco-obstetra estadounidense Hilda Hutcherson ofrece una lista de temas, mitos y realidades que ninguna fémina debe pasar por alto y debe conocer por ‘regla de oro’.

¿Depilarse antes de ir al ginecólogo? Respecto a ello, la reconocida ginecóloga responde que debido a dicha práctica, ella suele ver a muchas pacientes con la zona púbica hinchada e irritada. “Ello hace más difícil un examen minucioso y preciso”, comenta, porque le cuesta determinar si el enrojecimiento se debe a una infección, inflamación provocada por una enfermedad o sólo es irritación por la depilación. Por lo tanto ella recomienda ir “al natural” a la consulta de rutina.

El peso interfiere en la satisfacción sexual. Cuenta Hilda que es muy delicado hablar sobre el peso a las personas a la hora de la consulta. “Algunas personas con sobrepeso creen que con un tratamiento de hormonas solucionarán sus problemas de libido”, comenta. A lo que ella agrega que no es una salida viable, porque el problema suele ser más psicológico. Y es que el no sentirse a gusto con el cuerpo genera inseguridad y miedo. Lo que, según ella, inhibe a la persona a disfrutar de su sexualidad.

Son mínimas las posibilidades de embarazarse luego de los 40. La experta indica que después de los 42 años las posibilidades de quedar embarazada en forma natural son muy bajas. Ello, debido a que la calidad de los óvulos disminuye considerablemente con la edad. Por tanto, la mayoría de las veces es necesario un tratamiento de fertilización asistida.

¿Debería no usarse ropa interior en algún momento del día? La ginecóloga indica que la mayoría de féminas usan ropa interior día y noche, pero esta práctica en realidad no es muy recomendable. “Estás atrapando la humedad y el calor del cuerpo, que puede aumentar el crecimiento de bacterias en la piel de la vulva”, señala. Lo que produciría desagradables olores en la zona de la vagina, como producto de las bacterias que durante horas quedaron atrapadas en las prendas. Por ello recomienda dormir sin ropa interior.

¿Toda mujer debe tener un vibrador?  “A medida que avanza la edad, el nivel de estrógeno comienza a bajar y el clítoris se vuelve menos sensible”, dice la experta, señalando que esto puede comenzar como a los 35 años. Por ello, una forma de aumentar el placer es mediante el uso de un vibrador.

La pareja suele ser responsable de no tener orgasmos. La ginecóloga  afirma que el clímax depende en gran parte de uno mismo, porque es una “experiencia aprendida”. Para ello indica que la mujer tiene que sentirte cómoda con su propio cuerpo, saber lo que te gusta y cómo te gusta; todo con el fin de guiar a la pareja.

Anuncios