Francia: se suceden los actos violentos mientras se debate la ley de matrimonio igualitario

el

Las últimas jornadas antes de la aprobación definitiva de la ley de matrimonio igualitario en Francia se están viviendo en un ambiente de violencia y crispación inauditas. Bares de clientela gay violentados, manifestaciones diarias ante la Asamblea Nacional con constantes enfrentamientos con la policía, la jerarquía católica culpando a las víctimas de ser los causantes de la violencia, la agresividad en los discursos de los diputados opuestos al proyecto de ley sobrepasando todas las barreras, incluso la de la agresión física… La amenaza de la líder de quienes se oponen al proyecto de ley de que correría la sangreparece que fructifica.

Las constantes interrupciones que la oposición ha llevado a cabo en las sesiones en la Asamblea Nacional han ocasionado que, para cumplir el calendario fijado, los diputados hayan tenido que trabajar toda la madrugada de este viernes 19. Todos los artículos se han aprobado sin ninguna modificación respecto al texto proveniente del Senado, lo cual significa que la ley se aprobará previsiblemente el próximo martes 23 de abril, cuando se someta a votación el texto íntegro. Habiendo agotado el grupo de la UMP (Unión por un Movimiento Popular, el partido mayoritario de la oposición derechista) el tiempo que tenía asignado, los últimos artículos y sus correspondientes enmiendas han ido votándose sin apenas intervención alguna de los otros grupos. Sin embargo, la crispación no ha dejado de estar presente en todo momento, llegando incluso a producirse un altercado cuando un grupo de diputados de la UMP ha intentado agredir a un funcionario del Ministerio de Justicia.

Sobre la una de la madrugada, el diputado de la UMP Marc Le Fur aprovechaba su turno de palabra, como venía siendo habitual, para comentar cómo, al participar en la manifestación que se desarrollaba frente a la cámara baja esa misma tarde, había tenido que utilizar sus conocimientos médicos para asistir a una de las manifestantes. De repente, varios diputados de su grupo bajaban las escaleras, dirigiéndose con agresividad hacia un funcionario del Ministerio de Justicia, sentado tras la ministra titular, acusándole de haberse reído. Los diputados más próximos al empleado público aseguraban que simplemente estaba bostezando. Una ujier que tuvo que intervenir para evitar que el funcionario fuese atacado recibió un puñetazo de unos de los diputados. La sesión tuvo que ser suspendida hasta que los ánimos se calmaron, reanudándose con la orden tajante por parte del presidente de la cámara, Claude Bartolone, de que los diputados permanecieran sentados en sus escaños hasta que todos los artículos fueran votados. Según ha precisado, Bartolone no quiso suspender la sesión porque eso hubiera sido un “aliciente” para que se repitieran este tipo de incidentes. Para el presidente de la cámara “nada justifica las amenazas físicas que hemos tenido que ver”, añadiendo que “si los que tenemos que votar la ley damos la impresión de tomarnos la justicia por nuestra mano, es que algo no funciona bien. No estamos en un patio de colegio”.

Ya en la sesión previa, el discurso del diputado de la UMP Philippe Cochet había ocasiando también una suspensión temporal por parte de Bartolone. En su turno de palabra, el diputado llegó a decir que “lo que están haciendo abre una brecha que no se podrá cerrar si el texto es aprobado, es una ignominia (…) están tratando de asesinar a los niños”. El presidente de la cámara interrumpió de inmediato la sesión, afirmandoque “ciertas expresiones no pueden utilizarse en la Asamblea” . Tras la reanudación, Cochet intentó disculparse diciendo que “el término utilizado no ha sido apropiado”, pero reiterándose en su idea de que “se está debilitando a los niños”. Bartolone, por su parte, cerró el incidentesosteniendo que “al tratar de hacernos daño unos a otros, a quien podemos dañar es a la República”.

