Obama se une a las voces que piden al Supremo poner fin a la prohibición del matrimonio igualitario en California

Casi en el límite del plazo, que concluía el 28 de febrero, la administración Obama se ha personado como amicus curiae ante el Tribunal Supremo de Estados Unidos en el caso de la Proposición 8, la enmienda a la Constitución de California que prohíbe a las parejas del mismo sexo contraer matrimonio, ya declarada inconstitucional por la justicia federal. Una declaración que los contrarios al matrimonio igualitario recurrieron al Supremo, y que y ahora la administración Obama pide confirmar, de forma que las parejas del mismo sexo puedan volver a contraer matrimonio en ese estado.

La administración Obama ya presentó hace pocos días ante el Supremoun informe jurídico solicitando la declaración de inconstitucionalidad de la DOMA (Defense of Marriage Act), en concreto de su sección 3, que impide a la administración federal el reconocimiento del matrimonio entre personas del mismo sexo. Se trata de la otra gran ley relativa al matrimonio igualitario sobre la que el Supremo se pronunciará expresamente. La diferencia es que entonces lo hacía como parte directamente implicada, mientras que en este caso lo hace como amicus curiae: de forma voluntaria aporta su opinión para colaborar en la reslución del proceso. Obama sigue así el ejemplo de un centenar de políticos republicanos que, desafiando la línea oficial de su partido,decidían esta misma semana hacer lo propio, así como de un grupo muy numeroso de grandes empresas que también se han posicionado ante el Supremo a favor del derecho constitucional de las parejas del mismo sexo a contraer matrimonio.

En su argumentación, que puedes descargar aquí y de la que ya circulan los primeros análisis, la administración Obama justifica (como ya hiciera en el caso de la DOMA) que se examine el caso bajo la perspectiva del“heightened/strict scrutiny”, término propio del sistema constitucional estadounidense: no se basa solo en un mero argumento racional, sino en un análisis del conflicto entre los supuestos intereses legítimos del Gobierno (que podrían justificar la vigencia de una disposición discriminatoria) y los principios constitucionales. Desde esta perspectiva, la argumentación de la administración Obama (muy simplificada) es la siguiente: California ya concede a las parejas del mismo sexo, a través de su ley de uniones civiles, todos los derechos inherentes al matrimonio, por lo que mantener la prohibición de contraer matrimonio solo se justifica por la existencia de un prejuicio discriminatorio, pero carente de argumentos racionales por lo que al interés del Gobierno se refiere (puesto que tanto derechos como deberes ya se les reconocen). En definitiva, a las parejas del mismo sexo, en este caso, se les niegan las garantías de igualdad de protección contenidas en la Constitución de los Estados Unidos.

El argumento refleja un equilibrio muy calculado, que dejaría al Tribunal Supremo una puerta abierta para proteger el matrimonio entre personas del mismo sexo con argumentos constitucionales (y no solo recurriendo a una estratagema procedimental) pero sin que de momento ello signifique una extensión del derecho a contraer matrimonio a todo el país. Eso sí, aplicando de forma estricta este argumento, otros siete estados en los que existen leyes que equiparan matrimonio y uniones civiles en derechos y obligaciones se verían forzados a abrir el matrimonio a las parejas del mismo sexo. Se trata de Delaware, Hawaii, Illinois, Nevada, Nueva Jersey, Oregón y Rhode Island. Es por eso que la argumentación propuesta ya ha sido bautizada como “la solución de los ocho estados”. Ocho estados que se unirían a los nueve en los que ya es legal el matrimonio igualitario: Massachusetts, Connecticut, Iowa, Vermont, New Hampshire, Nueva York, Maine, Maryland y Washington, además de Washington D.C., la capital federal.

Todas las opciones, abiertas

En definitiva, parece que el Tribunal Supremo dispondrá de todo un abánico de posibilidades tanto por lo que se refiere a la DOMA como a la Proposición 8 (por supuesto, al igual que se han presentado informes a favor del matrimonio igualitario se han presentado diversos informes en contra).

A día de hoy, por lo que se refiere a la DOMA casi todos los analistas apuestan porque el Supremo considerará inconstitucional su sección 3. El gran misterio es qué sucederá con la Proposición 8. Aunque casi todos apuestan porque el matrimonio igualitario volverá a California, la incognita es si lo hará sola, acompañada de otros siete estados… o incluso de todo el país. La solución, en pocas semanas.

Clint Eastwood se suma a la petición

Un último apunte que nos parece digno de mención. El actor Clint Eastwood, figura ligada al Partido Republicano, se ha sumado como un firmante más a la petición de varias decenas de políticos republicanos al Supremo para que declare inconstitucional la prohibición del matrimonio igualitario.

El posicionamiento de Eastwood no supone en realidad una sorpresa. Ya en 2011 se pronunciaba a favor del matrimonio entre personas del mismo sexo, posición sobre la que se reafirmó hace unos meses (poco después de su comentada aparición en la pasada convención republicana) cuando se refirió al matrimonio igualitario como un valor libertario.

 

 

 

Dosmanzanas.com

Anuncios

* Hacia la Igualdad, ni un paso atrás *

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s