Rafael Correa, presidente de Ecuador, se define como “conservador” en temas morales y contrario al matrimonio igualitario

El presidente de Ecuador no tiene intención alguna de seguir la senda abierta por otros países de América Latina en favor de la igualdad de las parejas del mismo sexo. Rafael Correa, un católico progresista en temas económicos y sociales, se ha declarado sin embargo “conservador en temas morales”ha afirmado que “no cree en el matrimonio gay” y se ha remitido en todo caso a un referéndum sobre la materia.

“Yo tengo en el gabinete a personas de los grupos GLTBI [su ministra de Salud, Karina Vance, es abiertamente lesbiana]. Se ha rescatado mucho el respeto a estos grupos, pero no creo en el matrimonio gay”, afirmaba el miércoles Correa en una entrevista, en la que reconocía ser “muy progresista en la parte económica y social, pero bastante conservador en cuestiones morales”. Estas palabras de Correa desencadenaban la indignación de muchos activistas LGTB ecuatorianos, entre ellos Pamela Troya, coordinadora del colectivo Igualdad de Derechos ¡Ya!, que se dirigió a él en Twitter afirmando que “usted nos denigra e irrespeta cuando antepone sus dogmas y prejuicios para gobernar”. “No hay problema: con las próximas elecciones seccionales hacemos una consulta popular, ok? Veremos si son mis dogmas y prejuicios”, le respondió Correa, sabedor de que los derechos civiles de la minoría LGTB cuentan con muy escasas posibilidades de ser reconocidos a través de una consulta popular en Ecuador. “Me responde así porque sabe que perderíamos, sus dogmas y prejuicios aún son compartidos por mucha gente o ¿por qué cree que somos discriminados?”, le respondió Pamela Troya. “Ah! Entonces ya no son sólo míos los “dogmas y prejuicios”…! Qué alivio”, ironizó Correa.

Efraín Soria, presidente de la Fundación Equidad, otro de los colectivos LGTB de Ecuador, ha dejado claro su negativa a someter los derechos civiles de la minoría LGTB a referéndum. “Estamos opuestos a ese tipo de consultas porque sabemos que llevamos las de perder. Los derechos humanos no se pueden consultar, sino que se deben garantizar”, ha declarado. Según Soria, “el presidente tiene la libertad de expresar sus valores muy particulares” pero también el deber de “respetar la Constitución, que prohíbe la discriminación y define a Ecuador como un estado laico”.

Rafael Correa, que precisamente este viernes asumía su tercer mandato consecutivo, ya ha protagonizado en el pasado diversas polémicas relacionadas con la realidad LGTB. Tras su última victoria electoral pidió de hecho disculpas públicas por haber utilizado un insulto homófobo durante la campaña electoral.

Avance del matrimonio igualitario en América Latina

Las palabras de Rafael Correa tiene lugar pocos días después de que Brasil se convirtiera en el tercer país de América Latina en legalizar el matrimonio igualitario en todo su territorio, tras la reciente aprobación en Uruguay y la de Argentina, país que abrió el camino en 2010. América Latina se consagraba así como en una de las regiones más avanzadas del mundo por lo que al reconocimiento del matrimonio igualitario se refiere.

Matrimonio igualitario que también ha sido aprobado, recordemos, en México Distrito Federal, con validez extensiva a todo México, según reconoció en su momento la Suprema Corte de Justicia de ese país. La misma corte que en diciembre amparó a tres parejas del mismo sexo del estado de Oaxaca a quienes el Registro Civil denegó la solicitud de contraer matrimonio, una decisión que parece haber actuado como espita para nuevas solicitudes de matrimonio en otros estados mexicanos. El matrimonio igualitario también es legal en Quintana Roo, cuyo Código Civil no hace especificación de que el matrimonio solo pueda ser contraído entre un hombre y una mujer.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Dosmanzanas,.com