En el exterior de la Asamblea el ambiente ha sido igualmente extremo. A sus puertas se han reunido diariamente los opuestos a la igualdad de derechos para los ciudadanos LGTB. Su actitud no solo ha sido violenta con las fuerzas del orden público, sino también con los profesionales que trataban de informar de lo que allí sucedía. El diputado del Partido Socialista Bernard Roman narraba así los incidentes que se habían producido, mostrando la solidaridad de su grupo parlamentario: “me gustaría, en nombre de mi grupo, llevar un mensaje de solidaridad a los periodistas que fueron atacados esta noche. Me encontré a unos periodistasde la LCP (la cadena del Parlamento francés) detenidos por unos jóvenes cuando hacían un reportaje mostrando cómo lanzaban proyectiles a la policía.Intentaban llevarse también sus cámaras, después de haberles roto el material, sin que escatimaran en golpes y brusquedad hacia ellos. Entre los atacados había una mujer joven, lo que demuestra el carácter salvaje de los que participan en estas manifestaciones “.

Ataque a un bar de ambiente en Lille

El diputado socialista también aprovechó para denunciar el ataque sufrido días antes por los trabajadores y clientes de un bar de ambiente gay en la localidad de Lille: “allí no se trataba solamente de personas a las que se molestaba ovíctimas colaterales de una manifestación.Se trataba del odio hacia el otro por ser lo que es, el odio hacia el otro por su orientación sexual, que conduce a golpear a los homosexuales porque sonhomosexuales. ¡Y no hay nada peor que eso! , manifestaba con indignación.

Los hechos ocurrieron el miércoles 17, después de que hubiera habido una manifestación de los opositores a la ley de matrimonio igualitario en la ciudad. Un grupo de cuatro jóvenes, que algunos identificaban por su apariencia como skinheads, se dirigieron al Vice-Versa, un bar de ambiente gay, intimidaron a los clientes que había en la terraza y se enfrentaron al gerente del establecimiento, al que ordenaron que “bajase la mirada”. Ante su negativa, le estamparon un silla en la cabeza y comenzaron a destrozar el mobiliario. Otros dos empleados del bar resultaron también heridos. Según el gerente del Vice-Versa, los agresores “venían a ‘cazar maricones’, esas fueron sus propias palabras”. La policía se personó a los pocos minutos, logrando detener a los homófobos, que fueron inmediatamente identificados por sus víctimas y los testigos presenciales, procediendo a ponerles a disposición judicial.

El cardenal echa leña al fuego

Mientras tanto el cardenal André Vingt-Trois, arzobispo de París y presidente saliente de la Conferencia Episcopal francesa, presentaba el 16 de abril su discurso de apertura de la Asamblea plenaria de los obispos. Si alguien esperaba palabras de apaciguamiento o críticas a los actos violentos de los opuestos al matrimonio igualitario se tuvo que ver frustrado. Muy al contrario, culpaba a los partidarios de la igualdad de derechos de ser quienes, con el mero hecho de no aceptar la discriminación, ejercen la violencia: “los largos meses de debate sobre el proyecto de ley de matrimonio para personas del mismo sexo revelan divisiones que eran previsibles y anunciadas. Estas divisiones son un buen indicador de una mutación en las referencias culturales. La invasión organizada y militante de la teoría de género, en particular en el sector educativo y, más simplemente, la tentación de negar cualquier diferencia entre los sexos, es una señal (…) Estamos comprobando que la no aceptación de una serie de diferencias en la vida social conduce a la cristalización de las demandas categóricas de pequeños grupos o subgrupos de identidad, que piensan que no pueden ser reconocidos sino por la violencia”.

Muy distinta, sin embargo, era la visión del cardenal respecto a quienes quieren perpetuar esa discriminación, para los que tuvo palabras de encendida defensa: “la impresionante movilización de los ciudadanos en contra de la ley que autoriza el matrimonio entre personas del mismo sexo es un buen ejemplo del eco que nuestro punto de vista podría tener en las preocupaciones comunes. Más allá de las encuestas predigeridas, esta expresión de profunda preocupación responde a una verdadera ansiedad por el futuro que se avecina. Reducir estas manifestaciones a una especie de locura confesional, retrógada y homófoba, no se corresponde con lo que todo el mundo ha podido constatar”.

