Brasil aprueba el proyecto de “Cura gay”

La comisión de Derechos Humanos de la Cámara de Diputados ha aprobado este martes un polémico proyecto de decreto, conocido como «cura gay», que autoriza el tratamiento psicológico para cambiar la orientación sexual de homosexuales. El proyecto suspende una resolución del Consejo Federal de Psicología, que prohíbe ese tipo tratamiento.

La Comisión es presidida y formada, en su mayoría, por diputados evangelistas, y viene siendo blanco de protestas callejeras y de peticiones por internet. «El Consejo Federal de Psicología, al restringir la actuación de profesionales y el derecho de que las personas reciban orientación profesional, a través de un acto normativo, excedió su poder reglamentar», ha declarado el diputado socialdemócrata, João Campos, evangelista y autor del proyecto.

Anderson Ferreira, que también es pastor evangelista, ha afirmado que el Consejo prohíbe manifestaciones públicas de psicólogos sobre ese tema, lo que para él representa un freno a la libertad de pensamiento. Según Ferreira, el decreto será una defensa a la libertad del ejercicio de la profesión e individual.

El presidente de la comisión, Marco Feliciano, fue electo y ratificado en marzo, a pesar de protestas populares en todo el país e incluso de colegas del legislativo. Representante del Partido Social Cristiano (PSC), Feliciano, declaró durante su campaña, que la Comisión de Derechos Humanos se había convertido en un espacio de «privilegios» de homosexuales.

El grupo evangelista del Congreso brasileño, ya tiene un 11% de representación en las votaciones, y ha sido determinante en decisiones cada vez más conservadoras en el parlamento en temas como la legalización del aborto y la unión civil entre personas del mismo sexo. Feliciano es fundador y presidente de la iglesia Asamblea de Dios Catedral del Avivamiento, vinculada a la Asamblea de Dios, que calcula tener unos 20 millones de fieles en Brasil.

El proyecto de decreto aún debe pasar por dos comisiones antes de su aprobación final. Según el diputado Simplício Araujo, único miembro de la comisión contra la propuesta, los evangelistas se movilizaron para conseguir la aprobación por motivos electorales, pero cree que la propuesta no debe sobrevivir la votación en la Comisión de Constitución y Justicia (CCJ), porque no cabe al Congreso revocar actor de órganos de clase. «Hoy tenemos proyectos como este, que me avergüenzan», señaló. «La enfermedad que tenemos que combatir es la cara dura de algunos políticos», dijo Araujo.

La comisión de Derechos Humanos también ha aprobado este martes una petición para promover un debate sobre la erotización de niños a través de imágenes de músicas en los medios de comunicación.

La decisión de la Comisión ocurre en medio a una ola de protestas en que los brasileños se están manifestando en las calles por diferentes motivos, pero esencialmente, políticos. La noticia puede ser un combustible más en ese proceso.

 

 

 

 

http://es.news-republic.com

Anuncios