Declaraciones del presidente de la República

Debido a este conjunto de hechos lamentables, el presidente de la República François Hollande fue interrogado al respecto cuando se desplazaba a Roissy. Hollande expresó su condena de la siguiente manera: “Se cometen actos homófobos. Se cometen actos violentos. El derecho a la manifestación está recogido por nuestra Constitución y es aprobado por los franceses. Pero ninguna manifestación debe degenerar,nadie debe apoderarse de los bienes públicos y no puede haber actos contra las personas. Sobre las críticas por la aceleración del proceso de aprobación de la ley de matrimonio igualitario, Hollande opinaba que “ese proyecto ha sido debatido durante seis meses. No pueden hacernos creer que prolongarlo un mes más podría convencer a quienes, con todo derecho, no se adhieren al mismo”.

En cuanto a la pretensión de los opuestos a la igualdad de derechos de que el proyecto de ley de matrimonio igualitario sea retirado, el presidente comentó que “hay que respetar al Parlamento y a la ley, y respetar el sufragio universal, al que informé de mis intenciones cuando me presenté ante él”, aludiendo a que el proyecto de ley formaba parte de su programa electoral cuando se presentó a las elecciones, para concluir que“se puede decidir otra cosa dentro de cuatro años. Mientras tanto, existe el Parlamento y existe la ley. Que no se les impida realizar su trabajo. No puedo aceptar la violencia homofóba, el cuestionamiento de las fuerzas del orden o que se impidan las intervenciones públicas”.

ACTUALIZACIÓN (22/04/2013, 00:30 horas)

Este domingo los opositores al matrimonio igualitario en Francia han continuado envenenando el clima social mediante la convocatoria de otra gran manifestación que ha congregado a decenas de miles de personas en la Explanada de los Inválidos de París y áreas adyacentes (45.000 según la policía). En el afán de limpiar su imagen, los convocantes se han querido desmarcar de los actos de violencia homófoba que estos días se multiplican por Francia y han organizado un servicio de orden para atajar los posibles brotes violentos al final de la manifestación. El Gobierno francés, por su parte, ha montado un importante dispositivo de seguridad que ha supervisado personalmente Manuel Valls, ministro del Interior.

Act Up París y otras organizaciones han convocado a su vez una concentración en contra de la homofobia y a favor del matrimonio igualitario en la Plaza de la Bastilla. Una concentración a la que han acudido el alcalde de París, el socialista abiertamente gay Bertrand Delanoë, y líderes de la izquierda como Jean-Luc Mélenchon. El acto habría congregado a una cantidad bastante menor de personas que la manifestación de los contrarios al matrimonio igualitario (unas 3.500, según la policía).

Lo cierto es que a solo dos días de la que parece será la aprobación definitiva de la ley de matrimonio igualitario, los opositores han demostrado una mayor capacidad de movilización callejera que además prometen no detener. Como muy acertadamente recogía este domingo el diario conservador español ABC, la oposición al matrimonio igualitario se ha convertido en el eje vertebrador de una nueva derecha política, radicalizada y muy activa en las calles, que ha hecho del desgaste de la presidencia de François Hollande su prioridad número uno. Por el momento, con gran éxito: los sondeos de opinión muestran que Hollande presenta un elevado índice de desaprobación, también entre sus propios votantes.

El caso francés, de hecho, está resultando una desagradable sorpresa para muchos observadores. En ninguno de los 13 países que hasta la fecha han aprobado el final de la discriminación de las parejas del mismo sexo en el acceso al matrimonio civil, la discusión había generado tal clima de hostilidad y odio homófobo como en Francia. Ojalá que la aprobación de la ley y la celebración de las primeras bodas relaje la tensión, aunque a día de hoy las perspectivas no son precisamente positivas.

 

Dosmanzanas

Anuncios

* Hacia la Igualdad, ni un paso atrás *

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s